7 de Octubre de 2017

ENDER ARENAS|El coco bongo de Sosa

Realmente es difícil ganarle la batalla a la corrupción, si me apuran un poquito diría que es imposible. Miren que en Venezuela el Contralor General de la Republica organismo que debería controlar la corrupción y estar alerta para enfrentar cualquier desviación de la ética y moral pública que nazca del gobierno ha creado, valga la genialidad corrupta, el concepto de “nepotismo bueno” para justificar y “legitimar” el gran numero de familiares que tiene empleado en el organismo. Este concepto se contrapone con “el nepotismo malo” que es una práctica de la llamada cuarta republica, mediante la cual algunos funcionarios colocaban familiares en los organismos que ellos dirigían

No es nueva la corrupción, nosotros, les venezolanos que hoy gozamos o avergonzamos de ser el país más corrupto del continente y tal vez del mundo, no la inventamos. Fernando Savater, recoge una nota interesante  sobre la corrupción y su antigüedad, para ello cita el evangelio según San Lucas (16: 1-15), “donde Jesús cuenta a un público formado por sus discípulos y también algunos fariseos la parábola del mayordomo infiel. Este sujeto, sabiendo que su amo iba a despedirle por algunas fechorías, se apresura a ponerse en contacto con varios deudores y a rebajarles fraudulentamente la cuenta de lo que debían al amo. Así se garantizaba su benevolencia para cuando perdiese el trabajo. Lo curioso es que esta astucia le gana la admiración del propio amo y también al parecer la de Cristo: ‘Y yo os digo: ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas os falten os reciban en las moradas eternas’. Porque resulta que ‘los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de la luz’” Claro como dice Savater, Jesús pudo tener un mal día o no entendía los tejemanejes contables. O puede tratarse de un chisme bíblico.

El caso es que nosotros no la inventamos, coñooo pero le hemos puesto nuestra impronta. Por ejemplo: En estos días nos despertamos con la sorpresa de que el “inocente y buenazo”  Manuel Sosa, alias el “Coco” Sosa ( debo decir aquí que Sosa trato vanamente de repetir la historia del Chino, el compañero de Nacho, que ahora se hace llamar Chyno, el “Coco”, quiso que lo llamaran “Coko”, pero todo el mundo le dijo que era la misma vaina) que tuvo un tiempo amancebado con una ex-primera hija de la republica, fue detenido por la Dgcim, se trata según el Ministerio Publico del desfalco a través de Petropiar a la faja petrolífera del Orinoco. El fiscal lo persigue por 2 millones de dólares.

Ahora, ¿cómo fue que el “Coco” se hizo de tremenda “cocada”?. El no parece muy astuto e inteligente. Alguien lo puso en la pomada. Alguien le dio la ayudadita.

Es posible que esa vino del flechazo que desató el desenfreno de una pasión que abrazó a dos jóvenes, el actor y la “princesa”, nada le costaba a esta última una ayudadita por lo que a final de las cuentas de PDVSA y de lo que otros se han llevado es una verdadera burusa.

Así que bastó una llamadita, digamos que a un tal Barroso quien para ganarse un guiño de los más poderosos ayudó al galán de la primera niña de la República y le dio un contrato jugoso al galán que en su vida jamás había visto un taladro, de paso alguna vainita le debió haber quedado de esta ayudadita.

Pero todo se descubrió ¿Acaso fue la meticulosidad del Fiscal Saab? No lo creo, este es incapaz de ver la viga en los ojos de los suyos. El Coco ha sido objeto de una venganza. Los desengaños y la traición amorosa son severamente vengados.

Pero no, todo se explica porque la corrupción se hizo régimen político, porque la peor de las corrupciones es el autoritarismo y la dictadura.

 

@RojasyArenas

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis