23 de julio de 2014

¡EDITORIAL! Una crisis, un congreso y ¿un viraje?

Es público, notorio y evidente que en Venezuela no hay una  conducción eficiente, responsable y consciente para superar la crisis. Ya de eso estamos más que seguros los venezolanos. Una prueba de ello, quizás la más reciente, es que el presidente Nicolás Maduro anunció que informaría al país sobre “El Sacudón” y luego en la cadena anunciada sólo se dedicó a celebrar el primer aniversario de su matrimonio con Cilia Flores ¿Y el sacudón?  Quedó para mejores tiempos.

Siguen creyendo que manteniendo un permanente show pueden mostrar que si están gobernando y no es así. Mientras el show continúa, el país se deteriora. Mientras el show prosigue, los venezolanos viven una tragedia por la inseguridad, la escasez y todos los problemas acumulados o magnificados durante 15 años de revolución. Mientras piensan en el nuevo show, miles de venezolanos pierden la esperanza en el país y planifican su exilio particular en otra nación que les brinde lo que Venezuela ya no tiene: esperanza y futuro.

El gobierno está urgido de tomar medidas para resolver la crisis. Ninguna de las medidas será del agrado del pueblo, especialmente del pueblo chavista que aún cree en el “humo” que les vendió el expresidente Hugo Chávez. Se trata de dar un viraje, pero no cualquier viraje, sino uno drástico e ideológicamente distinto al socialismo que intentaron meter de contrabando.

El viraje que necesita el país es uno en el cual se admita que el modelo económico socialista fracasó, destruyó y quebró al país. Se necesita un nuevo modelo y además unos actores políticos que dejen el miedo y lo asuman como el único camino posible para resolver el desastre. Desastre que por cierto dejó Chávez y Maduro no ha podido resolver.

Maduro y sus aliados dentro del Chavismo, si es que los tiene, saben que el cambio adecuado es duro y polémico. Que les traerá una implosión en el Chavismo y de hecho ya se han visto las primeras detonaciones de los graves conflictos internos, los cuales muy bien pudieran terminar de aflorar con fuerza telúrica en los próximos días. Y todo eso a pesar que aún no hay rectificaciones importantes que se puedan destacar.

Lo más triste y la más clara demostración de lo que implica y significa “gobernar” con miedo, es que pareciera que todas las medidas dependerán del resultado del III Congreso del PSUV y de los eventos colaterales. Si no logran controlar ese encuentro ideológico y si no alcanzan a calmar el malestar que corre en las bases chavistas, no habrá cambios sustanciales.

Que terrible es que todo un país dependa de lo que ocurra en un evento partidista para atacar los problemas del ciudadano. Que manejo tan irresponsable del país que no se toman las medidas que necesita la nación, porque los sectores radicales del “proceso” se oponen. Todo indica que es más importante mantener el respaldo de casi todo el Chavismo, que la solución de la crisis que afecta a los venezolanos.

Eso ocurre porque no hay carisma, ni liderazgo en la actualidad dentro del oficialismo. No tienen como convencer a los suyos que el camino correcto no es el que dejó Chávez marcado, sino otro que permita resolver las graves distorsiones que vive la economía, la dinámica social y el comportamiento individual. Tienen miedo de asumir el viraje que requiere la situación.

Seamos realistas, si el III Congreso del PSUV es un desastre, no habrá ningún cambio ni siquiera mínimo del modelo. Mientras tanto el país se deteriora con una rapidez nunca vista ¡Qué es más importante! ¿Qué no implosione el Chavismo? ¿O que no explote el país? Usted tiene la respuesta correcta.

@VerdadesRumores

Tags: , ,

advert
iwc replica watches rolex replica watches