Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

JESÚS CASTILLO|Ni idea

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Ni idea tiene los gobernantes sobre ¿qué hacer?, ni idea tiene la oposición ¿cómo actuar?, ni idea tiene el pueblo de ¿cómo sobrevivir?, ni idea tiene el gobierno de ¿cómo resolver la agobiante crisis económica que asfixia a los venezolanos?. Es el momento de construir ideas para lograr construir un país próspero. El estancamiento es evidente y visible, no hay manera de ocultarlo, no se puede seguir sacrificando vidas, empresas, familias, por mantener ideologías políticas fracasadas en el mundo, insistir en hundir a todo un país no parece una idea genial.

Los que habitan en Venezuela se merecen una oportunidad de recuperar mejores estándares de vida, volver a ser un país productivo capaz de abastecer el mercado de alimentos nacional, capaz de exportar café, plátanos, bebidas, cacao, bananas, frutas, quesos, entre tantas líneas de producción que se pueden reactivar, no es estratégico seguir en una economía de puerto fortaleciendo a otros países en detrimento del nuestro. Si el gobierno quiere quedarse en el poder que lo haga por medio de un reconocimiento a una gestión gubernamental exitosa y no por medio del uso de la fuerza y sus instituciones, y si quienes adversan al gobierno quieren conquistar el poder no solo deben hacerlo por capitalizar un voto castigo, deben hacerlo por méritos y reconocimientos, porque de no ser así, el problema se convierte en cíclico, en donde hoy existen unos responsables y mañana serán otros los responsables de los mismo problemas, mientras el ciudadano se hunde en la más aguda desesperanza.

El gobierno sigue en campaña, reorganizando las estructuras del P.S.U.V., repartiendo las bolsas y cajas del C.L.A.P. entregando viviendas, jornadas del carnet de la patria, jornadas de inscripción de aspirantes a ser funcionarios de la Policía Nacional y Guardia Nacional. Aunado al hecho de que el Tribunal Supremo de Justicia continua en su plan de acciones y ahora estrenando uno de los más radicales en la presidencia, el Consejo Nacional Electoral inicia este 4 de marzo de 2017 el proceso de legalización de los partidos políticos en donde los tendrá bastante ocupados y con altos riesgos de que varios no alcance la meta, y a la par el gobierno sigue moviendo a sus funcionarios a diferentes puestos estratégicos.

Por otra parte, el gobierno enfrenta una ola de rumores fuertes, entre los que resalta la sublevación en los cuarteles militares, acusaciones del gobierno de los Estados Unidos en contra del Vicepresidente, confrontación interna entre miembros del P.S.U.V., bajo niveles de aceptación popular a la gestión del presidente, señalamientos por parte de voceros opositores en instancias internacionales sobre corrupción, alianzas con los chinos, rusos, cubanos, iraníes, que empeñan el futuro del país, pero paradójicamente, el gobierno avanza. Y mientras tanto, la M.U.D., se encuentra dormida, confundida, los cambios internos sobre los nuevos miembros no alcanzó ni titulares de prensa, la Asamblea Nacional sigue hundida en su desencuentro y falta de acciones, que mientras siga en desacato no asusta ni a un gato.

Las acciones de la clase política venezolana son vergonzosas, a tal punto que en muchos casos caen en lo ridículo. En las regiones hay serias divisiones entre los partidos de la M.U.D, por disputas de liderazgos en los cuales se pelean puestos futuros en procesos electorales regionales, los cuales ni siquiera han sido anunciados por el Consejo Nacional Electoral y debido a los bajos niveles de popularidad del gobierno es un escenario poco probable de ser anunciado a corto plazo.

Los venezolanos se comportan bastantes pacientes ante tanto desastre, por lo cual muchos se preguntan por qué no hay un estallido social. Las razones son varias, el ciudadano tiene miedo, el ciudadano no encuentra conexión con la clase política, el ciudadano está esperando que otros protesten por ellos, el ciudadano desea cambio pero no quiere cambiar, son razones por lo cual no ocurre la tan esperada explosión social en cadena, a pesar que todos los días existen eventos aislados de protestas. Como lo dijo Humberto Montesinos “Un pueblo que elija a un gobernante sin idea de lo que es gobernar pronto sabrá lo mal que lo hará”. Si se siguen eligiendo por emociones y no por razones siempre tendremos malos gobernantes.

 

@castillomolleda|[email protected]

S.H. Jesús Castillo Molleda (Profesor Universitario, Emprendedor, Politólogo, Coach Político, Locutor)

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad