7 de Octubre de 2017

YAJAIRA HERNÁNDEZ|Un siglo atrás para la salud

La furiosa arremetida del paludismo y la difteria en Venezuela está arrasando con cien años de esfuerzos en la lucha contra estas enfermedades.

Es fácil decirlo, pero hay que ver lo que significa devolver un siglo a un país que, durante cuarenta años de democracia, realizó los mayores esfuerzos e invirtió sus mejores talentos para librar a los ciudadanos de las plagas heredadas del oscurantismo hacia el cual pretenden regresarlo nuevamente los gobernantes de turno.

Ese “almanaque” no incluye la “ñapa” que representa el retorno del sarampión, cuya erradicación había sido oficializada hace menos de un año por la Organización Mundial de la Salud, cuando en diciembre de 2016 se le entregó al país el certificado emitido por el Comité Internacional de Expertos (CIE) de Documentación y Verificación de la Eliminación del Sarampión en las Américas de la OPS/OMS.

Un reciente despacho de la agencia EFE cuenta lo que sólo conocen los pacientes y familiares, aunque el resto del país lo sospeche, pero que cuidadosamente callan los medios de comunicación tradicionales: la implacable embestida de la malaria, cuya virulencia en el presente es sólo comparable con la mostrada por la enfermedad antes de que Arnoldo Gabaldón hiciera de la erradicación del paludismo su misión de vida, al punto de lograr que Venezuela abanderara la extinción del mal en el área de mayor extensión de la zona tropical.

Una arremetida que ilustra El Carabobeño con cifras vergonzosas en un país que ha manejado recursos muy superiores a los que permitieron la reconstrucción de Europa después de la última guerra mundial. Y es que cuando el mundo exhibe una reducción del 42% en el número de enfermos y muertos por paludismo, la mortalidad por esa causa en Venezuela se ha incrementado 15 veces en los últimos cuatro: “Mientras en 2012 hubo 10 fallecimientos por esta epidemia, al cierre del 2016, la malaria cobró la vida, al menos, de 150 personas”.

Por si fuera poco, la difteria también hace de las suyas en un territorio huérfano de inmunizaciones y, en consecuencia, indefenso ante la embestida de una enfermedad que había desaparecido de la geografía nacional desde hace un cuarto de siglo.

Desde 1992 no se reportaban casos, un largo silencio que hace más estruendosa la reaparición de la enfermedad que, a un año de su resurgimiento, no recibe la atención necesaria para controlarla, lo cual se ha expresado en centenares de enfermos y unas cuantas decenas de muertes infantiles, de acuerdo con voceros de la Red Defendamos la Epidemiología.

La versión de la agencia Efe es preocupante, para no exagerar, cuando aseguran, citando especialistas, que: “(se) han recibido ‘incalculables’ casos de malaria, de difteria y unos pocos de sarampión, pues fue hasta hace unos días que se alertó sobre su reaparición”.

Peor aún, la malaria estaría “descontrolada” desde hace un período presidencial de los de antes, la difteria tiene más de un año recorriendo el país, cual candidato en campaña, mientras el sarampión no estaba muerto, ni de parranda, pero resurgió con 38 casos confirmados después de 23 años sin dar “señales de vida”.

Como tampoco dan señales de vida los recursos que le habrían correspondido al sector salud de los trescientos mil millones de dólares que, según la denuncia de quien dirigiera la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, debieron ser invertidos en el país y cuyo destino se desconoce.

Una cantidad inimaginable en bolívares que buena falta hacen, no sólo para alimentar millones de estómagos hambrientos, sino para evitar que la enfermedad destruya lo que el hambre no logre aniquilar.

 

@YajaHernandez|Periodista|Profesora universitaria

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis