10 de Febrero de 2018

NÉSTOR NAVA|Arrancó el Carnaval del régimen

Los días feriados no son anhelados con el mismo entusiasmo de hace años, debido a la pérdida que representan en cuanto a ingresos y el porcentaje adicional que representan a la hora de cancelar los servicios de transporte, atención médica y demás áreas esenciales para la vida cotidiana del venezolano.

El afán desmedido del gobierno en generar distracción con promesa de pago, ha hecho que la débil y maltratada economía se vuelva aún más volátil, al punto que los costos se modifican en cuestión de horas; ciertamente se ha venido insistiendo en el tema desde hace meses, sin embargo la última semana ha estado plagada de situaciones embarazosas en varios puntos de la geografía nacional, hecho que se pretendió esconder con el anuncio de las elecciones presidenciales para el 22 de abril, a cargo de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, quien no estaba muerta, sino planificando la nueva parranda roja.

La falta de compromiso oficial demuestra la debilidad del gobierno, que juega posición adelantada para encajar en el arco contrario tantos puntos como le esa posible, sin dar oportunidad al contrario de organizar su estrategia; el anuncio (ya definitivo con tendencia irreversible) de las presidenciales toma desprevenida a una oposición, que en lugar anticipar el plan artero del chavismo, continúa sin rumbo, completamente desorientada y desenfocada de la realidad del país, sin enfocarse en la realidad de los venezolanos: la necesidad urgente del rescate integral de la nación.

Bastó el primer amague de Maduro para que salieran al ruedo los diferentes aspirantes presidenciales, que supuestamente representan al bando que desea devolverle la libertad al país, ninguno de ellos con verdadera oportunidad de vencer en la contienda, que posee todos los visos de un resultado amañado, poco transparente y favorable a la continuidad del régimen. Con un escenario así, no se puede pretender pedirle confianza a un pueblo cansado de burlas y abandono.

Para “aplacar” la apatía y la desesperación de un sector de la población, el gobierno prometió cancelar dos nuevas bonificaciones, una con motivo del carnaval y otra dirigida a los jóvenes; el punto en cuestión es con qué moral pretende el presidente que le crea la gente cuando en diciembre prometió pernil y no llegó jamás a los hogares de quienes se anotaron en cuanto listado aparecía…la historia se repite con el agravante de tener a la vuelta de la esquina unas elecciones pautadas a la carrera, en donde cualquier cosa favorable a la tola roja puede suceder.

La comunidad internacional no se deja engañar por la máscara del oficialismo, en particular el mandatario norteamericano, Donald Trump, quien anunció el endurecimiento de las medidas contra la alta dirigencia oficialista de Venezuela, con el propósito de “rescatar la democracia que ha sido secuestrada por Maduro”; también la Unión Europea ha mostrado sus cartas en el mismo tenor, dejando sin efecto las bufonadas del titular castrense, quien invitó a rectificar a quienes han declarado abiertamente la necesidad de una intervención internacional para sustituir a Maduro.

Esta serie de dimes y diretes, entre subidas de tono, amenazas y excusas, no es más que la misma música distractora de todas las campañas electorales, que apelan al sentimiento de lástima y victimización del victimario, convirtiéndolo en el blanco de un desmedido ataque internacional que no lo deja gobernar ¡por favor! ¿Hasta cuándo pretende continuar con su farsa  y su cara de tabla? Ya es evidente que no existe disposición en el gobierno para cambiar su estilo despótico e inquisidor de dirigir el rumbo del país.

El estrepitoso fracaso de las reuniones en República Dominicana constituye también la crónica de una muerte anunciada, porque la  lógica de un diálogo para lograr un acuerdo entre partes antagónicas, es justamente la disposición de ceder de lado y lado, no aplicar el ventajismo y la imposición de criterios. No es sano ni transparente negociar con quien tiene la intención de seguir reprimiendo a diestra y siniestra, sin propósito de enmienda.

La fiesta electoral apenas se encuentra en la etapa de preparación de su parafernalia, las comparsas seguramente serán orquestadas con el mismo tono demagógico de siempre, insultando al imperio irrespetando a quienes no comparten (ni compartirán) su proyecto político, así que nadie que tenga cuatro dedos de frente debería dejarse engañar por la máscara de inocencia y promesas vacías que mostrarán de cara a la tercera semana de abril, porque esta vez ni siquiera cuentan con recursos para repartir caramelos en las calles.

 

@navanestor24|Periodista|Profesor universitario|navanestor24@gmail.com

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis