Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

ÁNGEL ESPINA|Misión Elimínese

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Entre más avanzan los días en nuestra Venezuela y observamos cada una de las acciones que comenten los poderes públicos del país, se evidencia el sometimiento en el que se encuentran ante los caprichos de un gobierno cada vez más debilitado y solitario.

Desde aquel 18 de octubre del pasado año 2016, cuando la insigne rectora que tiene ya 11 años al frente del ente electoral, Tibisay Lucena, anunciara que había sido “pospuesto” el referendo revocatorio contra Nicolás Maduro por orden de 5 tribunales penales de distintos estados, no quedó duda que ambos poderes sólo obedecen las ordenes de Miraflores.

Pero esto no es una novedad en los 18 años de Revolución Bolivariana, la diferencia radica en que durante los casi 13 años de gobierno del finado líder revolucionario, no existía temor en acudir a procesos electorales porque el pueblo apoyaba la causa del dirigente golpista del año 1992, Hugo Chávez, quien durante su estadía en el poder apoyo 13 procesos electorales desde el referendo para la Asamblea Nacional Constituyente en 1999 hasta las elecciones regionales del año 2012.

Sin embargo durante los 4 años de la gestión de Nicolás Maduro, sólo 2 procesos electorales han sido llevado a cabo: elecciones municipales en diciembre del 2013 y elecciones parlamentarias en diciembre del 2015; resultados de estos últimos que dejaron un sabor tan amargo en la boca de los revolucionarios, que evitaron a toda costa que en el país se realizaran otros procesos de elección popular aunque estén contemplados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Valiéndose de cuanta artimaña consiguieran y de funcionarios arrodillados a un gobierno corrompido hasta las entrañas, han logrado torcer la voluntad propia del soberado, de quien tanto hacen alarde en sus alocuciones y programas politiqueros y populistas que sólo le daban puntos de popularidad al difunto.

Vencidos los obstáculos de los lapsos electorales para convocar a elecciones ya vencidas (como el caso de las regionales), los rojos necesitaban una nueva forma de seguir robándole la esperanza y la ilusión a un pueblo que gritó bien claro el 5 de diciembre del 2016 que quería un cambio para el país, ahora requieren activar la misión elimínese, que no es más que ilegitimar a los partidos que se oponen al gobierno y para esto nuevamente cuenta con su aliado más cercano y doblegado: EL CNE.

Nicolás Maduro en medio de su desesperación por aferrarse al poder, pareciera que busca agregar a Venezuela a la lista de los países Unipartidistas, es decir aquellos países que tienen un sistema de partidos políticos en el que existe un único partido político legal que pueda presentarse a los procesos electorales, bajo esta modalidad política existen en la actualidad 7 países: China, Corea del Norte, Cuba, Eritrea, Laos, República Árabe Saharaui Democrática y Vietnam.

Lo peor de todo esto es que, pareciera que el unipartidismo que pretende implementar Nicolás Maduro y su gente es el unipartidismo fascista, que fue el que efectuó Hitler en la Alemania Nazi de los años 30, y con el que logró doblegar a sus adversarios hasta dejar un solo partido: el Partido Nazi.

Con esta acción el Partido Nazi logro que no se celebraran más elecciones, salvo algunos referendos que realizaban ellos mismo, pero el objetivo real de este unipartidismo nazi era conseguir la integración absoluta de los ciudadanos con el régimen, de modo que no tendrían sentido grupos opositores.

Afortunadamente para los venezolanos demócratas que creemos en la libertad de pensamiento y confiamos en un cambio positivo para los destinos del país, la historia de Hitler y su partido nazi no tuvo un final feliz porque la voluntad de un pueblo no se doblega por una bolsa o caja de comida o por una pensión que llena de más miseria a los sectores populares y más vulnerables de la población.

A los amigos militantes de los partidos de oposición les digo: SALGAN A LEGITIMAR SUS PARTIDOS, PARA QUE LA MISIÓN ELIMÍNESE FRACASE, ASÍ  COMO FRACASÓ ESTE GOBIERNO DE BANDIDOS Y DELINCUENTES QUE QUIEREN DEJARNOS SIN PATRIA, SIN FAMILIA Y SIN CONCIENCIA.

 

@AngelEspinaTV|Periodista|CNP: 18.875|Locutor

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad