NÉSTOR NAVA|Avivando las llamas del infierno | Verdades y Rumores | Diario Digital
13 de Marzo de 2018

NÉSTOR NAVA|Avivando las llamas del infierno

La situación crítica de la electricidad ha llevado al borde del colapso a la sociedad zuliana, producto de la serie de continuos e inesperados corte eléctricos que a cada instante ponen en vilo a la población, que trata desesperadamente de preservar sus electrodomésticos de las consecuencias nefastas de los bajones, sin embargo, cada vez son más los efectos visibles de las fallas del servicio como quedó evidenciado este fin de semana al producirse el estallido de varias estaciones de transformadores en diferentes puntos de Maracaibo y otras ciudades de la región.

Ante la inoperancia de Corpoelec y el silencio (que ya ha pasado la línea de la insolencia) del régimen, es extremadamente difícil encontrar una alternativa para hacer frente a las interrupciones. Puntos de venta cada vez más lentos, que dificultan la compra de víveres, además del colapso de las operadoras de telefonía celular que dejaron incomunicados a buena parte de los marabinos, asoman como la punta del iceberg que sigue su rumbo demoledor.

Pero el asunto ya trasciende los límites del Zulia: el fin de semana Mérida y Trujillo sufrieron con gran crudeza la ausencia de electricidad, en particular las poblaciones de La Puerta, Mérida, Valera, Escuque, TImotes y Tovar. La situación en La Puerta se salió de control debido a la prolongada falla eléctrica (más de 56 horas continuas) que dificultó la compra de comida, transacciones bancarias, obtención de efectivo y uso del transporte público.

Los ánimos se desbordaron el domingo, cuando se produjeron saqueos producto de la incomodidad y desesperación, sin que hasta el momento se haya generado una alternativa de solución por parte de las autoridades. El silencio e indiferencia del sector oficial ha generado el desborde de la rabia ciudadana, que decidió no esperar a soluciones, simplemente tomó aquello que requería con desesperación y no estaba disponible por la vía normal. No es el deber ser, sin embargo, no se puede pedir más paciencia y tolerancia a quienes estoicamente soportaron lo insoportable y resistieron lo irresistible.

Sin ánimo de justificar los saqueos, es menester formular varias preguntas ¿cuánto más durará la indiferencia del régimen? ¿Cuál es la verdadera causa de las interrupciones de la electricidad? ¿Por qué no se buscan alternativas mancomunadas para solucionar el problema?

Como será la situación que justamente el gentilicio que tiene merecida fama de ser educado, cordial y tolerante (los andinos) han sido los que levantaron la voz, obteniendo respaldo en otras zonas de la geografía nacional, hecho que desmiente categóricamente la afirmación del  longevo Cicerón venezolano , quien insiste obstinadamente en afirmar lo “excesivamente normal de la situación de Venezuela”,  en su sempiterno acto de defensa y justificación de la desidia roja. Se tiene que ser ignorante en extremo para no darse cuenta que este país se encuentra en una olla de presión y se está provocando demasiado a la población.

Para añadir más leña al fuego, se pudo conocer de modo extraoficial que el Estado Lara enfrenta un mal que se tenía por erradicado: la  leishmaniasis, que se ha diseminado por Barquisimeto, Cabudare, El Tocuyo, Quíbor, Carora y Sanare, debido a la falta de control sanitario en la entidad. Este mal causó estragos en el pasado, hasta que fue controlado en la época de la denominada “cuarta república” (cuando éramos libres y felices y no supimos valorarlo). Ahora, producto de la falta de planificación y profilaxis, nuevamente el pueblo es víctima de enfermedades que sólo deberían figurar en los archivos epidemiológicos.

Ciertamente no deja de sorprendernos la serie de dificultades que surgen cada día, una tras otra, sin dejar un respiro a los ciudadanos, quienes no dejan de sortear obstáculos en su esfuerzo por seguir adelante. Para esta semana el pronóstico ofrece varios escenarios complicados: el anuncio del aumento del pasaje urbano (derivado del último incremento salarial), más cortes eléctricos y la nueva modalidad para el pago de pensiones (por terminal de cédula). Cada variable promete ser un nuevo dolor de cabeza para la sociedad, que debe encontrar la manera de no sucumbir ante la desesperanza reinante.

La ignorancia en materia energética, económica y sanitaria está pasando una factura cuantiosa a Venezuela, el asunto es cómo recuperar el país del costo elevado de la crisis, que lejos de solucionarse, cada día se vuelve más crítica. La gran interrogante es ¿cuánto más podrá resistir la población sin rendirse? La  respuesta está en manos de quienes queden en pie. Amanecerá y veremos.

 

@navanestor24|Periodista|Profesor universitario|navanestor24@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis