12 de Octubre de 2018

ENDER ARENAS|La ventana o las tres versiones sobre una muerte

En toda dictadura hay siempre una ventana

 por donde los presos políticos se “suicidan”

La voz del pueblo

El día que Tarek W. Saab se dirigió al país en el avance de un noticiero, en el canal oficial, para decir que el concejal Fernando Albán, detenido el 5 de octubre acusado de intento de magnicidio frustrado contra el presidente Maduro, se había suicidado, me dio la impresión que de haber continuado hablando hubiese dicho: “Es suicidio y no se hable más. A nosotros, que somos el Estado nos da la gana de que sea suicidio y punto”. Y lo pensó sabiendo que desde siempre el Estado venezolano es, como dijo alguna vez Cabrujas, apenas un disimulo, un truco legal donde los que lo detentan justifican sus arbitrariedades.

Saab, obviamente, no había hecho ninguna investigación, no había emprendido ninguna diligencia, solo dijo que se lo habían dicho, que se lo habían informado los custodios de Albán: El concejal entró a un baño y se lanzo por una ventana, del piso 10 del SEBIN, al vacío.

Solo que “la ventana”, la bendita ventana, le iba a echar una vaina a la versión de Tarek, y es que no hay ninguna ventana al lado de la poceta, eso según los planos del edificio. Lo cual nos permite concluir que el Fiscal Tarek nunca ha echado una “miadita” en el piso 10 del edificio del SEBIN.

Nadie le creyó esa versión, ya sabemos que los “poetas”, tipo Tarek, mienten mucho y me imagino que al igual que ocurre con sus versos Tarek W. Saab se habrá preguntado íntimamente: ¿Y ahora qué carajo sigue?

El primero en darse cuenta del error de Tarek es el ministro Reverol, quien, por supuesto, es un asiduo visitante de las instalaciones del SEBIN y quiso enderezar el entuerto, pues, él que si ha ido a ese baño, sabía que allí, no había ventana al lado de la poceta. Ella está al lado de los lavamanos y allí están siempre los funcionarios que custodian a los detenidos como perros rabiosos.

Que dijo Reverol, entonces: carajo, que de bolas tiene Tarek. Fernando Albán estaba en la sala de espera y en un descuido de sus custodios salió corriendo, los tipos corrieron detrás de él, pero, Albán llegó primero a la ventana y salto al vacío.

Pero, la revolución no puede permitir que uno de sus poderes fundamentales como es el Ministerio Publico, cometa una pifia tan grande que ponga en duda la veracidad y la irresistibilidad interna del Estado, así que había que compaginar ambas declaraciones, no dejar al poeta como un mentiroso atribulado y no dejar tampoco mal parado al ministro Reverol. Asi que fue necesario una tercera versión que después que fue corregida y discutida con Jorge Rodríguez quedó así: El concejal Fernando Albán, detenido, por el cargo de magnicidio frustrado contra el presidente Maduro (supuestamente, diría Cabello luego, con lo cual reveló que no había evidencia alguna para la detención de Albán) se encontraba en la sala de espera, entonces pidió permiso para ir al baño y en un descuido de los custodios corrió hacia la ventana y se lanzó al vacío.

Así está mejor, seguramente dijo alguien en un cargo muy alto en el oficialismo. Lo demás lo arreglamos con la autopsia. Si creen o no esa vaina no importa. Nosotros somos el Estado y somos los dueños del “Me da la gana y … punto”.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

advert
iwc replica watches rolex replica watches