21 de Octubre de 2017

NÉSTOR NAVA|Entre aumentos y regresos

El incremento del pasaje llega sin sorpresas pero genera incomodidad debido  a la presión existente con el tema del efectivo, que ahora rendirá mucho menos debido al ajuste de las tarifas del transporte urbano en un cien por ciento (100%), resultado directo de la crónica devaluación que viene aplicando el régimen desde hace meses.

Negar la posibilidad de ahorro se ha convertido en el norte del gobierno, que cada día manifiesta su incompetencia para frenar la debacle económica, disfrazándola de “política contraimperialista” cuando en realidad lo que vivimos es la agonía de un bolívar que nunca fue fuerte.

El alto costo de los repuestos, la dificultad para realizar un mantenimiento periódico de las unidades, la imposibilidad de incrementar el número de autobuses y vehículos por puesto a determinadas rutas, aunado al abandono de la red maestra y red complementaria de transporte han convertido la ciudad en un caos para quienes dependen del transporte para movilizarse.

Entender el día a día del marabino se traduce en una lucha contra reloj: levantarse temprano para encontrar transporte para ir al trabajo, hacer una pausa para buscar efectivo, encontrar la comida necesaria para subsistir y al final de la jornada encontrar transporte para volver a casa, algo que en cualquier otro lugar es una rutina corriente acá es un auténtico calvario para el ciudadano.

Es innegable que los costos del pasaje debían ajustarse, sin embargo representa un golpe al maltrecho bolsillo de los ciudadanos, quienes se darán cuenta como ahora su disponibilidad monetaria rendirá menos, sin que se vislumbre una solución a corto plazo; el pasaje no se paga con transferencia ni con punto, es exclusivamente en efectivo.

El otro problema que representa un verdadero dolor de cabeza para los citadinos es el azote de los cortes eléctricos, que sin previo aviso ni cronograma interrumpen el desarrollo de las actividades diarias de todos. Puede que estés en medio de una compra, en el banco, llegando a la oficina o a mitad de una reunión y sin explicación alguna, queda todo detenido por la fluctuación y posterior interrupción del servicio eléctrico.

En una ciudad donde el clima no es nada amistoso, los aires acondicionados sufren daños considerables, junto con las computadoras, neveras, televisores y demás electrodomésticos, sin que exista la posibilidad de reponerlos ni mucho menos recibir una indemnización por parte de la estatal eléctrica.

Todo parece indicar que el plan de racionamiento  (llamado “ahorro energético” por el régimen) regresó para amargarle la vida a todos, sumándose a la hilera de padecimientos con los que se debe lidiar para sobrellevar la situación. No es fácil tener los recursos mermados, ni mucho menos ver cómo se pierde el patrimonio a causa de la negligencia del Estado, que ha demostrado una vez más que sus garantías no garantizan nada.

Muy mal inicia la “era de prosperidad” anunciada por el régimen como resultado de las elecciones en donde resultaron favorecidos los intereses de la revolución y si consideramos esto como un tráiler, ¿qué podemos esperar en la noche de estreno?

Vienen días duros, difíciles para todos, sin embargo se presentan interesantes para quienes en verdad desean encontrar la salida del laberinto en que nos encontramos. Sólo analizando el problema desde su raíz será posible elaborar un proyecto sostenido para solucionarlo de modo definitivo y estable, que permita disfrutar más temprano de lo que muchos piensan de una nueva era de cambios y desarrollo que tanta falta hace en Venezuela.

 

@navanestor24|Periodista|Profesor universitario|navanestor24@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis