Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

¡ANÁLISIS! Los radicales tomaron el poder ¿Comienza la sucesión?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Y finalmente los radicales tomaron la delantera en la carrera por la sucesión en el poder. Con la asunción de Tareck El Aissami a la Vicepresidencia de la República se comienzan a concretar los planes.

Tal como habíamos advertido en VyR, Tareck El Aissami era uno de los fuertes aspirantes a ocupar la VP, cargo que lo deja como el sustituto de Maduro si se aplica la falta absoluta establecida en el artículo 233 de la Constitución Nacional.

Y Diosdado ¿Cómo queda? ¿Perdió poder? ¿O se acordó con Tareck?

Y los militares ¿Fueron tomados en cuenta? ¿Qué harán con la avanzada radical?

Todos esos escenarios los analizamos en Área Privada de Verdades y Rumores.

Ofensiva radical

En varias ocasiones hemos venido analizando en VyR los intereses que están en juego en el Alto Gobierno ante las dimensiones de la crisis. Las serias dificultades que se viven en el país con Maduro como Presidente, hacen peligrar los privilegios de los enchufados aunque ellos juegan con el eufemismo de la defensa del legado de Chávez.

Esa preocupación los llevó a pensar en la sucesión de Maduro en el poder y han venido actuando en consecuencia, tomando en cuenta que a partir del 10 de enero comienza el lapso en el cual se puede concretar la sustitución en el cargo y de esa forma tratar de bajar la tensión en el país y ganar tiempo en la defensa de sus intereses en el poder.

Muchos fueron los rumores que corrieron sobre quién tenía la mayor oportunidad de ser Vicepresidente de la República. Hasta hace 15 días Diosdado Cabello llevaba la delantera, pero tenía en su contra la oposición de sectores militares que no lo veían con agrado.

Tampoco tenía DC todo el apoyo radical, porque el otro grupo fuerte de los “ultras” liderado por Tareck El Aissami tenía sus propios planes. Todo indica que se pusieron de acuerdo. Todo indica que se fraguó una alianza que reagrupó a los radicales en una facción con mucha fuerza.

La ocupación del gabinete

Aunque la más llamativa es la designación de Tareck El Aissami en la Vicepresidencia, la mayor parte de los nuevos ministros son parte de la alianza radical y eso es un elemento  importante a tomar en cuenta porque pareciera que preparan el terreno para asumir la Presidencia de la República.

Hay dos nuevos ministros a los cuales hay que prestar mucha atención. El primero es el nuevo “Súper Ministro de la Economía, Ramón Lobo, quien por más credenciales que tenga para ocupar el cargo, es una ficha de Tareck El Aissami y eso implica el control total sobre la situación económica.

En este caso también resalta que se fusionaron varios ministerios en el área económica para concentrar todo en manos de Lobo, aunque la verdad es que todo queda en manos de los radicales.

Y al otro nuevo ministro al que hay que prestar mucha atención es Nelson Martínez, nuevo jefe del despacho de Petróleo y Minería. El ahora expresidente de Citgo es del grupo de Diosdado Cabello y eso además es un peligro para la permanencia en la presidencia de PDVSA de Eulogio del Pino.

Los planes

Ya habíamos explicado en VyR que los planes de Diosdado Cabello al parecer giraban hacia la intención de propiciar la sucesión de forma paulatina y no brusca. Cualquiera pensaría que querrían salir de Maduro de la forma más rápida posible, pero pareciera que no es así.

En el marco del acuerdo El Aissami-Cabello podríamos inferir que mantienen los planes de restar protagonismo a Maduro y esperar que la crisis avance lo suficiente para tener las justificaciones que sustenten la sustitución.

Y ahí hay que tomar en cuenta que la pérdida de confianza de los venezolanos en Maduro es muy amplia, pero además la crisis se agravará porque no hay perspectivas de un cambio de rumbo en la conducción de la economía. O sea que las condiciones serían las adecuadas para justificar la salida del Presidente.

Tampoco estarían descartando la posibilidad de permitir la activación del referendo revocatorio, como una vía constitucional para salir de Maduro. No hay que descartar nada.

Radicalización ¿O cesión?

Si a cualquiera de ustedes amigos lectores le preguntan ¿Qué quieren los radicales con el poder? La mayoría diría que radicalizar el proceso revolucionario con el fin de perpetuarse en el poder.

Pero de pronto hay otras intenciones. Los líderes son señalados por investigaciones que se siguen en Estados Unidos. Por eso necesitan una cesión negociada del poder. Necesitan unas condiciones especiales que les garanticen inmunidad. Y hasta este miércoles 4 de enero de 2017 no tenían el poder para negociar.

Y en el marco de esa posibilidad, es bueno recordar que Diosdado tiene comunicación con Thomas Shannon y éste pudiera estar varios meses en el cargo a pesar de la llegada de Donald Trump porque es republicano, tal como explicamos en Verdades y Rumores.

No se puede descartar que ahora con el control del poder, pudieran estar buscando una negociación favorable para ellos. En el fondo saben que sostenerse en el poder es algo muy complicado con la actual crisis.

Los militares

¿Y cómo quedan los militares?

Cualquiera pensaría que bien porque se asume incorrectamente que la mayoría de los altos oficiales son del grupo de Diosdado, pero la realidad es una muy distinta.

Los dos grupos radicales que ahora se acuerdan para asumir el control del poder no son amigos del sector militar disidente. De hecho recordemos cuánto se dijo de la participación de El Aissami en la destitución del general Miguel Rodríguez Torres del Ministerio del Interior, Justicia y Paz a finales de 2015.

Una prueba del desagrado que causa en los militares disidentes la ofensiva de los duros, fue el rostro del general Vladimir Padrino López durante la cadena presidencial. Mientras El Aissami y Diosdado se veían felices y satisfechos, el alto oficial estaba con gestos muy duros que denotaban molestia.

Inclusive Diosdado y Tareck estaban sentados uno al lado del otro, cuando protocolarmente no era lo correcto. Eso fue una señal a grupos específicos.

¿Por qué no cambiaron a Padrino López?

Porque hacerlo abriría una nueva herida en la deteriorada relación de los militares con Maduro y con los radicales.

Sin embargo, hay que esperar cuál o cuáles serán las movidas que harán los militares en el nuevo escenario.

Ellos se venían oponiendo a la llegada de Cabello. Y aunque no llegó él, ahora un aliado está de primero en la lista para la sucesión.

Se puso bien interesante el conflicto en el oficialismo.

De pronto la sucesión acelera una transición.

¡Atentos!

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad