5 de Marzo de 2016

ESCRITOS DISPERSOS|Minerva

Cuando conocí a Minerva no entendí el desacato

a la razón  que tuvo París al despreciarla por Venus,

ese idioma preferencial nunca lo asimile. 

No era de extrañar la  cohorte  de mancebos y efebos

que pretendían cabalgar la perfección vestida de ese cuerpo.

Muchos adelantaron conceptos y definiciones ante la rosa

Infinita que era Minerva. Muchos arañaron paredes;

Otros sembraron musgos y lágrimas, yo me perdía en

la mirada y en el silencio que recorría mi sangre

cuando a mis trece años se inundaba mi frágil vida

ante  Minerva, esa mujer joven que desprendía

los cuerpos de la tierra sin esperanza de readmisión,

esa mujer sin tacones que usaba el sol como sombrero,

esa mujer que convirtió el sueño en una tormenta

de erecciones pueriles donde apenas se derrumban

los muros de la niñez.

Un día se fue. Nunca se supo que lugar la aceptó

como parte de su geografía o que viento la capturó

para colorear las aguas.  Solo se fue a las cenizas de su recuerdo dibujando

leyendas que nunca se contaron.

 

Gerardo Canadell Canga|Profesor universitario

Icono Area Privada 170

¡SUSCRÍBETE! Una inversión sólo para ciudadanos que necesitan estar bien informados…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis