Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

MARLON JIMÉNEZ ¡Pasión por Maracaibo! (II)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

´´Pasión por Maracaibo´´, Humanismo y Progreso. Así se resalta en los mensajes que transmite esta organización político – social en todo el esplendor de la sociedad marabina. No es un eslogan cualquiera; es en esencia, la materialización de dos ´´premisas filosóficas´´ en un silogismo, que determina la razón suficiente y la vida de ´´pasión por Maracaibo, en la construcción de una realidad donde el ser humano, como ente supremo de la sociedad, sea el protagonista de su propio destino.

Los grandes pensadores clásicos y sobre todo en el ´´renacimiento´´ plasmaron sus ideas sobre el humanismo de diferentes maneras; una de ellas es el humanismo contemporáneo: que es la manifestación de la necesidad de un nuevo ideal humano en vista de la irrupción de una crisis en la modernidad. De allí se desarrollan las diversas variedades del humanismo: el humanismo cristiano, el humanismo integral, el humanismo socialista, el neohumanismo liberal, el humanismo existencialista, entre otros.

En ´´Pasión por Maracaibo´´ creemos denodadamente en el humanismo cristiano, sin obviar las características notables que sobre el hombre existe en cada uno de los tipos de humanismo. En el humanismo cristiano, sobre el cual se refiere, de muy buena manera, en sus escritos y discursos, el próximo alcalde de Maracaibo Dr. Carlos Alaimo, no es un culto a una entidad abstracta (la humanidad) ni una exaltación del individuo considerado como átomo social, sino más bien un imperativo de respeto a la persona humana, al hombre como ser concreto que lo concibe también como ser social. Es decir, en ´´Pasión por Maracaibo´´ creemos firmemente en solucionar los grandes problemas de la sociedad a partir de una reinterpretación de la civilización cristiana. La propuesta filosófico-política del humanismo cristiano sigue siendo vigente y válida en la tarea por la recuperación de la ´´dignidad humana´´ como atributo esencial en todos los seres humanos y como eje axiológico de los difíciles escenarios de la sociedad actual.

El humanismo cristiano al dignificar al hombre no renuncia a la perspectiva colectiva y lo entiende como parte de una trama de relaciones, como alguien que ´´tiende naturalmente a la sociedad y a la comunión, en particular a la comunidad política, y porque se refiere, en el orden propiamente político y en la medida que el hombre es parte de la sociedad política, al bien común como superior al de los individuos´´

El desafío máximo de ´´Pasión por Maracaibo´´ es la inclusión: que todas las personas humanas sean tratadas como lo merecen serlo en virtud de su propia e inherente dignidad. Nadie queda afuera, en especial los más débiles, los ancianos, los enfermos, los niños. Por ello, ser persona y ser prójimo es reconocer en todo miembro de la familia humana su dignidad y tratarlo en consideración a como esta lo hace merecer; es decir, de manera igual, a como uno mismo merece ser tratado.

El progreso, que es: la acción de ir hace adelante, está inequívocamente relacionado con la persona y su dignidad humana; el mejoramiento de su calidad de vida y su prosperidad hacen que ocurra una evolución de un nivel inferior a otro superior. El tema del progreso atrae; en parte, porque es grande el deseo de mejorar y porque buscamos comprender hacia donde vamos para orientar correctamente las decisiones presentes y futuras. Hablar de progreso es posible desde una perspectiva en la cual podemos distinguir entre situaciones consideradas como peores y otras vistas como mejores; pasar de las primeras a las segundas es progresar. Es importante distinguir los diversos parámetros válidos que permitan conocer el estado existente entre progreso y retroceso; uno de esos parámetros radica en el grado de respeto que exista hacia la dignidad humana. Respetar la dignidad humana y progresar es: acabar con la miseria y el hambre; conseguir los medicamentos que necesitamos; tener un trabajo digno; acceder a salud, vivienda, educación; combatir a cero la inseguridad personal y de bienes; vivir en libertad y en paz. ´´En Pasión por Maracaibo trabajamos con denuedo para lograr ese cambio; he allí nuestro esfuerzo en el combate contra los ineptos y corruptos que han desmadrado al pueblo a nivel nacional, regional, municipal y parroquial.

 

[email protected]|Profesor universitario

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad