17 de Abril de 2018

NÉSTOR NAVA|El chavismo juega a la ruleta rusa

Es innegable el nivel de incertidumbre en donde se encuentra inmerso el país, como resultado de la crisis que continúa ahogando de manera inmisericorde a los venezolanos. Nadie escapa de la desesperación que produce el hecho de ver cómo el dinero se esfuma, sin que exista un modo de hacerlo rendir. Todos los días, los venezolanos contemplan con impotencia la variación de precios, sin que nada ni nadie pueda encontrarle lógica a un problema que aprieta más la soga sobre el cuello del ciudadano.

Intentar razonar con el régimen no tiene nada de lógico, como lo demuestra el hecho de contemplar como la denominada “oposición” se ha hecho a un lado, abandonando a su suerte a la población. Una y otra vez, la Asamblea Nacional ha despreciado las oportunidades de someter a juicio o destituir al Presidente de la República, con lo cual se han ganado el desprecio de los ciudadanos que confiaron en quienes ofrecían una salida democrática, pacífica y electoral.

Lamentablemente, el tiempo ha dado la razón a quienes conocen la verdadera naturaleza de régimen. La traición, la intriga, la falta de escrúpulos están a la orden del día, sin que hasta el momento se encuentre un auténtico liderazgo que ejerza presión para hacer estallar el polvorín que tiene una mecha que se ha encendido innumerables veces, pero que se ha mitigado –más no extinguido- debido a las circunstancias.

La jugada artera del gobierno, de convocar a elecciones mientras compra conciencias ha tenido el peor de los costos para la ciudadanía: ver con impotencia, desesperación y furia contenida como su modo de vida se deteriora paulatinamente. El juego del oficialismo está saliendo altamente costoso, día tras día se suceden las grietas en las filas rojas, pues nadie desea pagar el costo de burlarse del pueblo.

El que niños se peleen por restos de basura armados con pistolas en las calles de Caracas es un hecho inédito en nuestro país, a pesar de la autocensura de las plantas televisivas que prefieren hacer silencio en lugar de permitir que la población sepa qué ocurre. Una economía que funciona dolarizada, sin que puedan obtenerse divisas, sin existir garantías para obtener dinero, ese es el legado de miseria del chavismo, que lejos de tener un segundo aire, lo único que está haciendo es quemar desesperadamente los últimos cartuchos antes que la presión internacional o el estallido interno pasen factura.

La suerte de la alta dirigencia roja depende de quien logre pasar factura en primer término: la justicia internacional pretende someter a juicio y encarcelar a Maduro y sus colaboradores por sus innumerables delitos, mientras que la población, que en silencio ya rebasó el límite de la tolerancia, sólo espera la oportunidad de tomar la justicia por su propia mano.

No es un asunto de hacer apología de la anarquía, es menester entender que la evolución del deterioro del país ya llega a un punto de quiebre, a un nivel peligrosamente silencioso, en donde cada quien espera el momento para desatar la furia contenida durante muchos años de abusos, corrupción y escasez. Para los escépticos, que afirman que acá nada pasará, evidentemente la situación no llegará a mayores. Una vez más, se encuentran fatalmente equivocados.

¿Argumentos? Cuando se debe elegir quién come y quién no en una casa, si comprar medicinas o comprar comida, cuando los estudiantes no pueden ir a clases por no tener efectivo para el pasaje, cuando los niños se desmayan en clase por la desnutrición y el hambre, cuando los pacientes languidecen en las salas de los hospitales y clínicas a causa de la carencia de medicinas, mientras que en el peor de los escenarios, los familiares deben pagar enormes sumas de dinero para reclamar los cadáveres de sus difuntos, claramente estamos en una situación más allá del límite de la tolerancia humana.

Para quien pretenda tildar de incivilizado este diagnóstico, con todo respeto decimos: Cómo se nota que usted no ha sufrido en carne propia estas dificultades, porque no ve la situación con claridad. No es momento de medias tintas, estamos literalmente en un conflicto, en una guerra por sobrevivir, luchando desesperadamente por mantenernos en pie. Hasta el momento, hablando en términos pugilísticos, vamos perdiendo por puntos esta pelea.

Pero cuidado, aún quedan rounds por disputar, mientras el enemigo se confía y se vanagloria de haber ganado, ha olvidado  que no se ha desatado la rabia contenida, los venezolanos han mostrado excesiva decencia con un grupo que no puede catalogarse como digno de misericordia alguna.

Para quienes se han colocado al margen de la ley, convirtiéndose en el impulsor del exilio de buena parte de la población verdaderamente digna y esencial para el país, no puede haber consideración, cuartel ni compasión. Señores del oficialismo, recuerden que el que a hierro mata, a hierro muere.

 

@navanestor24|Periodista|Profesor universitario|navanestor24@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis