Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

ALEXIS ANDARCIA|La burla es oficial y brutal, hasta el ridículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El 1 de febrero se declaró día de fiesta nacional, por el natalicio de Ezequiel Zamora; con actos comparables a los que se realizan con El Libertador. Hubo, además, carnaval y circo.

…el régimen siempre tiene algo para celebrar…

Ya ni siquiera el ¡No puede ser! logre exclamar, pues ni asombro queda. Han pasado tantas cosas que una, es cada vez más inverosímil que la anterior. Las que siguen son tan degradantes como las del principio.

El poder ejercido desde los escombros. Sin luz, mucho menos brillo; sólo elocuente y literalmente como poder; no tiene otra manera de expresarse y darse a conocer el abuso, que hacerse aplastante, desmedido y brutal, hasta el ridículo.

En nuestro país, Chavez inauguró la burla oficial. El poder se mofa del ciudadano…en cadena nacional y por decreto.

Cada acto y alocución del régimen es realizado para hurgar en el límite de la resistencia emocional de los venezolanos ¡Vaya que  hemos demostrado capacidad de resistencia pacífica! Diría que demasiada, casi indolente.

El presidente, ministros, diputados y dirigentes, disfrazados de historia. Un espectáculo tan dantesco como ridículo, en un país con una situación social en emergencia.

¿A quién puede interesar esa celebración? ¿A quién importa si Zamora fue “general del pueblo” o un bandido?

La discusión queda entre pocos y para la distracción. Pero, es mi percepción que el régimen  lejos está de hacerlo por la diatriba o para imponer su mitología histórica. Lo hace para demostrar su poder opresor. Su irreversible carácter grotesco. Desnudo y redundante.

La democracia y la civilidad tienen mediaciones, el autoritarismo no. Este último, es un pleonasmo constante, un hacer sin metáforas ni oximoron.

Hartarnos de tanto poder y humillación, hasta hacernos creer impedidos de cambiar la realidad. He allí su finalidad.

Informados están de su bajísima popularidad, de su fracaso, de su irremediable hipoteca militarista. Solo la redundancia del poder les va quedando como argumento.

La burla, como siempre, es un recurso inestable….

 

Periodista

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad