6 de diciembre de 2015

¡EDITORIAL! Votar ¿Para qué?

El voto no sólo es un derecho, sino un deber cuando un país pasa por graves momentos de apremio y deterioro. Ese es el caso de Venezuela que no sólo atraviesa la peor crisis política y económica de su historia, sino que está sumida en una crisis social de graves proporciones.

Muchos sólo se detienen a ver la crisis política expresada en la ausencia de respeto y tolerancia hacia quienes piensan distinto, que se muestra en la judicialización de la protesta ciudadana en Venezuela y que se manifiesta con los presos políticos que están en las mazmorras del régimen.

Cuando se trata de la crisis económica la mayoría sólo se enfoca en las colas a las que son sometidos los ciudadanos, sin importar su filiación ideológica, para comprar alimentos, baterías y hasta cauchos; pero además sienten el golpe de una inflación que acabó con la calidad de vida y hasta con la planificación económica familiar.

Ambas crisis ya explicadas se pueden resolver a corto y mediano plazo, pero hay una más profunda, de difícil corrección y que implica un esfuerzo largo de unión y consenso para superarla y es la crisis social, que se evidencia a través del deterioro moral que se apropió de todos aquellos venezolanos que toman atajos, sin importar que de pronto sean ilegales, para satisfacer sus necesidades y cumplir sus metas de crecimiento personal.

Hay un sector de la sociedad venezolana que olvidó que los principios de la educación, el trabajo y la honestidad deben ser el norte que guíe el cumplimiento de los objetivos individuales y que cuando todos mantenemos esa premisa estamos aportando al cumplimiento de las metas colectivas.

Si usted quiere vivir en un país con respeto por la pluralidad y la diversidad política: vote.

Si usted quiere vivir en un país donde el trabajo honesto alcance para comprar sin colas y sin apuros económicos: vote.

Si usted quiere vivir en una sociedad donde los valores familiares, morales y legales sean la base del progreso: vote.

Si usted quiere vivir en un país en el cual los gobernantes respeten al ciudadano, para que éstos puedan exigir el respeto de esos ciudadanos: vote.

El voto es la única posibilidad ciudadana de expresar su aprobación o desaprobación a la gestión de un gobernante, el apoyo o el rechazo a las decisiones u omisiones de quienes ostentan el poder y la verdadera herramienta para hacer escuchar el clamor de cambio que recorre el país.

El poder pone sordos y ciegos a muchos gobernantes que se empeñan en ver una realidad que no existe. Cuando eso ocurre, sólo el voto de los ciudadanos descontentos los hace entrar en razón, aunque a veces es demasiado tarde para rectificar y tomar el camino correcto.

Venezuela está en una encrucijada muy compleja que necesita de todos los venezolanos que creemos en el país y estamos dispuestos a recuperarlo de todo el daño causado por la ineficiencia, el derroche y la corrupción; pero eso pasa porque cada uno entienda y acepte que debe votar.

Esto no sólo es un problema de los partidos y sus dirigentes; sino que es un asunto ciudadano en el cual nos debemos involucrar todos desde sus posiciones sociales, laborales o empresariales.

No crea en aquellos mensajes que lo incitan a desmotivarse y desmovilizarse. Cuando el ciudadano acude masivamente a votar y defiende su decisión, no hay atajos para quienes abusan y se benefician del poder.

Vote por su familia y en especial por sus hijos y nietos.

Vote para que no tenga que seguir llorando a sus familiares o amigos cuando se van del país.

Vote para que recuperemos el presente y podamos construir un futuro de dignidad y progreso.

Vote por su libertad para decidir y elegir.

Vote por Venezuela.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

Icono Area Privada 170

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre estar informado es una excelente inversión…

Tags: , , , ,

advert
iwc replica watches rolex replica watches