31 de mayo de 2019

ENDER ARENAS|Matar al ruiseñor

A diario escuchamos, aunque es mejor decir leemos, a lo que se ha definido  como “opositores de la oposición”, pues la mayoría de ellos, agrupados en esta paradójica definición ( Opositor de la oposición es un individuo o grupos de individuos, organizados o no, que dicen ser opositores al gobierno y de hecho parecen serlo y al mismo tiempo se oponen a cualquier iniciativa promovida por el liderazgo opositor organizado en partidos o en otras instituciones)  no hablan sino que escriben, con excepciones por supuesto, todos escriben: tuitean, tienen cuentas en Instagram, Facebook, otras modalidades de las redes, tienen palomas mensajeras y hasta entregan personalmente cartas en las puertas del palacio de gobierno.

Pues bien uno no termina de entender porque todas sus energías opositoras se vierten en contra de la figura que en determinados momentos lidera las fuerzas opositoras, por ejemplo, Rosales, le cayeron encima haciéndole una especie, ahora que el término está de moda, “bullying” político: “ese es un brutazo”, “ese es un ladrón”, ese es un vendido al régimen”, “el filosofo maracucho”, “el hablador de disparates” y otras lindezas. Bueno también vamos a estar claro, hay algunas que se las merecía, por ejemplo, la de hablador de disparates. Pero en realidad muchas eran ganas de desacreditar de entrada al único que en ese momento se le paró a Chávez y hasta le puso apodos, en un momento en que todo el mundo cantaba “y vino el comandante y mandó a parar”.

Luego vino Capriles y los improperios, aparte de los que le endilgó el régimen (natural), una buena parte de los denuestos provenían de los sectores que a lo largo de estos 20 años han mantenido una enorme consistencia, formando una especie de club “anti”. Bueno a Capriles le dijeron de todo: desde candidato chayota, porque no sabía a nada hasta maricón. Candidato “Caprichito” le dijo una vez Diosdado Cabello y también Chávez y fue coreado por estos sectores radicalizados de la oposición, eso sí, con hipócrita disimulo.

Estos radicales no han dejado títere con cabeza: Ramos Allup es un ambicioso retrogrado dinosaurio de la política y adeco (esto último es un pecado que parece imperdonable con lo cual todos terminaran en el infierno), Omar Barboza, es lo mismo que  Ramos pero más desabrido, Julio Borges es un arribista que ahora vive la gran vida en el exilio chupándose los dineros de no se sabe quién.

Ahora le ha tocado el turno a Guaidó. Al principio las observaciones críticas se hacían con cierto disimulo, luego los mismos de siempre hacen un pequeño giro critico, esta vez, lo hacen en función del tamaño de las movilizaciones convocadas, si eran numerosas decían: otra vez la misma bailotarapia, si eran con menor asistencia, decían, Guaidó ya perdió la capacidad de convocatoria porque la gente se hartó de marchar. Pero Guaidó siguió hablando, caminando, sin gran oratoria, sin rebuscamiento en el lenguaje, pero ha suscitado esperanzas y  ha renovado los anhelos de cambio en la gente que parecía resignada.

Pero, obviamente, eso no le gusta al “opositor de la oposición”, porque este sector tiene sus propios presidenciales, así que las críticas ahora contra Guaidó son más virulentas y empieza a recibir una batería de críticas de toda naturaleza. Hace dos semanas la periodista Nitu Pérez Osuna junto a Patricia Poleo empezó directamente una guerra contra Guaidó y sin medias tintas lo acusaron de tomarse unos reales (debería decir cogerse) o algo parecido. Esto es interesante, porque después ella asume que se ha iniciado una guerra contra ella, su marido y su suegro.  Vainas de la política venezolana, donde las actitudes y los comportamientos chavistas se han instalado aguas abajo y su gramática y sus actitudes han sido acogidas por las voces más conspicuas de la oposición, de esta oposición.

Ahora está siendo explotado el asunto de las conversaciones y mediación propuesta por el gobierno de Noruega.  Una vez más, este sector haciendo uso de las maneras chavistas de hacer política jugó adelantado y antes de informarse verazmente de la posición de la delegación venezolana criticó “un acuerdo” que no existía.

Las redes se llenaron de los epítetos que suele usar el chavismo contra los opositores. Creo que en este sentido, el chavismo se ha anotado un éxito que le ha faltado en la gobernanza del país: la ha prestado su relato, su gramática y sus representaciones a este sector de la oposición, incluso su jerga guerrerista: ¡Que venga la ayuda militar ya! gritan sus jefes y Maduro ligando que ese discursito siga, el sabe que eso no se producirá, pero hiere de muerte a la oposición democrática.

 

@RojasyArenas

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

iwc replica watches rolex replica watches

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies