16 de Junio de 2018

YAJAIRA HERNÁNDEZ|La miserable vejez en Venezuela

Algún pesimista irremediable seguramente desentonó al afirmar que la vejez es la etapa más miserable de la vida, pero el infortunio quiso que resultara profético respecto a lo que, setenta años más tarde, sería envejecer en el socialismo del siglo XXI.

Muy lejos del discurso lacrimógeno del Atila barinés o de las insoportables peroratas de su impresentable sucesor sobre la sublimidad del amor hacia los adultos mayores, lo cierto es que envejecer en Venezuela es lo más cercano a una desgracia.

De ello dan fe innumerables cifras, estadísticas, relatos, testimonios y hasta registros de hospitales y funerarias.

A propósito, la ONG Convite AC sostiene que: “Venezuela no está preparada para envejecer”. Un alerta lanzada desde 2016, con base en un contexto cada vez más hostil para el ciudadano común, pero que se profundiza cuando de los extremos de la vida se trata y a medida que pasa el tiempo.

Tal es la magnitud del problema que en este mismo 2018 se ratificaron conceptos, no exentos de angustia, acerca de las advertencias emitidas dos años atrás: “Venezuela es el peor país para envejecer en Suramérica”, por múltiples razones, muchas de ellas con sustento en que: “Esta nación ha venido ocupando los puestos más bajos del Índice Global de Envejecimiento de la organización HelpAge International”.

La población venezolana está envejeciendo a un ritmo muy superior a las posibilidades, disposición y voluntad del Estado para atender sus múltiples necesidades y cumplir con su responsabilidad de garantizarle a los mayores la atención integral indispensable para vivir con dignidad.

Los registros de Convite revelan que los abuelos aparecen entre los más golpeados por la caótica situación económica que arropa a los venezolanos, no sólo por las dificultades para conseguir y comprar alimentos y medicinas, sino que, además, han sido víctimas de un repunte de la criminalidad, cuyas víctimas más comunes son los ancianos, en especial los que viven solos.

En materia de salud, por ejemplo, existen estudios según los cuales ocho de cada diez adultos mayores son hipertensos o diabéticos. Pero los  medicamentos que permiten su tratamiento están escasos en más de un 88% y cuando se consiguen, exhiben un precio inaccesible para la mayoría de los abuelos.

Peor aún, hay zonas del área metropolitana de Caracas donde el desabastecimiento de medicinas alcanza el 92%, cifra que se eleva en muchas poblaciones del interior del país.

Pero lo que más los golpea es el hambre, a juzgar por los resultados que arrojó una revisión realizada a las actas de defunción de una treintena de ancianos, cuyo denominador común fue el bajo peso.

El fundador de la ONG, Luis Francisco Cabezas, explicó el hallazgo: “El índice de masa muscular mínimo es 18… pesamos a cada una de las 120 personas que viven en esta casa hogar y 64% de ellos tuvo un IMM de 19. Es decir, están en el límite. A eso le sigue 12% de delgadez aceptable, 11% de delgadez moderada, 8% de sobrepeso (que es una gordura falsa asociada a problemas de tiroides) y 5% de delgadez severa. Todos los que pesamos nos decían que habían perdido por lo menos tres kilos en relación con su anterior medición”.

No es para menos, si se considera que la pensión de vejez les alcanza, a duras penas, para comprar 600 gramos de queso duro, muestra indiscutible de que ese ingreso, único mecanismo de seguridad social de los ancianos, no cubre sus necesidades.

Otra Organización No Gubernamental, Caritas Venezuela, corrobora desde su experiencia cuán necesitados están los adultos mayores, al mencionar en uno de sus últimos reportes que en sus jornadas de “ollas solidarias”: “Cada vez son más los abuelos, no indigentes, (los) que van a pedir comida”.

Pero la denuncia no es suficiente. El problema, que lo es, debe tener respuesta inmediata, porque amenaza a toda la población de adultos mayores, estimada en el diez por ciento de quienes hacen vida en territorio nacional, lo cual habla de unos tres millones de abuelos en peligro, con la posibilidad cierta de que la cifra se duplique a la vuelta de apenas cinco años.

Porque la realidad, cruda y sin matices, es que los abuelos se están muriendo de hambre.

El fundador de Convite, en tal sentido, explicó a un semanario nacional que: “Las personas mayores han sacado, prácticamente, de su dieta la proteína animal, es decir: el pollo, la carne, el pescado, los huevos y la leche, pero ocurre que precisamente los alimentos que pudieran suplirlos, como por ejemplo la mezcla de granos o arroz, debido a su alto costo, se ha vuelto de difícil acceso para los abuelos que dependen exclusivamente de la pensión, y que en algunas ocasiones no cubre ni siquiera el 15% del valor de la canasta básica alimentaria”.

Evidencias existen. Mediciones realizadas en instituciones geriátricas muestran que hasta el 74 por ciento de los viejitos pierde un promedio de 1.3 kilos por mes. Mientras que en los hogares familiares la situación no es más halagüeña, considerando que un estudio realizado por la fundación Cáritas Venezuela reveló que: “Los abuelos comienzan a ser más susceptibles a ser sacrificados a la hora de quitar un plato de comida en la mesa y poder dárselo a un niño o a otro integrante de esa familia. Las primeras son las madres, pues dejan de comer para darle ese alimento a sus hijos, y si hay un adulto mayor, prevalecerá, probablemente, tratar de alimentar a un niño en vez de una persona mayor”.

Todo parece indicar que las violaciones a los derechos humanos en Venezuela van más allá de asfalto teñido de sangre, de celdas con presos políticos o el desabastecimiento de farmacias y hospitales. Llegaron, implacables, a la indefensión encarnada en un abuelo, un padre anciano, un adulto mayor.

Y es cuando nada cuesta coincidir con el editorial de un diario salvadoreño, en cuyo título reza: “Si quieres una vejez miserable, dales poder total a los comunistas”.

 

@YajaHernandez|Periodista|Profesora universitaria

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis