Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

GERVIS MEDINA ¡Somos una Sarta de Pendejos!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El tiempo parece que repite temas; el caso venezolano pareciera ser el único en su especie, todos los problemas van y vienen, esperamos un “Mesías” que solucione los problemas y nos sirva la mesa; aun en esta coyuntura antropológica no aprendemos, que la solución al problema es cambiar nuestro esquema de vida, cambiar el paradigma y salir de nuestra zona de confort.

Para la mayoría de nosotros, la creencia es que Caldera no servía, después que Carlos Andrés no sirvió, que Chávez se equivocó,  y el que se encuentra tampoco sirve ni servirá para nada; estoy comenzando a “sospechar” que el problema no está en lo borracho que fue Lusinchi o en lo gangster que pudo ser Carlos Andrés, o en lo equivocado y torpe del que está; el problema definitivamente somos nosotros como integrantes de una nación, porque pertenezco a un país donde la moneda principal es la “viveza” y la “mediocridad”.

Pertenezco a un país, donde ser corrupto e ineficiente es una virtud, donde los directores y empleados de hospitales, se convierten en empresas de suministros de material médico; donde es un triunfo conectarse a la señal de cable y electricidad sin pagar un centavo; donde las personas lanzan la basura a la calle y luego le reclaman al Estado, ¿por qué? no limpian las alcantarillas y cañadas; donde no existe la cultura a la lectura; donde no se tiene conciencia ni memoria política y que en lo económico se lo dejamos al Estado; mientras nos gastamos nuestros ingresos en carreras de caballos, juegos de pelota, cerveza y whisky del bueno, terminales de lotería y por supuesto la esperanza de ganarnos el Kino.

Pertenezco a un país, donde nuestros diputados trabajan poco y cobran todos los días del año; donde la gente está llena de faltas y disfrutan criticando al máximo a sus gobernantes y políticos; mientras más le digo ladrones a los “Chavistas” y “Maduristas”, mejor me siento como persona, a pesar que compro películas y programas de ordenadores piratas; mientras más le digo improperios a la oposición mejor me siento como venezolano a pesar que no le di de comer a un niño desamparado o engordar un presupuesto para meterme unos cobres con el Gobierno.

Ya basta… señores ya basta, nos falta mucho para ser los hombres y mujeres que este país necesita, porque estos defectos, esa sagacidad congénita, esa deshonestidad, esa falta de calidad humana, más que Chávez, Maduro y su Revolución es lo que nos tiene realmente jodidos, lamentablemente no tengo garantía de quien lo vaya a hacer mejor que él, porque en vez de tomar nuestros destinos en nuestra manos, como unos verdaderos pendejos estamos esperando, que alguien nos señale el camino a seguir.

¡Mientras! seguiremos condenados e igualmente estancados, si no cambiamos la  forma de pensar, estés donde estés, viviremos siempre jodidos; porque es muy sabroso ser venezolano y vivir a la venezolana, pero cuando esa venezolanidad empieza a hacerle daño a nuestras posibilidades de desarrollo como Nación ahí la cosa cambia, le damos al débil o desvalido por ¡lástima! porque nos sentimos igualmente de pequeños que ellos, tenemos que reflejarnos en los triunfos de otros porque los nuestros son muy escasos, admiramos e imitamos la mediocridad mediante las bajezas de los programas de televisión, películas de sexo, violencia y noticieros; atrapados en la industria de la disculpa, inmediatez y estupidez; somos un pueblo de malas copias que no creamos nada original, fijémonos como vendemos Petróleo e importamos toda lo necesario que de él se obtiene para vivir, pero que ¡viva!, ¡viva! la Soberanía hombres y jodidos todos pero muy soberanos nosotros y francamente después de todo he pensado en buscar al responsable de todo esto, no para castigarlo sino para exigirle que mejore su comportamiento y estoy muy seguro que lo voy a conseguir, cuando me vea en el “espejo” y ahí estará, no necesito buscarlo en otro lado le voy a exigir y suplicar que dejemos de ser una “Sarta de Pendejos…”

 

@gervisdmedina|Abogado

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad