Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ANÁLISIS PAÍS|El Gobierno trata de aumentar control político y social

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Cuando un régimen de las características del venezolano comienza a tener dificultades graves, aplica mecanismos de control social y político con el fin de intimidar y tratar de impedir que una población descontenta exprese su malestar en las calles.

El Carnet de la Patria y la prohibición de hablar mal de Chávez en las dependencias públicas, es parte de ese esfuerzo por reforzar la “bóveda del miedo” de la cual hemos hablado en varias ocasiones en Verdades y Rumores. Tratan de evitar que el pueblo insista en adelantar un cambio en el país.

En el País Económico, aún se esperan el supuesto nuevo conjunto de medidas económicas que explicaría el presidente Nicolás Maduro, según lo anunció el pasado domingo 15 de enero el Vicepresidente, Tareck El Aissami. Han pasado casi quince días y aún no hay nada al respecto.

En el País Social, el hambre y la escasez aumentan en Venezuela a un ritmo muy peligroso. Ya es normal ver a venezolanos reunidos alrededor de la basura buscando algún desecho que les permita saciar sus necesidades. Mientras tanto la escasez de productos nacionales cada día es más amplia y se depende de los pocos productos importados y a un alto costo que se consiguen en los establecimientos comerciales.

PAÍS político

Control: el Gobierno sabe que a pesar de la poca asertividad de la oposición continúa en serios problemas. Pero además sabe muy bien que esas dificultades se incrementarán porque no tiene el dinero, ni la capacidad para resolver los problemas. Incluso discuten sobre la real posibilidad que esos problemas se agraven con el peligro que eso representa para ellos. Por eso tratan de aumentar el control político y social sobre la población. Tratan de ajustar aún más la “bóveda del miedo” de la cual tanto hemos hablado en VyR. El Carnet de la Patria es un nuevo mecanismo para tener control social y político sobre una parte importante de la población. Ese supuesto beneficio para atender las necesidades del pueblo, en el fondo de la actualización de la base de datos de venezolanos que han recibido y siguen recibiendo beneficios del Gobierno. Quieren saber cuántos son, donde están y qué están recibiendo. Esa información en manos de un Gobierno sin escrúpulos, termina siendo un método de chantaje. Es una información que cumple varios roles. El principal, “convencer” a los portadores del Carnet de la Patria de la inconveniencia de expresar su rechazo al Gobierno. El segundo más interesante, es que esa información permitirá al Gobierno presionar a los venezolanos inscritos cuando se trate de procesos electorales que son vitales para el régimen. El otro mecanismo de reciente puesta en marcha es la prohibición de hablar mal de Chávez en las oficinas públicas. Y eso se traducirá que se prohíbe hablar mal de Maduro, del Gobierno y de cualquiera de sus líderes porque todos son hijos de Chávez. Hay que prestar atención a las secuelas de fondo y es que ahora habrá cacería de empleados públicos que sean delatados como que critican a Chávez y a todo lo que de él se desprende. Ahora podremos ver despidos del personal que sea señalado por los “patriotas cooperantes” como críticos. Este es un Gobierno en apuros y como tal busca opciones para perpetuarse en el poder.

Diálogo: sigue muy complicado ese proceso de conversaciones entre el Gobierno y la oposición. Ya la MUD rechazó definitivamente la propuesta que fue entregada por el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper. Y ahora la coalición opositora entregará su propio documento. Con el retiro del enviado del Vaticano, monseñor Claudio María Celli, el tema de complicó sobre todo porque su sustituto el Nuncio en Venezuela, monseñor Aldo Giordano, no es confiable para la disidencia.

Elecciones: el Consejo Nacional Electoral no sólo es que sigue sin convocar oficialmente los procesos electorales para este año, sino que no están haciendo nada para fijar un cronograma, tal como lo reveló esta semana el periodista Eugenio Martínez, amplio conocedor de la materia electoral. El Poder Electoral ve como prioridad el proceso de renovación de los partidos políticos, lo que da pie a pensar que pretenden dejar sin tarjetas a las organizaciones opositoras. Pero además se rumorea que pretenden ilegalizar a la MUD y su tarjeta de la Unidad alegando vicios en el proceso de recolección de firmas para el referendo revocatorio. El Gobierno no acudirá a unas elecciones, si no se garantiza un ventajismo que les permita aminorar una derrota que hoy luce por paliza.

MUD: la coalición opositora no sólo es que sigue padeciendo de una grave desconexión emocional con el pueblo, sino que pareciera que hace poco para arreglar sus diferencias con los ciudadanos. Las marchas del 23 de enero fueron básicamente de dirigentes. No hubo la presencia masiva del pueblo como en las últimas concentraciones de 2016, sobre todo en la Toma de Caracas del 1ro de septiembre. Lo que si se notan claramente son sus diferencias. Por ejemplo, el secretario general de la MUD, Jesús “Chúo” Torrealba, no está siendo el factor unificador que debería ser. Cada vocero anda por su lado. Y lo peor es que disidentes de la MUD como María Corina Machado mantienen un discurso de confrontación y de exigencias imposibles.

Sucesión y transición: ambas cosas están en marcha. En relación con el primer escenario, el nuevo Vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, sigue muy activo. Quizás demasiado activo para el simbolismo que representa el cargo. Anuncia, toma decisiones, despide y hasta es el nuevo carcelero oficial. Eso compagina con las informaciones que hemos explicado en VyR sobre los planes de los radicales, quienes al parecer pretendían una sucesión lenta a través de disminuir el protagonismo de Maduro y aumentar el del VP. La transición también está en marcha como lo expusimos en la columna “Verdades y Rumores”. En eso está un grupo importante de militares disidentes ¿Cuál plan triunfará? Pronto lo sabremos.

PAIS económico

Medidas: el pasado domingo 15 de enero el Vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, anunció que el Presidente de la República explicaría muy pronto al país un conjunto de nuevas medidas económica que el bautizó como un “Golpe de Timón”. 15 días después nada se sabe de las medidas. Eso demuestra la poca gobernanza que hay en el régimen. Eso implica que no se ponen de acuerdo. Eso se traduce que no hay cambio de rumbo.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron en $21 millones al cerrar en $10.839 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana tuvo una leve recuperación de $0,67 al ubicarse en $45,33.

Dólar: la tasa Dicom sigue en alza al cerrar en Bs. 688,33 lo que implica una subida de Bs. 6,22.

Indicadores: continúa el silencio absoluto del Banco Central de Venezuela en relación con los indicadores 2016 de la economía. Incluso la llegada del nuevo presidente del ente emisor, Ricardo Sanguino, hace presagiar que no habrá modificaciones en el ocultamiento de las cifras.

Finanzas: la firma internacional Geopolitical Futures lanzó una fuerte advertencia sobre la precariedad de las finanzas públicas y su impacto en una mayor reducción de la capacidad de compra de alimentos en el exterior por parte del Gobierno. Las cosas se están poniendo peor que en 2016.

PAÍS social

Hambre: aunque el último estudio sobre la cantidad de venezolanos que están comiendo de la basura data de mediados de 2016 y en el cual More Consulting cuantificaba en 15% de la población, nadie duda que esa cantidad viene en aumento en la medida que la crisis arropa y ahoga a más venezolanos. El hambre que se está viviendo en Venezuela, a pesar que el Gobierno se empeña en negarla, es más que evidente. Se ha hecho común ver a grupos de personas escarbando en la basura tratando de encontrar algún desecho que puedan llevarse a la boca. Y lo peor es que no se ve alguna acción de Gobierno para revertir el problema, sino que tampoco se avizoran tiempos mejores para el país.

Escasez: cada día hay menos disponibilidad de alimentos y medicamentos hechos en Venezuela. Y lo peor es que el abastecimiento complementario con productos importados también ha mermado, además que lo que está disponible se vende a precios prohibitivos para la mayoría de los venezolanos.

Carnet de la Patria: miles de venezolanos están tratando de recibir su Carnet de la Patria con la esperanza de acceder a alimentos, sin percatarse que le hacen el juego al Gobierno que quiere tener control sobre ellos. El problema de la escasez de alimentos en Venezuela no es un carnet, sino la muy baja producción nacional y la poca capacidad financiera del régimen para traer productos importados. Simplemente el Carnet de la Patria es un nuevo mecanismo de control social y político.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad