7 de Abril de 2018

NÉSTOR NAVA|La táctica Houdini

La creciente presión internacional sobre el régimen tiene de cabeza a la camarilla de Miraflores, que no encuentra salida frente al cerco que se cierne sobre ellos: bloqueos de cuentas, imposición de nuevas sanciones, solicitudes de juicio, recopilación de documentos, así como la solicitud de órdenes de captura. La ola de problemas generados por el oficialismo le está pasando factura con intereses incluidos, porque mientras más presión recibe el ciudadano, más tensa se pone la cuerda alrededor de la cúpula roja.

El intento de esconder las consecuencias de los manejos nada transparentes de las finanzas del chavismo se ha topado con el muro sólido de la comunidad internacional, que ha dado continuidad al proceso de investigación de irregularidades cometidas por el régimen, sin escatimar esfuerzos ni desestimar las evidencias que aparecen en el camino.

Cada error cometido ha puesto en evidencia la falta de escrúpulos del alto gobierno, que no ha dudado en transgredir las leyes que lo obligan a estar al servicio del pueblo, pero la realidad es otra, cada vez se aleja más del deber contenido en el marco jurídico vigente. Ante esta situación, Maduro intenta distraer la atención dictando medidas que rayan en lo grotesco, ratificando un grado inédito de ignorancia en cuanto al modo en que debe conducirse el rumbo de un país. Aislar a Venezuela no constituye la solución, por el contrario, lo único que se obtiene es agravar aún más la crisis en el ámbito internacional.

Los insultos, acusaciones sin fundamento contra Estados Unidos, Inglaterra, el presidente Macri y demás jefes de Estado que se han pronunciado en contra de los abusos del gobierno venezolano, pretender crear una matriz de opinión completamente desfasada de la realidad, se quiere hacer creer al mundo que se es “víctima de una conspiración imperial” cuando la única conspiración debidamente investigada, procesada y condenada es la de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, encontrados culpables de narcotráfico y pagando condena en prisión.

La burla descarada del mandatario venezolano, quien señaló a las personas que han emigrado como “lavadores de pocetas”, pretendiendo denigrarlos ante el mundo, desató en la opinión pública un rechazo contundente hacia Maduro, quien parece olvidar que sus orígenes no se encuentran inmensos en títulos universitarios ni nobiliarios. Evidentemente, el mandatario no tomó en cuenta la frase del saber popular que dice “Quien está debajo de un techo de vidrio, no debe comenzar a lanzar piedras”. Contundente fue la respuesta que se hizo viral en las redes sociales “es preferible limpiar pocetas que traficar con drogas”. (sic)

Maduro no entiende que el trabajo dignifica al hombre, no lo avergüenza. Caso opuesto al delito, que envilece a quien lo comete y lo coloca al margen de la sociedad, como transgresor de la ley. No es correcto que la persona cuya responsabilidad es velar por la integridad de los derechos de los ciudadanos venezolanos, estén dentro o fuera del país, se dedique a ofenderlos a diestra y siniestra. Evidentemente para quien no es prioridad ocuparse de los asuntos concernientes a los ciudadanos, el sentido común es inexistente.

Como punto culminante de la situación, las embarcaciones de Venezuela ahora no tiene la posibilidad de transitar a través del Canal de Panamá, hecho que agrava el abastecimiento de alimentos, medicinas y materia prima para los rubros esenciales. La desesperación del régimen, expresada en medidas de bloqueos, restricciones sin sentido y decretos viscerales, ahora encontró la horma de su zapato con las contramedidas de aquellos países que no aceptan más el dinero de origen incierto, que no desean ser cómplices de la corrupción y abuso de poder, dejando bien claro que no todo el mundo está en venta al mejor postor.

Mientras la cortina de distracción es desplegada en el ámbito internacional, el frente interno se presenta cuesta abajo, se agravó la situación de los hospitales, se habla abiertamente de una paralización inminente del transporte público a nivel nacional, los ciudadanos ya no tienen certeza de cuanto podrá rendirles el dinero ni qué alimentos podrán encontrar en el mercado.

El alarde de supuestas alianzas del régimen no convence a nadie, ni tampoco sirve para disipar las dudas en torno a los hechos que ponen en tela de juicio la integridad y honradez de la dirigencia roja. Si tomamos como referencia el destino de Milosevic, Gaddaffi, Noriega y Trujillo, cerca de su hora final todos arremetieron contra su pueblo y amenazaron de modo tajante a quienes se les oponían. Es del conocimiento público el modo en que cada uno de ellos terminó. La historia es cíclica, según el criterio de los expertos…¿usted qué opina?

 

@navanestor24|Periodista|Profesor universitario|navanestor24@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis