Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

SÍNTESIS DEPORTIVA|Caras nuevas en la convocatoria de la Vinotinto

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

ALFONSO HERNÁNDEZ|Trogloditas con charreteras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La clase política sinceramente no termina de aprender de sus propios errores, el cuadro donde estamos inmersos cada día es más confuso y desesperanzador para el futuro del país, los mensajes que envían los políticos a los ciudadanos siguen siendo cada vez más ambiguos e incoherentes, los niveles de frustración y expectativas de cambio se desvanecen ante tanta mediocridad política, es imposible creer que no exista capacidad de raciocinio o unas voces sensatas que puedan detener y decir ya basta ante tanta incapacidad política, preocupa la complicidad y silencio evidente ante la oscurana menguada que padece nuestra patria.

El deterioro en el cual se encuentran las instituciones del Estado, ha superado en creces cualquier otro escenario comparativo visto en nuestra historia contemporánea, la institucionalidad democrática ha desaparecido, el personalismo político se ha impuesto sobre el interés ciudadano, llegar a la desfachatez de crear lo que han llamado el “carnet de la patria”, raya en el máximo nivel Apartheid por la cual luchó Mandela en  Sudáfrica o reeditar el nefasto tráfico de influencias, por cartas de recomendación en la IV República para hacerse de un cargo público o un beneficio que pudiera conseguir en el gobierno el compañero del partido.

Si alguna vez alguien pensó, que con la instauración de este viejo y desgastado gobierno que lleva más de 18 años en el poder las cosas iban a cambiar para bien, espero se haya dado cuenta a la fecha que se equivoco, considero que no es necesario explicar las razones ante mi afirmación, el diagnóstico es claro y notorio, quien no esté padeciendo de las secuelas de la crisis, es porque su nivel obnubilación lo ha extraído de la realidad, o como diría un amigo, en su vocabulario más coloquial es porque esta chupando y enchufao, copiando una frase del periodista Francisco Rubiales, dedicada a quienes aún apoyan este nefasto gobierno, “tan libre soy yo para repudiar la tiranía como tú para adorarla. Esa es la grandeza de la libertad respetada”.

Uno de los problemas centrales de la crisis sigue siendo la ineficiencia en el diseño y ejecución de las políticas públicas y la corrupción, la corrupción está en todas partes, es pública y notoria, pero además ha sido aceptada por la ciudadanía como algo normal, está en todos los niveles de la administración pública, como también en los contratistas del sector privado, que gozan de los  contactos del gobierno, se ha perdido la vergüenza, la impunidad es evidente, no hay controles, ni justicia autónoma, ciega e independiente que diga ya basta ante tanto cinismo, la omisión se antepone antes de hacer lo correcto, la sociedad de cómplices ha preferido callar para mantener sus privilegios y sobrevivencia.

Ante este escenario, aun no se ven las luces al final del túnel, ya que por otra parte se muestra una oposición nucleada en la MUD, que sigue siendo torpe en sus decisiones políticas, siguen arando en el mar, entretenidos en una Asamblea Nacional deslegitimada, no solamente por la violación del régimen a desconocer la separación de poderes, sino también por la absurda demagogia que han tratado de hacer desde el órgano legislativo, creando falsas expectativas ante realidades fehacientes  e ilusiones de armonía, con el agravio de reeditar la máquina de mentiras, prometiendo cosas que no han podido cumplir: Constituyente, Renuncia, Referéndum y ahora lo que han llamado el “Abandono del Cargo”.

Resulta insólito creer, que un político avezado como Julio Borges, abogado y con una experiencia indiscutible como parlamentario, cometa tan gravísima estupidez política, declarar que Nicolás Maduro al abandonar la Constitución, abandonó el cargo, y con esta decisión la Asamblea abre las puertas para que en Venezuela haya elecciones en todos los niveles en los próximos 30 días, es un acto de irresponsabilidad y de demagogia pura, tanto de él, como de la clase política de la MUD, que aprobó este adefesio político; siguen desfasados de la realidad que vive el país, con sus torpezas, divisiones internas, personalismos histriónicos y apetencias presidencialista, le siguen dando vida a un gobierno que agoniza, soportado por un poder judicial partidizado y por trogloditas con charreteras.

 

@AlfonsoZulia|Politólogo|Abogado|[email protected]

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad