23 de Julio de 2016

YAJAIRA HERNÁNDEZ|De paso por la frontera

La velocidad de desplazamiento de quienes cruzaron la frontera colombo-venezolana el pasado fin de semana superó el ritmo de natalidad en China.

La afirmación parece exagerada, sobre todo en un país donde hace falta gente para rellenar territorio, como es el caso venezolano. Pero lo cierto es que ocurrió tal cual.

Durante las veinticuatro horas que estuvo abierta la frontera (doce horas cada día del fin de semana) corrieron a Colombia más de 130.000 venezolanos urgidos de alimentos y medicinas, en una clarísima demostración de la necesidad que tiene el ciudadano común de artículos tan básicos como indispensables.

Y lo hicieron a un ritmo tanto o más acelerado como el que supone el nacimiento de un chino cada dos segundos. Tanto así que se podían contar hasta 4.5 ciudadanos cruzando la línea fronteriza tan rápido como dura el abrazo de un encuentro casual entre dos conocidos.

Ese tránsito apresurado de unas 5.416 personas por hora habla de la urgencia de los nacionales por la compra de alimentos que hace rato abandonaron las estanterías criollas, con lo cual se corrobora la veracidad de los resultados de la Encuesta sobre Condiciones de Vida (Encovi), capítulo Alimentación, cuando llegaron a la conclusión de que en todos los estratos de la población se está comiendo mal, por múltiples razones, entre ellas la escasez y los precios de los alimentos, tal como lo delata un ilustrativo hallazgo del estudio: “La proteína animal es un alimento de lujo”.

Pero también revela que no mentían los gremios de la salud cuando denunciaban la escasez de nueve de cada diez medicamentos esenciales, los cuales llegaron nuevamente a las manos de cientos de miles de venezolanos que entraron a Colombia a razón de 90.2 personas por minuto.

Una oportunidad de la cual disfrutaron no sólo los habitantes de los estados limítrofes donde liberaron el tránsito hacia el vecino país, sino de muchas otras regiones, como Mérida, Valencia, Barinas y Caracas, a pesar de los sacrificios que suponían largas horas de carretera para cruzar la frontera en busca de productos que son esquivos en Venezuela.

Pero valió la pena el esfuerzo, aunque pasaran más horas viajando que comprando, sobre todo porque esos momentos terminaron siendo una inversión, si se comparan el volumen y variedad de los productos adquiridos con el tiempo que tendrían que dedicar para encontrarlos en el país, donde tres de cada diez venezolanos faltan diariamente a sus trabajos por hacer cola en busca de productos de primera necesidad.

De ello da cuenta la Central Sindical Unión Nacional de Trabajadores (Únete), cuyo portavoz, José Antonio García, aseguró a la agencia Reuters que: “Una de cada diez personas falta al trabajo por causas externas y tres de cada diez lo hacen por meterse a las colas para comprar alimentos, productos básicos o de aseo personal”

Semejante escenario habla por sí solo de la crisis, caos quizás, en el que está sumergido un país que debe soportar un diario ausentismo laboral del treinta por ciento porque los trabajadores están haciendo las colas que les permitan adquirir alimentos y medicinas.

Ese testimonio es la evidencia de una crisis humanitaria que, aunque quiera ser ignorada u ocultada por el desGobierno nacional, le grita al mundo la magnitud de las dificultades que vive el ciudadano, pero también alerta a lo interno que: “Es la primera vez en el país que la inasistencia al trabajo se dispara a un nivel tan elevado, por tiempo prolongado y a escala nacional… y que pagamos con más deterioro en la producción, servicios y calidad de vida”.

 

@YajaHernandez|Periodista|Profesora universitaria

Icono Area Privada 170

¡SUSCRÍBETE! Que los hechos ocultos y la información clave no te tomen por sorpresa…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis