En la Mesa de la Unidad Democrática debemos cambiar la estrategia, con el fin de aprovechar las debilidades que empiezan a aflorar en el Gobierno, porque al final quedó entrampado en sus propias acciones contra la disidencia en el país. Aprovechemos sus errores con el fin de convertirlos en beneficios para la mayoría que pide un cambio.

La intención oficial de «regularizar» a la Asamblea Nacional busca disfrazar la necesidad que tiene el régimen de devolver el respeto institucional al Parlamento. Como todo lo que ellos hacen pretenden venderlo como un favor que la magnánima revolución tiene con el Poder Legislativo.

Pero la verdad es que al ellos cercar, quitar competencias y además obviar las atribuciones legales del Parlamento se pusieron la soga al cuello. Esa estrategia macabra les sirvió en Venezuela para trancar el juego y ganar tiempo, pero a nivel internacional sólo les ocasiona problemas.

El gobierno necesita con urgencia dinero que les permita maniobrar en la severa falta de liquidez, pero nadie les quiere prestar, incluso los chinos, si los acuerdos o compromisos no estan avalados por la Asamblea Nacional ¿Se fijan por qué y para qué quieren esa supuesta regularización?

Ante la necesidad de devolver el poder al Parlamento en la oposición debemos actuar con cautela e inteligencia. Eso implica buscar destrabar el diálogo pero con resultados tangibles para el pueblo.  Sería una forma de presionar al Gobierno para que se vea obligado a ceder en aspectos claves.

¿Cuáles serían esos aspectos claves?

Primero que todo aceptar que el país necesita ayuda humanitaria internacional que permita comenzar a resolver la escasez de alimentos y medicamentos que golpea a los ciudadanos.  Segundo el respeto absoluto a las competencias y al rol de la Asamblea Nacional. Tercero, la convocatoria de las elecciones regionales y municipales.  Y además la libertad de los presos políticos, entre otros temas.

Es un buen momento para destrabar la crisis, pero es vital que eso les traiga beneficios tangibles a los venezolanos.  Para ello debemos aprender de los errores cometidos y actuar con cautela e inteligencia.  Este es un régimen mañoso y abusador, pero que se puede contrarrestar con movimientos claros y unitarios.

 

@PabloPerezOf

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…