Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

SAINETE EN CÁPSULAS|Nos quedamos con la fea

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Recuerdo en plena consternación y entre suspiros dispersos desde mi lecho de enfermo, cómo aquella noche Alicia con su cimbreante movimiento, su sonrisa amplia sin reservas y sus respuestas contundentes en esos interrogatorios perezosos y cursis, comunes en los concursos de belleza, logró aplacarme por un rato las dificultades de un tratamiento complejo, además de generarme la seguridad de estar frente a una nueva reina de belleza.

Era el mismo año en que me revelaron la existencia de un linfoma en mi organismo, extensivo y despiadado, que pudo resolverse con un procedimiento eficaz bajado desde el cielo, siendo a su vez la corona del miss Universo para mi país, un pequeño bálsamo para mi mundo un tanto enrevesado.

Precisamente, cuando yacía perturbado en mi obstinación para sobrevivir y continuar aportando algunas ideas a esta vida, Alicia Machado atisbaba su simpatía con buen ritmo y dejaba aturdidos a unos jueces correctos que no dudaron en darle la victoria.

También llega a mi memoria la ocasión del tortazo que le zurró Iris Valera a mi apreciado colega, Óscar Azócar, en una entrevista convencional por televisión y que dejó de serlo, ante la histeria desprendida e irremediable de la política socialista.

Hago estas observaciones de juicio existencial, al leer las consideraciones emitidas recientemente por Valera, quien con el mayor desparpajo pidió la prohibición de la entrada a Venezuela de la flamante ex reina del universo, además de efectuarle descalificaciones inusuales, asegurando que su acción era vergonzante, tenía relaciones amatorias con narcotraficantes mexicanos, se arrastraba a los Clinton y la tildó de “prostituta que no puede venir a pisotear nuestra bandera”.

Ante tan ingratos alegatos provenientes de la ofuscada ministra para los Servicios Penitenciarios, Alicia convencida que su país hace mucho tiempo dejó de ser el de las maravillas, respondió con simplicidad, al tenerle sin cuidado esos descréditos ordinarios, por estar acostumbrada a los insultos y difamaciones de los chavistas, pues eso no era nada, comparado al dolor que siente al ver cómo tienen a la nación.

De qué sirve entablar una guerra sórdida de moralidades indiscretas o abrir la grietas de los defectos con falsas acusaciones. Nadie borrará de la historia el lauro alcanzado por tan peculiar mujer hace más de 20 años, al considerarla una Venus de grandes dotes y con mayores gracias, más allá de los confines de la galaxia; mientras Valera, desgarbada, con desaliñados cabellos y un hablar poco depurado, tiene a los recintos carcelarios en un estado de extrema postración y donde mandan los prames a pierna suelta.

Alicia empeñó lo mejor de ella misma para no defraudar y conseguir una corona más para el país, con unas innegables cualidades físicas que rebosaban en 1996. Pero hace años puso los pies en polvorosa de Venezuela, para buscar nuevos horizontes profesionales y abrir cerrojos infranqueables, llenos de equivocaciones y conquistas comunes para cualquier ser terrenal.

Valera tiene como única gloria política, el haber contribuido al escamoteo nacional, dando su bocado de abismos a la población y defender con expresiones torpes, la ruindad de un territorio lleno de atributos.

Sin ánimos de repercutir en demasía en lo político o perder la gentileza masculina, reconozco a este Gobierno como el de los “desposeídos”, pues tristemente nos quedamos con la fea, la que “no posee” cualidades físicas y nos agota con sus sentencias tenaces, crueles y fatídicas; mientras una de nuestras más grandes bellezas, sigue derrochando sus atesorados atributos en el exterior y llamando la atención de los reflectores del estrellato.

 

José Luis Zambrano Padauy|[email protected]|@Joseluis5571

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad