Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

RICHARD FERREIRA|El socialismo del siglo XXI: con su música a otra parte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Con el triunfo de Hugo Chávez después de aquel por ahora con el que convirtió la derrota militar en su victoria política fuimos testigos del ascenso de la izquierda en Latinoamérica. Con el fuerte liderazgo de talante expansionista del hoy difunto Chávez y con la chequera de petrodólares los gobiernos de la América Latina fueron uno a uno conquistados por la militancia de una izquierda de discurso emancipador y profundamente seductor que devino en gobiernos de origen democrático a autocráticos de ejercicio.  Con iniciales avances sociales sustentados en los pies de barro del populismo, los gobiernos de zurda obtuvieron en lo que va del siglo XXI contundentes triunfos electorales.

Pero los últimos escenarios electivos en la región dan al traste con el chavismo continental de estilo mesiánico, centralista y populista que se instaló en Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador, Honduras, Chile, entre otros incluyendo pequeñas republicas caribeñas. La partida de Hugo Chávez, los escándalos de corrupción, las fuertes denuncias de narcotráfico, la menguada chequera del oro negro y el desastre descomunal de gestión como en el caso venezolano, hacen que se voltee la tortilla y estemos hoy frente a una caída de los gobiernos de izquierda con vocación totalitaria y discurso comunista que se muestra cada vez más incapaz de impedir la imperiosa necesidad de  cambios políticos,  económicos y sociales, de un continente que sin lugar a dudas se recupera de la resaca por la borrachera de un mensaje hecho para los pobres, de acción gubernamental de entregas dadivosas para los menesterosos y con un resultado empobrecedor de las grandes mayorías y enriquecedor de la nomenclatura que gobierna, esa que aquí conocemos como enchufaos.

Los recientes resultados electorales en Ecuador dejan claro que la bola pica y se extiende. Al igual que en Chile, Argentina, Brasil, Paraguay y Perú, el Ecuador quedara libre de esta peste epidémica del siglo XXI.

En Venezuela donde comenzó esta tragedia latinoamericana las condiciones están dadas para que el socialismo del siglo XXI se vaya con su música a otra parte. Aquí fuimos partero de esa desgracia de gobiernos izquierdosos latinoamericanos y seguramente con la caída inevitable del chavismo-madurismo nos convertiremos en su más firme enterrador.

Una transición está en puertas y nada ni nadie podrán evitarla. Basta con un llamado a elecciones y la derrota será de Padre y señor nuestro. En Venezuela los pocos portadores de ese corrupto virus de discurso socialista y de alma capitalista solo se sostienen por la conculcación del derecho a elegir. Seguro estoy que la salida es clara. Basta con Unificar la estrategia, basta con que juntemos una unidad real,  basta con apartar de una ves por todas las ambiciones por el poder central que solo generan confrontacion y en virtud de todas estas enfilar nuestras fuerzas para que la lucha sea que los escuálidos rojos-rojitos de una vez por todas terminen por contarse.

 

Abogado|@richardfermarq|Secretario General de Organización PUENTE Zulia

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad