Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

SAINETE EN CÁPSULAS|Cómo cambiar la jungla de lo inaudito

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

PABLO PÉREZ|Sobreviviendo en revolución

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El aparato de propaganda oficial vive repitiendo los supuestos logros de la revolución, mientras los discursos de algunos voceros gubernamentales niegan que exista hambre en Venezuela. Siguen vendiendo un país paralelo que no existe en la realidad. La verdad es que esta supuesta revolución es la mayor calamidad que ha caído sobre el país.

El proceso que comenzó Chávez de destrucción del país y que intenta terminar Maduro ha sido sumamente exitoso. Han destrozado el aparato productivo nacional y eso ha causado que la escasez de alimentos y otros bienes de consumo llegue a niveles dramáticos. Pero al mismo tiempo con las importaciones masivas que buscan suplir los productos nacionales, han encontrado los negocios ideales para amasar grandes fortunas.

Pero el daño más evidente y macabro es a nivel social. Detrás de la propaganda con los supuestos logros revolucionarios, lo que hay es hambre y miseria. Hemos retrocedido a niveles que ya habíamos olvidado en cuanto a la pobreza. Una parte muy importante de venezolanos no ganan ni siquiera un dólar diario, según parámetros de la ONU, lo que los ubica a nivel de la pobreza extrema.

El abismo social es tan profundo que ya es normal ver a niños y adultos comiendo de la basura. Si la consultora More Consulting dijo a mediados de 2016 que 15% de los venezolanos comían de la basura, hoy ese indicador debe ser mucho mayor. Eso en cualquier país serio hubiese generado un plan de emergencia.

Mientras la mayor parte de la población venezolana no vive, sino que intenta sobrevivir, tenemos a un Gobierno que se regodea en la fantasía revolucionaria de una guerra imaginaria. Gastan millones sobre millones en unos inútiles ejercicios militares, cuando la verdadera guerra es contra la miseria y la inseguridad.

Hablan de la supuesta fortaleza militar, cuando en las calles matan impunemente a los venezolanos y somos uno de los países más violentos del mundo. Las cifras del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) ubican en 28.479 la cantidad de venezolanos que en 2016 murieron en hechos violentos.

La situación es de calamidad nacional. Mientras el país se desmantela un grupo de irresponsables juegan a quedarse en el poder eternamente, sin importar que al final gobiernen sobre los restos de una nación que fue próspera y pudo ser grande. El cambio es urgente. La Unidad es impostergable. Apartemos las diferencias y salvemos a Venezuela.

 

@PabloPerezOf

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad