21 de abril de 2019

SERENDIPIA|Lluvia de euros para la Notre Dame

Este lunes 15 de abril el mundo se ha conmocionado al ver como se quemaba la Catedral Notre Dame de París. Esta servidora ha llorado junto con los parisinos al ver como el fuego consumía el techo, su famosa Flèche central Viollet-le-Duc y como las llamas devoraban ese recinto pleno de arte, historia, cultura, misticismo, símbolos, pictogramas, religiones y misterios, buque insignia de París, símbolo de nuestra cristiandad y de la cultura europea.

Enseguida uno se pregunta como cualquier mortal -¿Qué ha pasado? ¿Quién o qué lo ha provocado? Revisamos las declaraciones de las autoridades tratando de procesar la versión oficial de los hechos y de cuánto se han apresurado a dar una rueda de prensa para calmar los ánimos de la gente que quería descartar un a.) un atentado terrorista b.) un acto de vandalismo c.) un pirómano vagabundo d.) una mala acción de los gilets jaunes (chalecos amarillos) o como insinúan los conspiranoicos una protesta de los curas comunistas, o de las sectas satánicas y afines, de los enemigos de Macron o de los enemigos de Francia. 

El presidente Macron ha anunciado que se restaurará la Notre Dame chamusqueada y sin techo en cinco años y que el dinero no supone un problema. Primero anunció un crowdfunding para la recogida de fondos, y en dos días voilá llegó la agradable lluvia de euros de la clase millonaria francesa que empezaron a anunciar sus aportes a la causa de la reconstrucción del emblemático templo. El primero en hacer su donación ha sido Francoise Henri-Pinault (marido de Salma Hayek), dueño de Artemis, quien ha prometido la jugosa suma de € 100 millones. Luego se ha asomado a la colecta de fondos la familia Arnault, dueños de la firma Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH) con € 200 millones; le siguieron la familia Bettencourt Meyers, dueños del grupo L’Oréal con € 100 millones, mientras que la Fundación Bettencourt Schueller sumará € 100 millones más. La petrolera francesa TOTAL donará también €100 millones de euros más. El sitio GoFundMe anunció que tiene en marcha 50 campañas de recolecta de fondos para la Catedral que colinda con el Senna, entre ellas, la de la French Heritage Society, con sede en Nueva York.

Durante toda la semana hemos podido enterarnos de los entresijos de la Notre Dame, el fuego abrió la puerta a la desidia gubernamental en la que se encontraba el icónico templo. Hace dos años los funcionarios de la Catedral le indicaban a la prensa internacional las paupérrimas condiciones en que se encontraba uno de los tesores del mundo, testigo de la coronación de Napoleón Bonaparte el 2 de diciembre de 1804 y donde estuvo por cierto como invitados Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Alejandro Humboldt. 

Volvamos a 2017. Ya se venía publicando una gran cantidad de historias de varios funcionarios de la Catedral sobre el derrumbe pasito a pasito de la Notre Dame de París. Las gárgolas que habían perdido la cabeza eran remendadas con tubos de plástico, las balaustradas caídas se reemplazaban con tablas de madera. Necesitaba más que pintura y mantenimiento en general. Los encargados del edificio pedían dinero para tal fin, pero ni el gobierno francés soltaba la pasta ni los ricos franceses tampoco se manifestaban. El paso del tiempo no perdona y ya la Catedral necesitaba una remoción urgente. Ah también nos enteramos que no tenía una póliza de Seguro. Llega el lunes de la Semana Santa de 2019, para más INRI #DíaMundialdelArte y se prende fuego el techo convirtiéndose tal tragedia en el principal problema de Francia, donde todos se abocan a ayudar para que sea restaurada a la brevedad posible, mientras que dos años atrás todos se lavaban las manos con el tema de la refacción. 

Yo me alegro que el fuego haya sido controlado, que no hubo víctimas mortales inocentes ni bomberos heridos y su estructura es recuperable en su totalidad. El presidente galo agradece el monedero generoso de la selectiva clase millonaria francesa sin preguntarles de dónde procede el dinero, mientras que en las redes sociales hay un mar de cantidad de gente criticando que se quiere recuperar una iglesia y no se destine esos fondos a temas urgentes como el hambre en el mundo entre otros males. La gente que critica las buenas acciones de los demás es por envidia, mezquindad o será porque cree que el asistencialismo saca a la gente de pobre. 

¡Chapeau! por la gente generosa que donó dinero sin desgravación fiscal para remozar a la Notre Dame que estaba hecha papilla ya por la desidia gubernamental. Hacen una buena obra. ¿Qué necesidad hay de criticarlos? Antes era ignorada, está semana es esencial. Arrugó muchos corazones sensibles por el arte y la cultura. Ha despertado el sentimiento nacional a los parisinos, que puede que estaba dormido. La gente lloraba, rezaba y cantaba “Je vous salue Marie”, conmoviendo a media humanidad, excepto a los idiotas haters y algunos musulmanes que reían de la tragedia y que los medios de comunicación capturaron para publicarlas en vivo y directo. 

Singularidad de la Notre Dame

La Catedral de Nuestra Señora, de culto Católico, de Estilo Arquitectura Gótica y donde funciona la Sede de la Arquidiócesis de París ha sido construida entre 1163-1345. Declarada Basílica en 1805. Advocación Nuestra Señora de Paris. Patrono: Bienaventura Virgen María. Superficie: 5.500 M2 compuesta por la nave principal, torres, aguja y campanarios (10). Puerta del Lado Norte: Puerta de la Virgen; Puerta Central: Puerta del Juicio Final; Puerta del Lado Sur: Puerta de Santa Ana. En la puerta de la fachada se encuentra la Galería de los Reyes compuesta por 28 Reyes de Israel y Judea, la cual fue destruida durante la Revolución Francesa, porque se creía que eran los reyes de Francia, las actuales son réplicas de las originales. Hace 777 años se quemaron 12.000 manuscritos del Talmud en el patio de la iglesia.

La Catedral fue testigo de la Coronación de Napoleón, de la Beatificación de Juana de Arco, de la Coronación del rey inglés Enrique VI y no menos importante de la muerte del templario Jacques de Molay, quemado en la hoguera frente a la iglesia en 1314. También murió en pleno recital el organista principal Louis Vierne en 1937. Hitler tuvo intenciones de quemar Paris en 1944 y cargarse la iglesia, planes que no logró concretar el desquiciado Führer. La iglesia también sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y en 2017 la policía frustró las intenciones de un soldado del Estado Islámico que atacó con un cuchillo a una policía galo en su plaza Parvis.

Conocí la Notre Dame en la primavera de 2003, la impronta al entrar en la Catedral gótica es impactante, recuerdo que me llamó la atención la perfección de sus hermosos vitrales medievales “rosetones”, las 10 campanas y sus nombres franceses y la Virgen de Guadalupe con el indio Juan Diego (No soy muy de vírgenes pero esta me impactó), el órgano además de un enorme instrumento musical es a la par una obra de arte para contemplarlo un buen rato (es el más grande de toda Francia). La parte de arriba de la parte de la iglesia sin exageración es otra dimensión. El paseo de subir las escaleras es como si viajaras en la máquina del tiempo y lo que sientes nunca lo olvidarás, disculpadme mi imaginación, solo describo un ápice de sensaciones que se me vienen a mi estresada mente sacadas de mi banco de recuerdos. Volví a la Notre Dame con mi amiga Rita en el invierno de 2007 y luego en el otoño de 2011 regresé con mi familia. Soy fan París, de sus Bellas Artes, de sus monumentos, de sus callecitas llenas de historia, de sus mercadillos, de sus boulangeries (panaderías), del Senna, de sus librerías al aire libre, de sus emblemáticos puentes, de la Ópera de París, de la Iglesia de María Magdalena, de Sacré Cœr, de la exquisita Montmartre, del barrio Latino, de la Avenida Simón Bolívar, del Louvre, del Paris Eyes; del Boulevard Place de Vichy, de la París de día y de la atmósfera bohemia que se respira al caer la noche, pero sobre todo de la libertad que se respira en La France. 

De niños conocimos a la Notre Dame gracias a Víctor Hugo y su querido Quasimodo, uno de los personajes principales su famosa novela “Nuestra Señora de París” (1831). 

Los seres humanos no tienen idea del legado histórico, cultural, pictórico que tiene este templo, lo único que confirma la criticadera inútil por reconstruir “esas cuatro paredes frías” gracias a las donaciones privadas es que el mundo está en decadencia.

París tendrá una nueva Notre Dame, no será igual, será mejor, más reforzada. Que arda en plena Semana Santa por culpa de un “accidente eléctrico” en la obra que realizan en el lugar se lo creerá quien se lo quiera creer. Son libres. Lo sé. No cuela la versión oficial. La investigación sigue su curso, se ha interrogado a los obreros, la polémica sigue…

Para finalizar esta columna me ha alegrado saber que el joven historiador de arte Andrew J. Tallon (QEPD) digitalizó la Notre Dame más de 50 veces en 2010 con una Leica ScanStation C10 en un total de 5 días. Su aporte será valioso para su reconstrucción. Tallon estaba obsesionado con la Catedral, uso escáneres láser para cartonearla. Murió el 16 de noviembre de 2018 de un cáncer cerebral a los 49 años. 

 

Verónica González M.|Periodista|Barcelona-España|@Verosimiles

http://verosimiles.over-blog.es

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

iwc replica watches rolex replica watches

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies