Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

SAINETE EN CÁPSULAS|Cómo cambiar la jungla de lo inaudito

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ANÁLISIS PAÍS ¿Podrá la MUD recomponer su conexión con el ciudadano?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Esa es una de las preguntas que con mayor frecuencia surgen, a raíz de los errores cometidos por la Mesa de la Unidad Democrática al desactivar la presión de calle, para sentarse en un diálogo que se suponía no traería ningún beneficio para la concreción del anhelado cambio.

La MUD convocó a marchar este 23 de enero con el fin de exigir el cronograma electoral para este año elegir a Gobernadores y Alcaldes ¿Cómo responderá el ciudadano ante este llamamiento? Seguramente no será una participación masiva como en las últimas marchas de 2016. Sin embargo, la crisis sigue siendo el mejor aliado de la oposición.

En el País Económico, aún el presidente Nicolás Maduro no explica al país las supuestas nuevas medidas que se van a aplicar para enderezar la economía, según lo informó hace más de una semana el nuevo Vicepresidente, Tareck El Aissami. En cuanto a las cifras de la economía en 2016 se filtró que la caída del PIB fue del 18% y la inflación cerró en 800%, aunque el BCV sigue guardando silencio.

En el País Social, de nuevo los venezolanos son sometidos a un mecanismo de control político y social ahora llamado “Carnet de la Patria”. Nadie sabe para qué sirve, pero un sector importante de la población acudió a las Plazas Bolívar a carnetizarse con el fin de tener acceso a alimentos y medicamentos. Como todo en este Gobierno, debe tener un fin político.

PAÍS político

MUD: como consecuencia de la acumulación de errores que han favorecido al Gobierno, la Mesa de la Unidad Democrática tiene una muy dura tarea por delante y se trata de reconectar emocionalmente con el ciudadano disidente. Con ese pueblo que está molesto porque desactivaron la agenda de calle con el fin de sentarse en el diálogo. Si bien es cierto no podían desechar la invitación de Vaticano para integrar la mesa de diálogo con el Gobierno, nunca debieron suspender las manifestaciones que estaban previstas. Debieron trabajar en las dos áreas en paralelo. Ese esfuerzo para recomponer su relación con los ciudadanos comienza este lunes 23 de enero con el llamamiento a marchar hacia las sede del CNE, con el fin de exigir el cronograma para las elecciones regionales que se deberían realizar este año. Hay que evaluar no sólo la participación, sino la emotividad de quienes asistan. Seguramente no tendrá la muchedumbre que caracterizó a las últimas convocatorias de 2016, pero hay que medir poco a poco la recuperación de esa confianza parcialmente perdida. El mejor aliado de la MUD en esta labor es la crisis, que cada día se profundiza más y afecta a los venezolanos. Esperemos los resultados de la marcha del 23E.

Diálogo: todo indica que el proceso de conversaciones entre el Gobierno y la oposición sigue muerto. El último zarpazo fue el retiro del enviado del Vaticano, monseñor Claudio María Celli, y la designación del cuestionado Nuncio en Venezuela, monseñor Aldo Giordano. El único esfuerzo reciente que llama la atención es la entrega de una propuesta del equipo de expresidentes liderado por el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, a la oposición y en la cual al parecer se ofrece la realización de las elecciones regionales. Resaltó también el espaldarazo que le dio ese grupo de mediadores a la Asamblea Nacional que está siendo desmantelada por las decisiones del TSJ. La MUD sigue evaluando la propuesta de Samper y deberá responder muy pronto.

Sucesión: ese proceso de sustitución de Maduro en el poder parece seguir en marcha, sobre todo si tomamos en cuenta el creciente protagonismo del nuevo Vicepresidente, Tareck El Aissami, quien por ahora parece ser el ungido para asumir la Presidencia basados en el artículo 233 de la Constitución Nacional.

Elecciones: el Consejo Nacional Electoral sigue sin anunciar la fecha de realización de los procesos electorales previstos para este año. El primero en cumplirse debería ser la selección de los nuevos Gobernadores. Los hechos indican que hay una clara intención por dilatar ese proceso comicial, partiendo del silencio del directorio del Poder Electoral y sobre todo en el comienzo de la renovación de los partidos políticos. La gran pregunta es si al Gobierno le interesa medirse en las urnas, cuando las encuestas les auguran una derrota quizás más apabullante que la del 6D. Hasta ahora la respuesta es no.

PAÍS económico

Medidas: a pesar que hace unos días el Vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, anunció que el primer mandatario nacional expondría al país un conjunto de nuevas medidas económicas que fundamentalmente estarían orientadas a controlar la inflación, aún no hay señales de tales anuncios. No sería de extrañar que nunca digan nada, porque esa es la conducta normal del Gobierno. Lo más cercano a la materia es la renuncia que Maduro le solicitó supuestamente al presidente del BCV, Nelson Merentes, y la aparente designación en el cargo del actual diputado, Ricardo Sanguino.

Reservas: los ahorros del país en las reservas internacionales evidenciaron una leve recuperación de $113 millones al cerrar en $10.860 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cayó ligeramente en 0,16$ al cerrar en $44,66. Hasta ahora el acuerdo de reducción de la producción de la OPEP y de un grupo de naciones No OPEP ha dado muy pocos resultados.

Dólar: la tasa Dicom sufrió un repunte de Bs. 5,04 al cerrar su cotización mensual en Bs. 682,11.

Indicadores: aunque el Banco Central de Venezuela sigue con su política del silencio en relación con los indicadores macroeconómicos, extraoficialmente se supo que la caída de la economía es de 18% y la inflación cerró en 800%, lo que demostraría el drama que se vive en el país.

PAÍS social

Carnetización: el Gobierno comenzó el proceso para el registro de los aspirantes al llamado “Carnet de la Patria”, aunque la mayoría de quienes acudieron a las Plazas Bolívar no tenían claro para que era el fulano carnet. Sólo presumían que así tendrían acceso a la compra de alimentos y medicamentos. Lo que no sabe el público es que se trata de un nuevo mecanismo de control social y político de parte del régimen, que busca no sólo reforzar su relación clientelar con una parte importante de la población, sino tener una envidiable base de datos de votantes para poder abordarlos y presionarlos.

Desesperanza: crece de forma peligrosa la desesperanza en las mayorías sobre la real posibilidad de un cambio. La percepción negativa hacia la crisis también sigue muy elevada y eso beneficia al Gobierno, aunque parezca ilógico, porque la gente pudiera pensar que no hay forma de salir del régimen y además avanzan en el proceso de resiliencia.

Precios: el aumento de los precios sigue su camino muy rápidamente, mientras el Gobierno sigue sin actuar de forma racional y coherente en la materia. No hay nada, ni nadie, por ahora, que pueda detener el proceso inflacionario.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad