Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

ASUNTO ECONÓMICO|Sobre doctrinas y políticos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Una labor es algo que por lo general se ejerce dignamente, aunque cada quién puede o no estar conforme con lo que realice, al final el desempeño en la misma estará marcado por el entorno donde se desenvuelva; sin embargo, no es menos importante decir que ese entorno muy probablemente sea fruto de modificaciones al menos en torno a su concepción ¿Ejemplo? ¿Pues como se valoraba el oficio de un zapatero hace 30 años y como se valora ahora? ¿Será igual de valorado el trabajo de un docente 2 décadas atrás que ahora? Como eso pudiésemos colocar infinidad de ejemplos, pero en este punto vamos a tratar de ampliar el análisis en torno a dos aspectos bastante simples.

La valoración de una labor al parecer está directamente relacionada con la remuneración que recibe aunque nos encontramos casos como por ejemplo ¿Quién aporta más a la sociedad entre un diputado de cualquier Estado y un docente de cualquier colegio público nacional? También pudiésemos extrapolar la pregunta anterior y tratar de comparar la importancia relativa entre la labor de un plomero y un ama de casa.

Ahora bien, por un momento vamos a tratar de encajar la labor y el valor relativo de cualquier político dentro de una sociedad enmarcada dentro de distintos paradigmas o corrientes de pensamiento económico, y donde el primero se considere un activo que posee un valor de mercado y le agrega valor a un bien mayor que en nuestro caso será la sociedad.

Comenzaremos por el Mercantilismo, cuya premisa se centraba en el intercambio de mercancías por oro y plata, tratando a su vez de aumentar las exportaciones y disminuir las importaciones; entendiendo esto ¿Pensaría en cambiar políticos por oro o plata? ¿Serán tan bien valorados que alguna otra nación quisiera adquirir los nuestros?

Si nos enmarcamos dentro de la Escuela Clásica entendemos que la fuente de información principal para los análisis se centra en los costos de producción que vienen de los llamados agregados monetarios, por lo tanto ¿Cuánto le cuesta a la sociedad sostener un político? Si sumamos (agregamos) el costo de cada uno de ellos y lo comparamos con el valor tangible de su producción ¿Cuál es su rentabilidad?

Al tratar de estudiar en un entorno Marxista comenzaremos por incluir la llamada lucha de clases y concebir cualquier idea dentro de la igualdad social, por lo tanto ¿Cuántos políticos serán capaz de desplazarse a sus trabajos en sistema de transporte público? ¿Harían uso común del sistema de salud público? ¿Optarían por universidades públicas para sus descendientes?

Quizá una de las corrientes más interesantes es la llamada Escuela Neoclásica dado que su análisis se centra en dos premisas básicas, la utilidad de un bien y su escasez, porque mientras mayor sean las mismas, también será mayor el valor del mismo; así que nuevamente parece válida la siguiente interrogante ¿Cómo considera usted al político en cuanto a la utilidad que a usted le reporta? ¿Cree que existen suficientes? o ¿Son pocos y aún faltan más en la sociedad?

El Keynesianismo es quizá la corriente más escuchada (no necesariamente conocida), en ella se utilizan los llamados multiplicadores, es decir el impacto que sobre la economía tiene cada componente del PIB, de los cuales el Gasto (erogaciones de dinero por parte del Estado) es el más importante ya que permite dinamizar la economía al aumentar más que proporcionalmente el empleo; entonces siendo este el caso pareciera que el costo de mantener y financiar a cada político es una concepción correcta, pero ¿Esa realidad cumple con la premisa de aumentar el nivel de empleo y dinamizar así la economía?

Finalmente nos encontramos con la Escuela Monetarista según la cual el Estado debe reducir el control sobre la economía, la total independencia del Banco Central, y dejar que el mercado se regule por si mismo. De ser así ¿Se imagina un Estado donde no se regule la interacción ni actuación de los políticos tradicionales? ¿Cómo funcionaría un mercado donde los tales posean total independencia?

Así que estimado lector saque usted sus propias conclusiones y seguramente su concepción sobre el accionar político será más completa, lo cual permitirá que de ahora en adelante comience a valorar mejor las diferentes profesiones, oficios y labores que se experimentan en nuestra sociedad.

 

Aníbal Araque|@econ_araque|Economista|[email protected]

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad