Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

ENDER ARENAS|Carta al señor presidente del Departamento del Tesoro de USA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Señor: quien le escribe ocupa la alta investidura de Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela. Recientemente desde el despacho que Ud brillantemente dirige, a diferencia, es bueno decirlo, del desgraciado presidente del Departamento Tesoro saliente nombrado por el peor presidente de esa nación, Barak Obama, se me ha hecho una acusación infame. Se me ha acusado de narcotraficante, como si en lugar de llamarme Tareck, me llamara Pablo.

En Venezuela tenemos una expresión para cosas como esas, aquí decimos: “¡qué de bolas!”  (Perdone Ud. esta palabra, pues a diferencia con Uds. donde la palabra “bolas” remite a la pelota “spalding”, con la que Uds. juegan béisbol, aquí nos referimos con ella a esas dos pelotas que envueltas de piel nos guindan en la entrepierna y que también se conocen con el nombre de testículos), si señor presidente, que de bolas ha tenido su departamento.

Sé que lo han engañado. Vea Ud., yo soy un hombre humilde, vengo del pueblo llano. Es verdad que me hecho de una pequeña fortuna que me ha permitido la compra de un pequeño avión, un pequeño yate, un pequeño palacio, dos apartamenticos en Brickell, una zona que los envidiosos dicen que es de lo más selecta.

También, me he permitido hacer algunas inversiones en mi país, por ejemplo, he comprado algunos medios de comunicación y otros negocitos, nada del otro mundo, como dice un conocido filosofo venezolano: ¡Pura burusa! Y le digo, que esas compras lo he hecho con el mayor desprendimiento y generosidad del mundo, pues todo lo he hecho a través de mi amigo Samark López, quien estaba realmente jodido y por eso yo le ayudé con estos pequeños negocitos, producto de nuestro trabajo honrado, repito, producto del más honrado de los trabajos, caramba a mí de lo que se me acusa es de que soy un emprendedor.. Por cierto a mi amigo  también lo han acusado de manera artera  e infame y le han quitado un montón de bienes. Cooooño, presidente que son míos y no de él. Ud. entenderá que eso me tiene muy molesto, porque eso no se le puede hacer al noble pueblo de Venezuela.

Señor presidente del Departamento del Tesoro de USA a mí se me revuelve la ética  y me siento mal, porque hay otros que si son de verdad, verdad, de eso que a mí se me acusa y, a ellos, como tuvieron palancas en el nefasto gobierno del oriundo de Hawaii solo se les amenaza pero nunca han acusado de la manera como lo han hecho conmigo, digo con nosotros.

El pueblo venezolano se siente ofendido, está indignado al ver la forma cruel que han desprestigiado a Bolívar y a sus hijos y está conmigo. Justo en este momento, el comando anti golpe, institución que tan brillantemente yo dirijo, está siendo una colecta pública en los barrios más humildes que adoran al señor presidente Maduro con el objetivo de recoger 200 mil dólares para pagar una página en la prensa norteamericana donde le explico al pueblo norteamericano que yo soy inocente y que Uds. se han dejado engañar por las fuerzas oscuras de la oligarquía colombiana, de Uribe, de Lorenzo Mendoza, del gobierno israelí y por supuesto de la oposición venezolana.

Afortunadamente el gobierno que yo co-presido y la dirección de mi partido me ha defendido y rendido los honores a mi persona y ya prepara hacer una placita en el estado Mérida con mi nombre.

Sin más por los momentos y advirtiéndole lo enojado que esta el pueblo venezolano. Espero de uds, una rectificación de la infame acusación que se me ha hecho.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad