24 de Diciembre de 2017

TULIO HERNÁNDEZ|Adiós a la “ola rosada”

Como “ola rosada” comenzaron a denominar, a finales del siglo XX, algunos académicos estadounidenses y europeos, la expansión y renacimiento de ciertas izquierdas latinoamericanas que, a la manera del chavismo en 1999, llegaban al poder no por vía de las armas, ni con un discurso marxista radical, sino por el camino electoral. Jugando aparentemente a respetar la democracia.

Para estos scholars, acostumbrados a justificar para los países pobres aquellos pecados que no perdonan en los suyos –violación de los derechos humanos, privación de las libertades democráticas o la eliminación de la libertad de expresión, siempre que estos fuesen hechos en nombre de la revolución anticapitalista y el bienestar de los pobres–, la ola rosada era una bendición. Y una gran esperanza.

Ahora, como ya se había intentado a comienzos de la década de los años setenta, con la vía electoral hacia el socialismo de Allende, se podía pensar en un revivalde la izquierda radical pero con un rostro más democrático.

Y la ola cogió cuerpo. Fue como un globo de helio. Color rojo deslavado. Voló a lo alto sin ataduras a tierra, llenó de expectativas a los desamparados de la región y le dio un último auxilio –boca a boca– al dinosaurio agonizante de la revolución cubana.

Pero el globo comenzó a desinflarse y en las últimas contiendas presidenciales los electores le han indicado a las urnas, como quien guía a un taxista: “A la derecha por favor”. Acaba de ocurrir, el pasado domingo, con el triunfo de Sebastián Piñera en las presidenciales chilenas. Ganó de tan contundente modo que su oponente, el izquierdista Alejandro Guillier, lo declaró con nobleza democrática como “un triunfo implacable y macizo”.

América Latina está virando a la derecha. De aquellas entusiastas fotografías en grupo del privilegiado club de gobernantes constituido alrededor de la propuesta de “socialismo siglo XXI”, no va quedando nada. Cenizas y desencanto. Las fotos despiden un penetrante olor a naftalina y una cierta pátina sepia las envejece.

¿Se acuerdan? Las manos cruzadas. Como cruzados invencibles. Hugo Chávez, el dueño de la hacienda, engrandecido en el centro. Y alrededor la sonrisa garotosa de Lula, el perfil indígena de Morales, el histrionismo de Correa, la gestualidad fashion de Cristina y el bigote torvo de Ortega. Todos bajo la mirada complacida del abuelito Castro.

Chávez y Castro compraron boletos al cielo de los comandantes eternos. Correa se halla perseguido y acorralado por su seguidor Moreno. La Kirchner salió con sus bártulos de la Casa Rosada empujada por Mauricio Macri, ficha de la derecha argentina. A Morales la población de dijo que no en la consulta para intentar la reelección. Lula le dio el testigo a la  Rousseff y esta se lo dejó arrebatar por Michel Temer, de la derecha brasileña.

Con el triunfo de Piñera, la izquierda pierde un presidente más en América Latina. Es verdad que la de Bachelet era una izquierda democrática respetuosa de la Constitución. Pero se privó de enfrentar abiertamente los desafueros de Maduro y Ortega. También es cierto que el Frente Amplio no ha sido, como el chavismo, un enemigo abierto de la economía de mercado. Pero mientras Piñera en campaña prometía disminuir los impuestos para incentivar a los empresarios a generar más empleos, Alejandro Guillier, el candidato de la izquierda, amenazaba, como un Maduro cualquiera, con “meter mano en los bolsillos de quienes concentren el ingreso, para que ayuden a hacer patria alguna vez”.

La izquierda de la ola rosada perdió su tren. La corrupción, el fracaso económico –no en el caso de Correa y Morales– y el talante autoritario les arrebató el apoyo popular. Antes generaban entusiasmo. Ahora tragedias humanitarias.

Y nuevas imágenes. Un cartel de Pablo Escobar representa mejor al PSUV que la famosa foto pop del Che tomada por Korda. Ya Lula no se asocia a aquel obrero metalúrgico, sencillo e impoluto, que alguna vez se propuso, sin lograrlo, acabar con la pobreza en Brasil. Ahora remite a un ejecutivo de Odebrecht.

Los tiempos cambian. Cierta izquierda aún más. La poética ola rosada devino en tsunami marrón y maloliente.

 

El Nacional

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis