12 de Noviembre de 2017

TULIO HERNÁNDEZ|Las cataratas del odio

Nunca antes en toda la historia de Venezuela un grupo político en el poder había promovido tanto el odio, el desprecio, la ira, el repudio, incluso el asco y el apartheid contra quienes no le apoyan, como la saga de golpes de Estado, primero, y luego de gobiernos de la ultraizquierda militarista que desde febrero de 1992 ha ido destrozando la que alguna vez fue nuestra nación.

Todo bajo la égida fundacional de Hugo Chávez.

El teniente coronel nacido en Sabaneta no entró a la escena política repartiendo abrazos. Ni flores. Como la Revolución de los claveles en Portugal. Aquella que se deshizo del dictador Salazar sin echar ni un solo tiro.

No. Chávez se estrenó en la política a lo bestia. En el más puro estilo de Pinochet o de Galtieri. A mano armada. Echando tiros. Metralleta en mano. Disparen y no miren a quien. Masacrando a cuanto soldadito inocente se encontraban en el camino. Asesinándolos sin piedad. Más de 60 quedaron muertos en el pavimento de las calles caraqueñas.

Pero era un oficial  mediocre. Bueno payaseando. Cantando tonadas llaneras. Echando chistes. Pero malo batallando. No por casualidad había estado entre los últimos de su promoción. Los militares respetuosos de la Constitución le cortaron el vuelo. Lo derrotaron y lo hicieron preso. Y, por suerte, no hubo más muertos.

Desde esa noche de 1992 Venezuela más nunca volvió a ser la misma. Los demonios del militarismo y el autoritarismo la invadieron. Los mismos que generaron la Guerra Federal, los que trajeron la larga saga de dictadores tachirenses, los que se llevaron en los cachos a centenares de dirigentes demócratas que murieron en las cárceles o asesinados en las calles, comenzaron a bailar –y a cobrar cifras descomunales en dólares– libremente en la superficie moral de un país entrenado por dos siglos en el culto a un militar de pequeño tamaño al que se supone se le debe la independencia patria.

Fue entonces cuando Venezuela se convirtió en la República del odio. El golpista devenido en candidato presidencial anunciaba que le freiría la cabeza en pailas de aceite hirviendo a sus adversarios políticos. A los adecos.

Ya hecho presidente el militar golpista se convirtió en un gran estigmatizador. A los adversarios los convirtió en enemigos. Con todo el poder en sus manos vomitaba bilis. “Águila no caza moscas”, decía con la arrogancia del resentido social que por más esfuerzo que hiciera nunca iba a ser aceptado como igual por las élites que odiaba pero cuyo reconocimiento mendigaba.

Chávez no era un democratizador. Ni un sanador. No quería suturar las heridas de una sociedad rota para comenzar de nuevo en el camino del perdón. No era Mandela. El tenientico coronel barinés, tan acomplejado como el poeta Crespo, en vez de ayudarnos a comenzar de nuevo, se convirtió como Boves en un vengador.

No le importaba construir. Necesitaba destruir. Por eso cuando juró frente a la Constitución de 1961 vomitó sobre ella y dijo, frente a Caldera, un anciano atolondrado, con aspecto de momia, que nunca debió haber sido presidente por segunda vez: “Juro frente a esta Constitución moribunda”.

Era un narciso. Cuando fue derrotado en la consulta sobre la reforma de la Constitución del 2D se volvió loco y gritó, frente a los periodistas extranjeros, golpeando la mesa con los nudillos ya rotos: “Esta es una victoria de mierda”. Después se dedicó a auspiciar programas de TV en los que el odio era el combustible. Uno se llamaba La hojilla. Otro Con el mazo dando. Una enfermedad mortal se lo llevó de la Tierra.

Dejó en la cárcel al general Baduel, el mejor de sus amigos que lo salvó del fracaso. Detestaba, me consta, a Leopoldo López, porque en las encuestas que él mismo pagaba le superaba en afectos. Planificó su cárcel. Con la ayuda de un comunista mediocre al que Petkoff llamaba Ruffián lo inhabilitó.

Era una catarata del odio. La ley que acaba de aprobar la asamblea nacional prostituyente así lo reconoce.

 

El Nacional

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis