22 de octubre de 2014

¡EDITORIAL! YO “default”, TU “default”…TODOS “default”

Lo primero que debemos hacer en este ejercicio, para que usted entienda la actual situación macroeconómica y sus consecuencias microeconómicas en Venezuela, es que debemos definir un concepto claro de “default”.

El “default” es un término que implica el impago de la deuda soberana (sovereign default), es decir, cuando un gobierno adopta la decisión de no pagar su deuda externa.

Eso en términos macroeconómicos significa que un país pierde su capacidad de pagar las obligaciones de deuda y eso lo convierte en un moroso, lo que por supuesto le trae a esa nación secuelas a nivel de su credibilidad como pagador y eso merma su capacidad de adquirir nuevos compromisos.

Ahora vamos con una adaptación microeconómica: el “default” en términos de usted como ciudadano implica que el endeudamiento asumido supera su capacidad de pago. O sea tiene más gastos que ingresos. Y al no tener como pagar, usted se convierte en moroso y al convertirse en moroso su récord de crédito se ve mermado.

En Venezuela se está dando esa particularidad de un “default” casi que colectivo. Y no nos referimos sólo a quienes poseen una tarjeta de crédito, sino a todo ciudadano cuyos ingresos no le alcanzan para cubrir sus necesidades y debe ingeniárselas para sobrevivir, porque ya en Venezuela no se vive, sino que se sobrevive.

Comencemos con los estratos más bajos de la población, estos no poseen tarjeta de crédito, muchos ni siquiera están bancarizados, pero asumen deudas. No deben altas cantidades de dinero, pero tomando en cuenta sus ingresos, al final son cifras que impactan su bolsillo.  No le deben dinero a un banco, pero si al bodeguero o a un prestamista que en el fondo son más voraces y despiadados para cobrar y además no están sometidos a regulaciones oficiales de los intereses que exigen ¿En el fondo que están haciendo las clases más desposeídas? En tres palabras: pedalear la crisis.

Ahora vamos con la clase media que es una especie venezolana en peligro de extinción. En su mayoría tienen una tarjeta de crédito que viene a suplir al bodeguero y al prestamista, aunque también acuden al usurero para pedir dinero prestado. Tienen más ingresos que el ciudadano de los sectores menos favorecidos, pero tampoco les alcanza para cubrir sus necesidades. Estos para paliar su déficit en los ingresos se endeudan y eso que significa: pedalear la crisis.

El “default” es colectivo en Venezuela. La inflación y la escasez han acabado con el poder  adquisitivo de los venezolanos, hasta el punto que quienes aún tienen un trabajo formal, deben recurrir al trabajo informal para redondear sus ingresos. Aquel venezolano, no enchufado con la corrupción de cualquier color, cuyos ingresos le alcancen para cubrir sus necesidades ¡Que lance la primera piedra!

La crisis del país es sumamente grave y los venezolanos estamos siendo arrollados por una especie de tsunami. Todos por igual, rojos y azules, padecen por la aplanadora. Y que le toca a cada ciudadano: pedalear la crisis, endeudarse y rezar para que los malos tiempos pasen muy rápido.

 

@VerdadesRumores

Tags: , , ,

advert
iwc replica watches rolex replica watches