EFRAÍN RINCÓN|25 años después

¿Cómo calificas nuestro contenido? El populismo mesiánico ha sido un cáncer terminal para América Latina. Tan penosa enfermedad