Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

JOHEL SALAS|La clase política en pico e zamuro

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Venezuela atraviesa por una profunda crisis de liderazgo político. En la actualidad existe una desconexión entre el componente discursivo de la dirigencia política con las nuevas demandas y expectativas de las grandes mayorías. El mensaje político luce desgastado ante un creciente sentimiento de cambio que exige una nueva narrativa enlazada con el sentir de la Nación.

La clase política ha centrado su acción en la disputa encarnizada por el poder, en detrimento de una visión compartida de país y de un programa mínimo de acción consensuado para enfrentar la severa situación que sufren la mayoría de los venezolanos.

Contrario a la negociación para la búsqueda de soluciones, que es la mayor demanda de quienes vivimos al norte del sur, se recrudece la confrontación entre los polos en medio de un profundo deterioro en la calidad de vida de una Nación que se consume día a día en la angustia, el malestar general y en la desesperanza.

Esta situación pone en peligro a la actual clase política, que frente  al debilitamiento de las hegemonías y del proceso de polarización de  los últimos años, observa inerte como la población se identifica cada  vez menos con los dos grandes bloques en la disputa por el poder y  abre camino en la búsqueda de liderazgos emergentes, que aún no tienen  presencia significativa en la escena política, pero que cuenta con las  condiciones dadas para emerger en esta suerte de insurgencia social  que se está gestando en el país.

Todos los estudios de opinión coinciden en tres puntos fundamentales: un crecimiento constante de los independientes no afiliados a ninguno de los dos bloques en disputa por el poder, una valoración cada vez más negativa sobre las condiciones sociales y económicas del país y un progresivo sentimiento de cambio que hoy no solo atenta en contra de los afectos del llamado oficialismo sino también a su contraparte.

Lo anterior descrito pone en situación de cuidado a toda la clase política dirigente de los actuales momentos. Esto obliga a quienes dirigen el país a repensarse y a establecer estrategias que les permitan contener la ola de cambio que con mayor fuerza se acentúa en la Nación.

La clase política so pena de sucumbir ante el tsunami de transformaciones que se cuece en el seno de la población, tiene la obligación de redimensionar el liderazgo político y la gestión, vinculándola con las aspiraciones actuales que en esa materia demandan las grandes mayorías. Si no hay un nuevo relato político, una nueva forma y un nuevo fondo en la actuación de los dirigentes que protagonizan la actual escena política del país, su destino y espero exagerar, tiene aroma a café de velorio. Para hablar más claro, si no se produce en el liderazgo actual un cambio en el mensaje, en los propósitos y en la forma de comunicar, en el futuro mediato los veo políticamente “Muertos y enchaquetaos”.  

No hace mucho en esta tierra de crisis recurrentes, la dirigencia política del momento se había desconectado del sentir popular, y al igual que ahora en medio de un gran sentimiento de cambio, su accionar iba en contra vía de las expectativas, demandas y sueños de la población. Dado este divorcio y aupado por el descontento general, la población comenzó a buscar fuera del liderazgo político presente a quienes si hicieran empatía con ella, y por ahí comenzaron explorando con una ex reina de belleza, hasta que llegó un outsider que supo oir, que logró interpretar y comunicar en sintonía con las grandes mayorías. Si lo recuerdan creo que se llamaba Hugo Chávez…

 

@johelsalas|Trabajador Social

Presidente en el Zulia del Partido Unión y Entendimiento (PUENTE)

politica

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad