Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

ASUNTO ECONÓMICO|El punto de partida

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Para muchos los tiempos del hombre no necesariamente corresponde con las necesidades del mismo pues estas últimas crecen vertiginosamente mientras que el primero siempre se mueve a un mismo ritmo sin conocer de conflictos, diatribas políticas, demagogias, populismo, eventos sobrevenidos, ni ninguna otra cosa similar. El tiempo es tiempo, siempre ha sido así y siempre lo será.

Esa particularidad nos permite planificar y organizar todo mover social y es por eso que con el comienzo de un nuevo año vienen planes, proyectos y metas que se esperan cumplir o al menos iniciar con el mismo, sin embargo, estos arrastran consigo condiciones que a pesar de no ser mencionadas con frecuencia, constituyen dos cosas, una especie de fuerte viento a favor o caso contrario, lo que coloquialmente se denomina “plomo en el ala.”

Las economías mundiales están siendo sacudidas (cada una desde su punto de vista) pues por ejemplo lo que puede ser considerado catastrófico en algún país del primer mundo, en el caso de una economía del tercer mundo sería un dulce navideño ¿Ejemplo? Los niveles de endeudamiento en los EE.UU. (aspecto mencionado como relevante por su actual presidente electo) parecen un experimento de primaria al compararlo con similar variable para el caso venezolano.

Venezuela comienza otro año que en materia económica arrastra consigo las que parecen ser tres variables bastante relevantes (entre muchas otras) y cuando se escribe relevante nos referimos a preocupantes en extremo; las mismas son: contracción económica de un 12 %, inflación en el mejor de los casos de un 500 %, y los niveles de reservas más bajos en toda la historia.

Ahora bien, usted se podrá preguntar Si existen tantas variables económicas ¿Por qué se escogen solo esas?

La respuesta es más o menos simple, que en los términos entendibles y en lenguaje más común sería así: la inflación a pesar de tener muchas causas, en el caso venezolano parece obedecer en gran manera a la creciente escasez de bienes, que a su vez afecta el costo de los servicios; para poder revertir ese efecto se necesita inundar el mercado de bienes y servicios a tal punto que el consumidor pueda “darse el lujo” de decidir entre distintas opciones para un mismo bien; de igual manera si se piensa lograr esto se debe producir de manera vertiginosa, esto requiere el uso de recursos que se deben sacar de algún lado, siendo ese “lado” las reservas internacionales, sin embargo tampoco queda ahí pues mientras esa producción se materializa las necesidades deben ser satisfechas con los bienes y servicios ya existentes en el mercado u otros recientes adquiridos en el exterior también mediante el uso de las reservas; finalmente digamos que se quiere comenzar la recuperación desde el punto de origen o punto (0,0) en el eje de coordenadas cartesianas, se debe revertir ese 12 % que se arrastra en cuanto a contracción económica o expresado en términos similares a los anteriores, se debe eliminar ese “plomo en el ala” antes de pensar en volar. Así que como comprenderá para salir de ese ciclo se requieren tres condiciones que no se cumplen o que de cumplirse, es en mucha menor medida de lo requerido.

Aspectos como estos deben ser tomados en cuenta a la hora de hacer pronósticos y planificar de manera eficiente lo referente al manejo macroeconómico, así que cualquier análisis técnico responsable requiere también pasar por ese filtro y no pretender explicar con argumentos netamente políticos lo que la teoría económica explica, pues el ciudadano de a pie requiere bases claras para poder discernir entre lo correcto y lo incorrecto, para poder analizar propuestas y posteriormente decidir entre ciertas opciones, si es que las tiene.

Para finalizar parece oportuno traer a acotación aquel famoso “Dios proveerá” una frase de uso común pero constituida en polémica al ser expresada por el primer mandatario nacional y que fue objeto de comentarios de diversa índole, pero que hoy en día a comienzos del año 2017 y viendo las cifras macroeconómicas con las cuales se comienza el mismo, parece ser la solución más lógica para quien no dispone de los recursos necesarios para enfrentar una realidad tan oscura como la que se vislumbra.

 

Aníbal Araque|Economista|@econ_araque|[email protected]

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad