Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANÁLISIS PAÍS|Aumenta la falta de esperanza en los venezolanos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Que nueve de cada 10 venezolanos crean que el país está mal o muy mal es una pésima señal para el Gobierno y para la oposición. Pero que ocho de cada 10 encuestados que se confiesan chavistas crean que vamos por mal camino, es otro síntoma inequívoco del laberinto en el cual estamos metidos.

La crisis comenzó a tocar fondo, por lo menos en cuanto a la percepción popular. Hay una clara sensación de abandono. De abandono por un Gobierno que sigue jugando al Carnaval y a los Clap. Abandono por una oposición que no logra recomponer su camino. La situación es compleja.

En el País Político, los partidos de la MUD siguen enfrentados a la trampa gestada por el Consejo Nacional Electoral. Por lo menos la decisión de la coalición opositora de unir esfuerzos en torno a aquellos movimientos que no logren legalizarse, es una manifestación de Unidad que necesitaba la ciudadanía.

En el País Económico, el Gobierno está teniendo graves dificultades financieras porque se estima que las reservas líquidas apenas podrían llegar a los $300 millones y eso es apenas una mínima parte de lo que necesita la golpeada economía venezolana altamente dependiente de las importaciones.

PAÍS político

Validación: a pesar de haber denunciado que el proceso de validación de los partidos políticos organizado por el Consejo Nacional Electoral era una evidente trampa, la mayoría de los partidos de la MUD decidieron acudir a legalizarse a pesar del riesgo que implica el diseño del mismo. La mayoría de los partidos de la Unidad van a quedar fuera de la ley, pero seguirán siendo parte de la coalición según la acertada decisión anunciada hace algunos días. Este proceso también está ocasionando fricciones en el Gran Polo Patriótico, por cuanto partidos como el PCV y el PPT han denunciado abiertamente que es ilegal y que busca la desaparición de las organizaciones. Tal como hemos advertido en Verdades y Rumores, esa validación es una operación de limpieza del PSUV. Una compleja trampa que tenía casi igual resultado ante cualquier decisión de los partidos. Si se abstenían quedaban ilegalizados y si decidían participar también corren el mismo riesgo. Pareciera que la decisión correcta fue validarse para derrotar la ambición oficialista.

Elecciones: cada día se alejan más las posibilidades de elecciones este mismo año con el fin de seleccionar a los nuevos gobernadores y alcaldes. El Gobierno perdió su vocación electoral y no está dispuesto, por ahora, a someterse a una prueba que puede dejarlo aún más desnudo ante el país y el mundo sobre su pérdida de control del país. En todo caso se menciona que ante la presión internacional que el régimen no podrá evitar, pudiera realizarse una mega elección en 2018 en la cual se elija al nuevo Presidente, además de los gobernadores y alcaldes. Es bueno recordar que el plan oficialista, antes de las sanciones de Estados Unidos contra el Vicepresidente Tareck El Aissami, era concentrar para finales del año próximo todas las elecciones pendientes, pero para eso debían primero ilegalizar a la mayoría de los partidos, inhabilitar a líderes opositores importantes y tratar de dividir finalmente a la MUD para acudir en condiciones más favorables. El oficialismo sabe que no podrá ganar, pero necesita de una derrota que los deje vivos políticamente con la aspiración de regresar luego que el caos arrope al nuevo Gobierno ¿Lograrán concretar sus planes? Hasta ahora van por buen camino.

MUD: la Mesa de la Unidad Democrática sigue sin dar pasos sólidos para recuperar su conexión emocional. Haber anunciado a las primarias como el único método de selección de los candidatos a gobernadores y alcaldes fue un buen paso. En este momento las organizaciones opositoras están dedicadas a cumplir con la validación ante el CNE y eso les ha quitado el foco del objetivo de reconectar con el ciudadano. Son tiempos difíciles para la MUD.

Presión internacional: avanzan las gestiones diplomáticas para aumentar la presión contra el Gobierno de Venezuela. Pronto habrá noticias sobre la posible activación de la Carta Democrática contra el régimen en el seno de la OEA. Recordemos que a este nivel la diplomacia trabaja sin mucho escándalo, pero de forma muy segura.

PAÍS económico

Medidas: el Gobierno sigue aferrado a los Clap con el firme propósito de racionar la escasez. No atiende el problema fundamental que es la caída de la producción, sino que se enfoca en la distribución. No están tomando las decisiones adecuadas, mientras las finanzas públicas siguen muy menguadas. Y mientras menos recursos tienen disponibles, más se acercan los compromisos de deuda que deben honrar y que alcanzan los $12 mil millones. Siguen sin anunciar el “Golpe de Timón” y tampoco han dicho nada sobre el nuevo sistema cambiario, el cual seguirá siendo más de lo mismo en la medida que no tengan dólares para atender las necesidades de la economía. Se amplía la falta de gobernabilidad y gobernanza sobre la economía ¿Sigue operando el “Deep State” a la venezolana? Pareciera que si porque es inconcebible que exista tanta brutalidad o terquedad junta.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron en $158 millones al cerrar en $10.569 millones. Lo peor es que se estima que las reservas operativas no llegan a los $300 millones, lo que es insuficiente ante las necesidades de una economía golpeada y altamente dependiente de las importaciones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cerró en baja al ubicarse en $45,17 sufriendo una pérdida de $1,66.

Dólar: la tasa Dicom volvió a subir. Esta vez tuvo un repunte de Bs. 0,63 para cerrar en Bs. 702,42 por dólar.

Indicadores: se mantiene el silencio por parte del Banco Central de Venezuela en relación con los indicadores de la economía. Sin embargo, ante el vacío de información gubernamental, la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional comenzó a presentar el INPC y aseveró que la inflación acumula entre enero y febrero 2017 se ubicó en 42,5%, tomando como método de cálculo la metodología usada en la mayoría de los países.

PAÍS social

Desesperanza: tal como anunciamos en la introducción de este análisis país, la crisis está impactando profundamente a la población venezolana. La falta de esperanza aumentó y hoy por hoy nueve de cada 10 venezolanos ve mal o muy mal la situación del país. Pero además para agravar la situación ocho de cada 10 que se declaran oficialistas, tienen una percepción negativa del país. Esto es una mala señal para el Gobierno y la oposición. Para el régimen es un pésimo síntoma que la gente tenga una evaluación negativa de la gestión de Nicolás Maduro. Eso reduce sus niveles de confianza en porcentajes mínimos. Para la oposición es también preocupante la situación, porque se demuestra que no han podido construir una propuesta alternativa que capte la atención de las mayorías y que eleve la esperanza. Hay una incredulidad general y eso afectará cualquier proceso de superación de la crisis. Las medidas que se deben tomar para enderezar al rumbo son duras y requieren de respaldo popular, pero con la actual escasez de esperanza eso será difícil de concretar.

Precios y escasez: no mejora el abastecimiento de medicinas y alimentos. Tampoco se desacelera la inflación. Los precios están desbocados, sobre todo a nivel de los productos importados que son los que están medianamente abasteciendo el mercado. Cada día hay menos productos nacionales disponibles para los venezolanos. Cada día el ingreso del venezolano promedio cubre mucho menos de sus necesidades alimenticias y de salud ¿Y el Gobierno? Sigue jugando al Carnaval.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad