Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

SAINETE EN CÁPSULAS|Cómo cambiar la jungla de lo inaudito

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ANÁLISIS PAÍS|2017: más crisis, más conflicto ¿o cambio?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Comienza un año que se prevé será muy difícil. Un período de 12 meses en los cuales la crisis debe acentuarse, a pesar de la lenta recuperación de los precios del petróleo. Una etapa en la cual se debería arreciar el conflicto político.

Pero también una época en la cual pudiera ocurrir una sucesión e incluso comenzar una transición. Y tampoco podemos descartar que se produzca el cambio que tanto anhela la mayoría de los venezolanos.

En el País Político, enero será un mes decisivo para proyectar lo que pudiera ocurrir con el conflicto venezolano. El 10/01 es la fecha de vencimiento de la gestión de Nicolás Maduro. A partir de ese día puede comenzar una sucesión, posiblemente una transición, pero también puede que no termine de ocurrir nada. Así de imprevisible es la situación nacional.

En el País Económico, el nuevo cono monetario se volvió puro anuncio. Sólo informan sobre la supuesta llegada de los nuevos billetes, pero nadie aún los ve en la calle. Si fuera verdad que llegaron las nuevas denominaciones ¿Por qué aún no los sacan para paliar las dificultades de efectivo? ¿Por qué prorrogan de nuevo la vigencia del billete de 100?

En el País Social, la incertidumbre marca este comienzo de año. La mayoría de la población tiene pocas expectativas de mejoría y el 90% de las personas creen que la crisis empeorará. Esta percepción se complementa con la nueva escalada en los precios de alimentos y otros bienes de consumo.

PAÍS político

Conflicto: cuando se analizan los hechos que pudieran ocurrir en 2017, cualquiera pudiera llegar a la conclusión que las cosas van a empeorar. Y entre las cosas que se pondrán peor de lo que ya están podemos incluir el conflicto político nacional. No hay señales que eso pueda disminuir y mucho menos encontrarse una solución. La lógica indica que los bandos en pugna profundizarán sus ataques. Sin embargo, hay otros escenarios que pueden ocurrir y, tal como hemos comentado en VyR, la sucesión es uno de ellos. A partir del 10 de enero comienza a correr el lapso para concretar una maniobra interna en el oficialismo que pudiera conducir a la renuncia presidencial y que asuma el Vicepresidente o la Vicepresidenta de la República el cargo por los dos años que restan al período presidencial. Por eso hay que estar muy atentos a un posible cambio en la Vicepresidencia de la República. La sucesión está latente. Uno de los candidatos con mayor oportunidad para liderar ese proceso es Diosdado Cabello, pero éste al parecer quiere concretar sus planes a mediano plazo. El otro aspirante con fuerza es el que designen los militares disidentes, principalmente los integrantes del grupo “Los Centauros” quienes al parecer si quieren un cambio rápido con el fin de atajar la crisis que pudiera generar el caos en Venezuela. Si éste último sector es el predominante, podría la sucesión conducir a la transición y de esa forma comenzar a construirse el cambio que anhela todo el país. Si usted analiza el contenido de los polémicos mensajes de twitter colgados por el  general Miguel Rodríguez Torres el pasado 31 de diciembre, todo perfila hacia una transición. Tampoco hay que descartar que Maduro siga en la Presidencia a pesar del enorme riesgo que eso implica para el legado de Chávez y sobre todo para los privilegios de los enchufados.

Diálogo: a pesar que la Mesa de la Unidad Democrática ratificó que no asistirá a la reunión plena del diálogo prevista para el viernes 13 de enero, esa fecha sigue colocada en la agenda de los mediadores. El Gobierno ha sostenido que se mantendrá en el diálogo, pero no se sabe con quién ante la decisión de la MUD de retirarse. A partir del lunes 9 de enero deben intensificarse de nuevo los contactos de los mediadores, sobre todo del Vaticano, con el fin de reactivar la agenda. Ese proceso sólo podrá continuar si el régimen cumple con los acuerdos, porque es poco probable que la coalición opositora tome una decisión de regresar sin que el Gobierno haya cumplido. Hoy el diálogo parece haber muerto, pero de pronto las cosas pueden cambiar.

MUD: aunque han anunciado en varias ocasiones que la MUD expondrá al país un cambio de estrategia y mostrará una hoja de ruta, aún no se sabe nada sobre esas nuevas acciones. Lo que anuncie la MUD tendría que ser de mucho impacto, porque la desconexión emocional con el ciudadano es amplia. El mejor aval para la coalición disidente es que la crisis sigue profundizándose y eso sirve como elemento aglutinador.

Elecciones: el Consejo Nacional Electoral sigue sin convocar oficialmente las elecciones regionales y municipales previstas para este año. Lo único que se ha dicho es aquel anuncio hecho por Tibisay Lucena, pero no hay la convocatoria legal que exige la ley.

PAÍS económico

Cono monetario: los nuevos billetes y monedas siguen en suspenso. Sólo hay anuncios de anuncios sobre la supuesta llegada de los nuevos billetes, pero aún los bancos no los reciben o por lo menos no se ordena su uso ya definitivo. Casi todos los días el Gobierno vino informando sobre la llegada masiva de billetes y monedas, pero por otro lado prorrogó el uso del billete de 100. Por eso surgen las preguntas ¿Por qué aún no los sacan para paliar las dificultades de efectivo? ¿Por qué prorrogan de nuevo la vigencia del billete de 100? Una de las respuestas más obvias es que es falso que haya llegado la nueva familia monetaria y que han venido haciendo anuncios no reales, con el fin de mantener en calma a la población. Con lo ocurrido en esta materia se demuestra una vez más la improvisación del régimen en el área económica.

Medidas: no hay señales de algún cambio de rumbo en la conducción de la economía y eso se traducirá en una profundización de la crisis. Si lo hecho hasta ahora ha generado las distorsiones de la economía que han ocasionado escasez, inflación y la caída de la producción nacional; se puede prever que de no realizarse ningún cambio, todo empeorará como aseguró Luis Vicente León. Como ejemplo de la falta de gobernabilidad sobre la economía, que a finales de noviembre y principio de diciembre estaba previsto que el Presidente anunciara un conjunto de medidas cambiarias y lo único cercano que dijo e hizo fue sacar de circulación el billete de 100 con todas las consecuencias y tropezones que eso ha tenido. Con este Gobierno la situación económica seguirá empeorando.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cayeron apenas $5 millones para cerrar en $10.974 millones.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana sigue aumentando poco a poco y tuvo un alza de $0,65 para cerrar en $45,92.

Dólar: la cotización de la tasa Dicom ha venido retrocediendo y cerró en Bs. 674,39.

Indicadores: terminó el año 2016 y aún el Banco Central de Venezuela guarda silencio en relación con los indicadores de la economía.

PAÍS social

Incertidumbre: todo comienzo de año encierra una serie de aspiraciones y hasta temores sobre lo que pudiera ocurrir en lo personal, familiar, laboral y con el país; pero en este inicio de 2017 la situación es mucho peor. Hay una elevada incertidumbre en la mayoría de los venezolanos. El ciudadano teme un empeoramiento de la crisis económica y un agravamiento del conflicto político. Eso se traducirá en una mayor pérdida de la calidad de vida, pero además en la ampliación de la diáspora de venezolanos que decidió irse del país buscando el presente y el futuro que no les proporciona Venezuela. Es muy difícil para cualquier venezolano planificar su futuro en estas condiciones.

Inflación: la escalada de los precios por el comienzo del año ha sido brutal. Los comerciantes alegan que sus proveedores incrementaron el costo de los productos y eso debieron trasladarlo a los consumidores. El peor efecto se evidencia en los productos importados que el Gobierno ha permitido en el marco del Plan de Abastecimiento Complementario. Ya algunos especialistas estiman que de no haber correcciones, la inflación en 2017 superará el 2.000%.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad