Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ÁNGEL ESPINA|Venezuela ¡Cuánto te añoro!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

A medida que pasa el tiempo, que pasan los años, vamos haciendo recuento de las vivencias, experiencias, circunstancias, logros, pérdidas y todo aquello que nos deja una huella en muestro calendario personal.

Recientemente ha estado muy presente en mí un sentimiento de nostalgia que no quiere irse tan fácil, y ese sentimiento se acrecienta cada vez en la medida que navego por las redes sociales y por los rastros que se encuentran bien fijados en mi Subconsciente, Consciente e Inconsciente.

Pero para tener mayor claridad sobre el tema al que quiero hacer referencia, me gustaría que tuviéramos claro la definición de cada uno de estos tres niveles de la mente: La mente consciente, es en la cual desarrollamos directamente la inteligencia y mediante la cual adquirimos los conocimientos. Por otra parte tenemos la mente subconsciente, que es la mente emocional. Es aquella que se deja llevar por los gustos, los deseos y el corazón. Y finalmente, nuestra mente inconsciente, que es la más primitiva de todas. Es la encargada de gestionar cuestiones fisiológicas tales como la respiración, el ejemplo más claro de todos.

Una vez definidos estos niveles de nuestra mente, me puedo expresar con la mayor seguridad sin temor a no ser comprendido por ustedes, porque si algo necesitamos los venezolanos en este duro momento que estamos viviendo, es comprensión.

Me he tropezado continuamente con imágenes, canciones, frases, entre otros, en las redes sociales, que me han llevado a pensar sobre la situación que estamos pasando, y me he preguntado muchas veces ¿Qué pasó? ¿Por qué llegamos a esto? ¿Cuándo nos va a ayudar Dios a salir de esta pesadilla?

Y estos cuestionamientos surgen cuando escucho Los hijos de la Oscuridad de Franco de Vita o si lo prefieren los de tendencia izquierdista, al escuchar Los techos de cartón de Alí Primera o simplemente con ver en canales de YouTube los episodios de la Radio Rochela, Cheverísimo, Bienvendio, Por estas Calles, Mi Gorda Bella, Mi prima Ciela, Amantes de Luna Llena y pare usted de contar; pregunto qué pasó para que ahora estemos tan mal como sociedad, como país, como pueblo, y lamentablemente, no veo la diferencia entre Los techos de Cartón de Alí, que grabó en 1973 y la situación actual de los barrios de mi país.

Lamentablemente, no veo la diferencia entre Los hijos de la Oscuridad que Franco de Vita grabó en 1993 y la realidad de nuestras calles hoy en el 2017; no veo la diferencia entre los corruptos de cuello blanco que reflejó Ibsen Martínez en su Telenovela Por estas calles entre 1992 y 1994, y la crisis que hoy viven nuestras instituciones cuyos niveles de corrupción se encuentran en niveles que nunca antes habían estado (si lo dudan recuerden que tenemos a un vicepresidente que está siendo investigado por narcotraficante, tenemos a un Presidente cuya nacionalidad es más secreta que el Santo Grial y quien además tiene un ahijado y un sobrino de su esposa que están presos por narcotraficantes, además de tener personas afectas al proceso revolucionario que pasean libremente por estas calles en camionetas de 70 y 80 mil dólares en un país con un control de cambio desde hace 14 años, sólo por nombrar algunas de las situaciones públicas y notorias sobre la corrupción en Venezuela).

Lo cierto es que, no puedo evitar llenarme de una profunda tristeza, rabia e indignación al ver cómo nos fueron destruyendo como país, cómo nos fueron dejando sin espacios para que, los que soñábamos con llegar algún día a estar en las pantallas de uno de los mejores canales de televisión nacional (Venevisión o RCTV) hoy no tengamos cabida por la falta de presupuesto, de productores y del talento que prefirió salir corriendo de su país a buscar un mejor futuro en otras tierras.

Me lleno de tristeza al ver como en los años 90 e incluso en los comienzos de los 2000, podíamos hacer compras en cualquier supermercado y comprar lo que quisiéramos, porque habían varias marcas y el dinero nos alcanzaba; me atrevo incluso a decir que los venezolanos que estamos hoy luchando por rescatar a Venezuela, extrañamos mucho más a nuestro país, que los que decidieron irese.

No si ustedes estarán de acuerdo conmigo, pero hoy más que nunca, QUIERO ME DEVUELVAN A MI VENEZUELA, ESA EN LA QUE NACÍ, CRECÍ Y CREÍ, LA QUE ESTÁ MUY CERCA Y QUE ENTRE TODOS RECUPERAREMOS Y RECONSTRUIREMOS.

@AngelEspinaTV|Periodista|CNP: 18.875|Locutor

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad