8 de Mayo de 2018

NÉSTOR NAVA|Interviniendo el sofá para esconder la crisis

La táctica de atacar la economía sigue siendo la baza del régimen para distraer la atención de la crisis, en un intento desesperado por encontrar un chivo expiatorio en quien depositar la responsabilidad de la escasez de efectivo, hiperinflación y tráfico de dinero, más de lo mismo con otra carátula de presentación.

La arremetida contra Banesco y BOD hecha en la víspera del pasado fin de semana demuestra la capacidad de inventiva fatídica que posee la alta dirigencia roja, a quien no le importó generar caos y desesperación entre los ahorristas y clientes de esas entidades, quienes pasaron horas de angustia e incertidumbre a no tener ninguna información acerca del destino de su dinero.

El anuncio de la intempestiva intervención de Banesco por 90 días y el asedio a la sede de BOD en Caracas lo único que deja en claro es el afán por intimidar a quien se niegue a satisfacer los caprichos del régimen. Llama poderosamente la atención que esos dos bancos sirvieron como instrumento para la concesión de créditos a microempresarios asociados al régimen, acatando la orden presidencial de apertura a los nuevos inversionistas que habían sido “olvidados” por la banca privada a lo largo de su historia, señalamiento no muy sólido, por cierto.

Ciertamente la banca privada ha sacado provecho de la situación en diferentes oportunidades, generando oportunidades de inversión, concediendo créditos y dando facilidades a sus clientes. En un hecho sin precedentes, BOD entregó tarjetas de crédito a muchas personas, sin solicitar que abrieran cuentas, con el propósito de imantar clientes. Banesco por su parte, otorgó microcréditos a nuevos empresarios, como respaldo a nuevos negocios.

Ambos bancos pudieron comprobar que no todos los clientes respondieron favorablemente, por lo que se procedió a realizar cambios en la política crediticia, cuestión absolutamente normal y apegada a derecho. Por consiguiente, no hay solidez en el argumento oficial que esgrime el régimen, señalando a esas entidades como impulsoras de la guerra económica, como tampoco se justifica e tratamiento irrespetuoso que sufrieron empleados y gerentes, al ser expuestos al escarnio público.

Lo que es cierto es la versatilidad de la plataforma digital de Banesco, probada internacionalmente, que sería bastante útil al régimen para sus intereses financieros, motivo que llevó al controvertido dueño del garrote rojo, quien se considera el Napoleón del siglo XXI, a marcarlo como objetivo táctico de la revolución. En cuanto a BOD, el ataque tiene un autor diferente, de la noche a la mañana, sin mediar motivo alguno, el sarraceno mayor desde la Vicepresidencia de la República dio la orden de asediarlo de modo violento, al punto que “nadie entraba ni salía hasta nueva orden” de la sede principal de La Castellana.

Para el régimen Banesco y BOD son presas valiosas, que sin embargo no podrán mantener en sus manos por largo tiempo, debido al respaldo que tienen en cuanto a la naturaleza de sus operaciones y negocios, además del aval financiero de sus alianzas estratégicas internacionales. Meterse con la banca privada no le resultó esta vez al gobierno como esperaba, no lograron echar mano de la infraestructura para sacarle provecho, ni tampoco lavar su desprestigiada imagen.

Obviamente esta no será la última jugada artera del régimen, es menester esperar más zancadillas de cara al 20 de mayo, como es habitual en cada campaña electoral. En el caso particular de la región zuliana, aún está en carne viva el desagradable trance que sufrió la población como resultado de los mega apagones de la semana anterior, que pusieron en evidencia la ausencia de una gerencia efectiva en materia de generación de energía eléctrica.

Jugar con la paciencia de la población es un hábito extremadamente peligroso, que se incrementa con el paso de los días, sin que hasta ahora nada ni nadie le ponga un límite. Suponer que el silencio es igual a resignación es un error garrafal de los dirigentes del bando rojo, quienes creen que el hecho de aglutinar gobernaciones y alcaldías automáticamente le dan aceptación plena entre la población. Los hechos demuestran lo contrario. El despertar del descontento va en ascenso, sin que medie ninguna convocatoria de dirigentes opositores.

El pueblo tiene como prioridad conseguir comida, dinero, medicinas y transporte, ninguno de los cuales es tarea sencilla en los actuales momentos. No es viable pretender que exista aceptación plena y alegría cuando el hambre y la desesperación rondan cerca de las familias.

Quien suponga que la victoria del 20 de mayo atornillará al régimen está en un fatal error, porque si bien es cierto que el triunfo rojo es inminente e inevitable, también es pertinente recordar que el hambre es el motor de los grandes cambios, que son indetenibles cuando se llega al punto de no retorno. Ganar las elecciones será el error más costoso del gobierno y considerando su condición de insolvente descarado, el pago será la entrada en un callejón sin salida. Eso es lo que sucede cuando se le echa la culpa al sofá en lugar de asumir responsabilidades.

 

@navanestor24|Periodista|Profesor universitario|navanestor24@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis