11 de junio de 2019

EFRAÍN RINCÓN|Las dos paciencias

Se define la paciencia como “la capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni revelarse”. Esa paciencia es la que se les pide a los venezolanos frente a esta descomunal crisis que amenaza con destruir a todo un país. Es una paciencia larga, sin respuestas concretas e invocada por políticos, según la coyuntura que estemos atravesando. “El tiempo de Dios es perfecto”; “aquí nadie se rinde”, son frases que hemos escuchado en los últimos años de la revolución chavista-madurista, en la que sobrevivir ya es toda una odisea para los venezolanos.

Si algo hemos comprobado en Venezuela, es que el tiempo de la gente no es igual al tiempo de la política; en circunstancias normales, esa premisa puede ser cierta y comprensible, pero en momentos donde la gente se está muriendo por falta de alimentos y de asistencia médica, o está huyendo del país para no dejarse morir, esa premisa es una bofetada que golpea muy fuerte la dignidad humana.

Esa paciencia que nos exigen a los ciudadanos no es la misma que practican algunos políticos, en su afán desmedido para aspirar a un cargo público, inmediatamente que oyen la palabra elecciones. A pesar de esta tragedia inédita, cuya responsabilidad es exclusiva de un régimen genocida, saqueador e inmoral; a pesar de estar conscientes -a veces dudo que lo estén- que la unidad monolítica de los factores democráticos, es un requisito obligatorio para alcanzar los objetivos supremos de la nación; a pesar de todo esto, siguen jugando su propio juego de espaldas a un pueblo sufrido que clama libertad, justicia y progreso. La paciencia de algunos políticos es más corta y mucho menos penosa que la que nos exigen a la inmensa mayoría de los venezolanos.

Después de más de cinco meses del 5 de enero, el juego está trancado. No se vislumbra en el corto plazo una salida efectiva al conflicto venezolano. Maduro continúa en el poder terminando de consumar el peor genocidio que hemos experimentado los latinoamericanos. Las fuerzas armadas siguen de espaldas a la Constitución y a la democracia, aferrados a intereses particulares que les garanticen riquezas mal habidas y beneficios que provienen de un poder inmoral e ilegítimo. Los partidos democráticos no terminan de estructurar un plan de país que conecte humanamente con las desgracias de la sociedad venezolana, sembrando una esperanza real y factible; los partidos y algunos de sus líderes están desgastados, desarticulados y sin un discurso unitario comprometido con la compleja situación que atraviesa Venezuela. Y, mientras tanto, el país se derrumba poco a poco. Las fuerzas ciudadanas están siendo diezmadas por un caos generalizado que socaba brutalmente los cimientos de nuestra existencia como nación. Si las cosas siguen por este camino, lamentablemente diremos ¡teníamos un país, lo perdimos!

No es el tiempo de la paciencia, es el momento de actuar. Ser pacientes es igual a cruzarnos de brazos a esperar el desenlace definitivo. Los políticos ya no nos pidan más paciencia, la hemos tenido en grado superlativo. Ya es hora que hagan lo que desde hace tiempo debieron haber hecho.

Estoy convencido, no obstante que, a lo largo de estos últimos veinte años, no habíamos tenido un avance tan significativo como el liderado por el presidente Guaidó. Sus esfuerzos y su tenacidad son admirables; por lo tanto, debemos preservar el activo más importante de las fuerzas democráticas. No sólo es imperativo aceptar la ruta marcada por Guaidó, es absolutamente necesario que los políticos y partidos de oposición actúen en auténtica unidad, sin agendas libres u ocultas.

Como demócrata y practicante de la civilidad, creo en la opción electoral para superar la crisis nacional. Pero esa opción no es automática ni inmediata. Es menester crear las mejores condiciones para que el resultado sea positivo y permanente en el tiempo. Sin reglas que promuevan el respeto, la equidad y una observación internacional confiable, hablar de elecciones es una manera de hacerle el juego al usurpador.   

Unas elecciones sin la instauración previa de un gobierno de transición, no resuelve de fondo la profunda crisis venezolana. Antes de la convocatoria electoral, el país necesita construir unas bases fuertes para rescatar la institucionalidad republicana y establecer las reglas de un pacto de gobernabilidad, que garantice la perdurabilidad de la paz y del modelo democrático post-revolución. Si no nos ponemos de acuerdo acerca de la operatividad del nuevo sistema político que aniquile las perversiones heredadas del socialismo del siglo XXI, entonces, los esfuerzos actuales servirán de poco en un mediano y largo plazo. Estaríamos dando de nuevo un salto al vacío.

La paciencia que les exigimos a los políticos es sacrificar, por ahora, protagonismos personales y candidaturales para sumarse a la tarea gigantesca de ponerle fin a la usurpación, haciendo uso de los medios más efectivos para alcanzar dicho propósito, encaminado al establecimiento de un gobierno de transición. ¿Acaso no nos dijeron que todas las opciones estaban sobre la mesa?, pues bien, vamos a usar las más efectivas, aquellas que pongan fin de una vez por todas a esta tragedia infernal, antes que perdamos completamente a Venezuela.

Vamos apurar el paso; el tiempo conspira contra la libertad. Este pueblo ha hecho muchos sacrificios y su paciencia está en el límite. Los políticos, tómense su tiempo, traten que sea poco, para que se pongan de acuerdo acerca del plan que haga efectiva la ruta marcada por Guaidó, con asistencia internacional. Solos no saldremos de esta tragedia.

 

@EfrainRincon17|Profesor Titular Emeritus de LUZ 

 

¡SUSCRÍBETE! En tiempos de gran incertidumbre la información clave es esencial…

Tags: , , , ,

iwc replica watches rolex replica watches

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies