9 de Junio de 2018

ENDER ARENAS|La vida como problema

Escribir estas notas se ha convertido en un verdadero problema. Por ejemplo, ayer cuando regresó la energía eléctrica me volvió cierta alegría que confundí con la felicidad: entré al baño, me di un baño para sacarme el sudor de cuatro horas  de suspensión de la luz, me mire al espejo, no me gusto lo que vi, pero me sentí contento.

Salí del baño, me senté frente al computador y me dispuse a escribir y justo cuando empecé mi artículo que le había puesto por nombre “El esposo de Rosa Virginia” se volvió a ir la electricidad, entonces descubrí que la felicidad es algo que dura un segundo, tal vez dos, pero, nunca más de tres. Decidí que a Arreaza, Ampuero, el canciller chileno, ya le había dado demasiado y le di borrar a la única línea que había escrito

He pensado sobre esos malos ratos que pasamos en esta ciudad causado por la crisis eléctrica. Mucho creen que ese problema es el símbolo de la ineficiencia de un régimen que se vendió como quien que resolvería todos nuestros problemas y seguramente es símbolo de la ineficiencia mas acabada en los más de doscientos años de historia patria. Pero, también, hay otros símbolos no de la ineficiencia, sino de algo peor: son los símbolos de la maldad, por ejemplo: la larga cola de venezolanos que con maletas en sus hombros cruzan un puente a otro país, niños en los huesos que emulan a otros niños en la lejana África, las declaraciones de la esposa de un preso político, ella también presa, quien describe los horrores de lo que le hicieron los burócratas de la tortura. Hay más: la cantidad de gente que deambulan buscando que comer en las bolsas negras de la basura. Ahora mismo, uno se asombra cuando una señora enseña un seno ennegrecido por un cáncer que seguramente la matará sin conseguir los medicamentos para enfrentar el mal.

En fin, todos los días observamos la destrucción sistemática del país. Ellos saben que lo están haciendo mal pero son incapaces de rectificar.

Cuando, uno, analiza la maldad de los que la han cometido en el mundo, por ejemplo, solo para mencionar a dos de los mas malos, Hitler y Stalin, uno puede decir como Hannah Arendt que es la maldad pura, impersonal, cometido sin odio. Eichmann, por ejemplo, declaro que él personalmente nunca había hecho mal a ningún judío, solo era un trabajo y el era un eficiente funcionario del Estado Alemán y se despacho un millón de judíos de los seis que liquidó el nazismo.

Igualmente el Gulag descrito por Soljenitsin es el resultado de un trabajo de funcionarios eficientes que practicaban la reducción del otro a mera cosa como mera función impersonal del Estado.

Pues bien ese no es el caso del madurismo. En el caso del nazismo o del estado soviético, incluso, el cubano, el abuso del Estado es inherente a su estructura: la maldad es impersonal.

En el madurismo y antes, con Chávez, la maldad carece de esa característica. Esta desarrollada con saña contra alguien en particular, a veces, por el placer de joderle la vida.

En verdad, no tenemos a un Eichmann cuya maldad era banal. Tenemos, por decir algo, a Diosdado Cabello expresión del funcionario que odia, una degeneración de la política o un degenerado de la política que persigue, al liquidar selectivamente a sus opositores, disolver al mismo tiempo el alma colectiva del venezolano. Su método: la trivialización de la política. De allí, los malos chistes que hace en un programa que no en balde se llama “Con el mazo dando”.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis