11 de mayo de 2019

ENDER ARENAS|Las amenazas

La lucha política en Venezuela es, también, una lucha por definir la política y su manera de hacerla. Es un conflicto político donde no se observan adversarios sino enemigos que se enfrentan con el objetivo de que el otro desaparezca del escenario  político, por ejemplo, los esfuerzos del régimen por sacar a Leopoldo López de juego. Incluso esta manera de asumir la política conlleva a plantearse desaparecer físicamente al enemigo político, por ejemplo, el caso de Fernando Albán quien fue lanzado de un piso 10 del edificio de un cuerpo de seguridad del Estado, entre otros.

Alguna oposición tiene una concepción similar de la política, es aquel sector que clama como solución la intervención militar y la propuesta de decir “No” a cualquier tipo de concesión negociadora, pues al enemigo ni agua, pues, como se pretende negociar con bandidos, etc. (dice, por ejemplo, María Corina Machado)

Lo común en esta visión y representación de la política, es que en ella subyace, por supuesto, una visión de la lucha por el orden concebido como guerra. De allí la conclusión es que, en ambas, existe estructuralmente una pretensión autoritaria.

Así la propuesta de la transición y consolidación de un orden democrático como un proceso que recupera la política como encuentro y reconocimiento de los otros (es decir, donde no hay enemigos sino adversarios) está permanentemente amenazada por los factores que se niegan recíprocamente.

Pero Venezuela es también la mejor expresión de los fenómenos que se expresan como una globalización localizada, pues la “cuestión venezolana” se ha convertido en una cuestión global, donde actores globales intervienen de manera determinante que asumen la política como una relación de “amigos vs enemigos”, es decir la política como guerra.

Es un país amenazado desde diferentes frentes: en primer lugar por la crisis sistémica que ha colonizado la vida total de los venezolanos al expresarse de manera dramática en el sistema económico, político y social, que rompe con las estructuras normativas que el país se dio desde 1959 produciendo una anomia generalizada, en la que factores delincuenciales arremeten contra el orden social.

 En segundo lugar la lucha política interna que ha devenido en lucha entre actores que se enfrenta por el orden como guerra vs el orden como orden democrático.

En tercer lugar, está amenazado por la presencia de factores externos, que van desde grupos terroristas (Hamas, Hezbolá) y de la guerrilla colombiana que controlan extensos territorios del país en las que el Estado ha cedido su soberanía hasta las amenazas de intervención militar de potencias extranjeras (Estados Unidos, Rusia, Cuba).

Cuando se apuesta por los factores democráticos encabezados por Guaidó y por las mayoría de las fuerzas que conforman la AN es porque sabemos que es necesario la recuperación democrática en modo de pacto democrático y ello significa la recuperación de la política y del orden como un orden de todos, incluyendo a los factores chavistas que han revisado sus posiciones iniciales y al pueblo chavista en general. Para ello, es fundamental volver a las viejas enseñanzas que pese a todos nos brindo el periodo democrático anterior: fundar un gobierno y un sistema, soportado por la separación entre reglas normativas de la reglas constitutivas y evitar que ambas entidades se confundan, para evitar dos cosas que han caracterizado al país en los últimos 20 años: la posibilidad de una guerra civil y los golpes de Estado continuados.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

iwc replica watches rolex replica watches

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies