9 de Septiembre de 2017

ENDER ARENAS|Sueño exprés

Definitivamente ya lo he decidido: no vuelvo a cenar ensalada de atún, no tanto por la agrura que me produce, es que ya antes de meterme a la boca el bocado de ensalada, el hipotálamo ya me envía el primer aviso: el olor  del atún empieza a darme un pequeño reflejo de nausea y aun así, termino por comerlo y ya está, la mala noche me secuestra.

Anoche fue una de esas noches de insomnio atunero, donde me invaden sueños extraños, rápidos eso sí, pero extraños y vienen en secuencias como cascadas. Les cuento una de las tantas pesadillas de ayer noche (noche del miércoles) yo vestía de sotana, ya la cosa era extraña, pues yo religioso no soy y sin camorrearme con la iglesia tengo que decir que no me llevo muy bien con los asuntos religiosos, especialmente, desde que Capriles deja todo para los tiempos perfectos de Dios y Leopoldo ha convertido el lema de su partido “fuerza y Fe” en artículos de superstición.

Bueno, les cuento, yo era sacerdote y estoy ofreciendo los servicios de la confesión. De pronto llega al confesionario el mismísimo Presidente Maduro y yo me digo para mis adentro: “a la V…ga  (les advierto que yo soy un cura grosero, no en balde he sido discípulo en el seminario del padre Palmar) miren a quien tengo aquí. Nada, pienso yo, este se va a desgañitar a llorar y confesarse culpable por la miseria en que ha metido al pueblo, los cientos de muertes provocados por sus fuerzas policiales y GNB desde 2014 hasta hoy. Va confesar sus delitos de peculado, los 11 milloncejos de dólares que le dio a Mónica Moura, para la campaña electoral que ganó un Chávez agonizante, seguramente confesara los otros 10 milloncejos que según Luisa Ortega Díaz, se tomó para pagarse y darse el vuelto por el negocito de la bolsas CLAP, delatar a todo su gabinete y llorara gritando por mi culpa, por mi grandísima culpa yo me confieso que estoy embarrado con Odebrecht. Antes esa posibilidad fantaseada por mí en el sueño yo le daba un carajazo en la frente y le digo “Tus pecados son grandes y mereces un castigo ejemplar. No te absuelvo, pero aun así tienes que rezar mil quinientos “Padre Nuestro” y diez mil “Ave María” tres veces al día.

Pero no. En realidad, yo lo veía venir y fue como en la películas  que hacen un zoom y el personaje se acerca y yo podía ver todos sus pecados y me dije: “Este gran carajo es nuestro mal absoluto, con el hemos reconocido la naturaleza verdaderamente radical del mal”.

Al fin llegó ante mí y me dijo Padre Arenas quiero confesarme. Allí mismo me dije: “coño, se va a cumplir mi fantasía”. Dígame, Nicolás, le dije. El se sonrojó, se le pusieron las orejas calientes, se mordió el bigote y me dijo: padre no aguanto más, no sé quién soy. Unos me dicen presidente, otros me dicen que soy chofer de autobús, otros me dicen que soy solo el esposo de Cilia, otros me dicen que soy el Mono Kini de Padrino o de Diosdado Cabello y que Tarek W. Saab es Lalo, ha visto padre semejante ofensa, nos han herido en el sexo.

Padre Arenas no sé de dónde vengo. Yo tenía clarito que venía de un lugar, pero ahora resulta que no es de ese, sino de este otro, y luego dicen que no es ese otro sino de uno un poco mas acá. Pero lo peor es lo que dice la gente. No sé que quiero, no se a donde voy, caramba so no sé qué voy hacer.

Desperté sudando, agobiado. La última escena del sueño fue la de un hombre llorando por su crisis de identidad. No confeso sus pecados solo las angustias de no saber quién era. Se ha vuelto loco me dije para mis adentro. Yo estaba mareado, la digestión de la ensalada de atún había entrado en su fase gástrica y yo temía volver a dormir, no fuera que soñara con Diosdado Cabello.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis