27 de Noviembre de 2018

EDWARD RODRÍGUEZ|Ozark, made in Venezuela

Semanas atrás terminé de ver una  serie en Netflix, de la que quedé enganchado, pues la trama consistía en cómo un contador lavaba el dinero de  un cartel de la droga mexicana con operaciones en los Estados Unidos;  un negocio rudo y riesgoso al que el protagonista involucró a su familia (esposa e hijos menores de edad) y del que no pudieron salir, por lo menos en las dos temporadas de la serie en cuestión

Quizás en la tercera temporada salgan de escena, mueran o sigan creciendo en el “negocio familiar”, de lo que no me cabe duda es que al final la justicia los alcanzará y los malos perderán la batalla para que ganen los buenos entre comillas.

Así parece ser la historia que se desarrolla en este momento con el tema de la corrupción venezolana. Las reiteradas detenciones de ex funcionarios del gobierno en países como España y Estados Unidos, testigos protegidos que violaron las reglas y ahora se les incauta propiedades de lujos, caballos, relojes, autos, aviones, yates y pare de contar. Todo, producto de la bonanza petrolera y el descontrol de un gobierno que permitió que se enriquecieran a costilla de los pobres que sólo piensan en la caja Clap y en el Carnet de la Patria y no en el daño que produjo la corrupción.

Seguramente algún director con buena pluma e imaginación pudiera escribir unas cuantas temporadas con diversos actores y familias para los Ozark de corrupción venezolana como por ejemplo  el guión de la historia de un ex escolta de Chávez que tuvo de “mérito” para llegar a la tesorería de la república haber sido golpeado accidentalmente en el ojo derecho por Hugo en un tradicional juego de fichitas, y tener por siempre ese remordimiento de haber sido el responsable de la pérdida del ojo.

Aquel escolta de nombre Alejandro Andrade, le declaró a la fiscalía norteamericana que llegó a manejar mil millones de dólares en soborno;  políticos del gobierno y oposición  recibieron dádivas de ese “magnate”, hasta baratos salieron algunos que se conformaron con pasajes aéreos y apartamentos para vacacionar. Más temprano que tarde se conocerán todos los nombres de los “incautos y nobles” voceros de la patria.

Siguiendo los pasos los Byrder, el protagonista de Ozark, pero al estilo venezolano, también tocaría hacerle la historia  a  la enfermera de Chávez, casada con otro ex escolta. La pareja obtuvo tantos “méritos” que llegaron a ocupar cargos en la tesorería de la república y acumularon tanto capital producto de la corrupción que salieron mencionados en los “Panamá papers”.

Adrián y Claudia del combo de Andrade y del primer círculo del hoy fallecido Hugo Chávez, ahora piden clemencia para no ser extraditados a Venezuela porque temen por sus vidas, seguro tienen muchas cuentas pendientes.

El caso Gorrin, es otro caso candidato a ser llevado a una serie de TV; este señor pasó de ser un abogado desconocido a un empresario exitoso, ahora  con orden de detención en los Estados Unidos e incautación de propiedades.

Rincón, el petrolero de las bodas fastuosas; Villalobos el de la electricidad con chequera para opositores, Aguilera, Salazar, Ramírez, Farías y Rondón son algunos, de la larga lista, sobre los que los escritores y guionistas se deleitarían llevando sus historias a la pantalla chica internacional.

En conclusión, estamos en presencia de tsunami de corrupción donde el que menos puja, puja una lombriz; hoy más que nunca ni la Cuarta, ni la Quinta son ejemplos de gobiernos transparentes, sin duda alguna tenemos que ir a un adecentamiento de la administración pública con principios, valores y controles. El país reclama, necesita, funcionarios honestos para superar esta tragedia.

El Ozark made in Venezuela pica y se extiende.

 

@edwardr74|Periodista

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

advert
iwc replica watches rolex replica watches