25 de marzo de 2019

SIGLIC GUTIÉRREZ|La Venezuela reptil del holocausto

En pleno centro de Caracas, con toda la petulancia y jactancia que puede acompañar a un dictador un 8 de febrero del 2010 señalaba con su dedo los edificios preguntando el nombre y al responderle decía “exprópiese” y a cada “exprópiese” estallaban los gritos de euforia y aplausos.

Fue en ese momento cuando se decretó la muerte al trabajo, al ahorro, a la dignidad, al respeto por lo ajeno. Fue en ese momento que Venezuela sucumbió a lo más oscuro que puede acompañar al ser humano .Allí nació el parasitismo mental dónde todo debe ser proporcionado para mi sin hacer nada, el que tiene hay que quitárselo y repartirlo en honor al socialismo porque todos somos iguales aunque no hagas nada pero perteneces a un colectivo.

Ese mismo engendro que gritaba exprópiese comento unos días antes que justificaba que un hombre con hijos sin comida podía robar para darle su sustento. Un mes después los delitos se multiplicaron un 100 por cien como nunca antes se había visto en Venezuela.

Estaba naciendo el hombre nuevo, el hombre de mentalidad reptil, al que todo se le debe sin dar nada a cambio, al que por el solo hecho de existir es más que suficiente para que el estado lo mantenga bajo la miseria que le diera la gana de proporcionarle, pero sobre todo nació el hombre que es capaz de matarte para quitarte las gomas que llevas.

Venezuela a partir del año 2007 se convirtió en el país latinoamericano con el mayor número de muerte violenta per cápita y a partir del 2011, según los registros internacionales sobre la violencia, comenzó a ocupar el primer lugar de muertes violentas en naciones sin guerra. Un privilegio que ningún estadista le gustaría tener entre sus manos, pero aquí no hay estadista pero si delincuentes que gobiernan.

Hace apenas unos días esta mentalidad sub humana mostró una de sus peores cara; 5 días sin luz para que surgiera el rostro del hombre nuevo de franela rojita con los ojos de chavez. Asumieron como masa que era la hora en demostrar el poderío de destrucción, más de 500 comercios fueron saqueados y destruidos por la horda de saqueadores, acompañados y protegidos por los cuerpos policiales y militares, quienes organizaban la entrada y salida y lo que a ellos les debían de dar.

Más de 2500 personas quedaron sin empleo solo aquí en Maracaibo, de esos 500 negocios más de la mitad no volverán abrir. Esos engendros semi humanos salían en familia, madre embarazadas con sus hijos pequeños y regresaban a sus cuevas felices y contabilizando sus trozos de país y trabajo arrancado a pedazos. La tiendita del vecino también fue arrasada para no pagarle la deuda que le tenían sin tomar en cuenta que ese señor ya no los podrá favorece más, que su hermano o primo que trabaja en la Pepsi ya no podrá llevarle el refresco ni la poca comida que podía porque desapareció.

En otras palabras: El engendro del hombre nuevo ya nació del detritus de la nueva Venezuela y está gobernando el país. Rehacer a Venezuela económicamente será sencillo y muy pronto el problema lo tenemos  en el hombre engendrado bajo los ojos de Chavez

 

Periodista|siglicgutierrez09@gmail.com

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags:

iwc replica watches rolex replica watches

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies