Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

KALED YORDE ¿Qué nos está pasando?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La crisis en Venezuela es en lo político, económico, social, y cultural, honda y omniabarcante. Las estadísticas Llevadas por la ONU, UNESCO y demás prestigiosas universidades y ONGS en el mundo tienen colocado a nuestro país ocupando el último lugar en virtudes y aciertos y el primer lugar en corrupción, violencia e inflación servicios públicos, innovación y calidad de vida.

 ¿A qué se debe ello? La respuesta es sencilla: le hemos dado la espalda a Dios, sustituyéndolo por las ansias desmedidas de poder, dinero, renombre, vicios y apegos, todo ello agravado por una fuerte dosis de deshonestidad , vulgaridad, y engaños descarados como vía de hacerse rico de la noche a la mañana.

Pablo en Gálatas 5,6 lo afirma de manera contundente en términos sencillos: “Digo pues, andad en el espíritu y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne; la carne y estos se oponen entre sí para que no hagáis lo que quisieres.”

“Y manifiestas son las obras de la carne que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias ,homicidios, borracheras, orgias, corrupción y cosas semejantes a estas acerca de las cuales os amonesto, como yo los he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredaran el reino de Dios”.

Tales antivalores señalados por Pablo y asumidos como una práctica normal por muchos, son los causantes de las grandes desgracias y del sufrimiento en el mundo en general y en Venezuela en particular.

Una buena pregunta sería: ¿Como revertir tales males? A través de la oración, el perdón, la reparación del mal causado y el amor al prójimo.

De Nuevo Pablo sobre el particular dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

No nos hagamos vanagloriosos irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.”

En otras palabras, no hacerle a nadie lo que no nos gustaría que nos hicieren a nosotros mismos. Así es de sencillo.

 

Abogado

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad