17 de Agosto de 2017

EFRAÍN RINCÓN ¡Hoy más que nunca UNIDAD!

No encuentro otra opción que la unidad para lograr el rescate definitivo de la libertad y la democracia en Venezuela. Sin la unidad de los factores democráticos, todo esfuerzo resultará en vano, pues, el germen de la división y la desconfianza interna diezman la voluntad y el espíritu libertario tan necesarios en esta lucha descomunal que libramos los venezolanos.

La unidad debe representar la madurez y la racionalidad política de los demócratas venezolanos,  testimonio auténtico del compromiso con el pueblo venezolano. La convicción profunda que la inteligencia exige marchar unidos, neutralizando todo aquello que haga perder el rumbo y nos aleje del objetivo supremo que espera ansiosa la inmensa mayoría de los venezolanos.

Si ayer la unidad de la oposición era importante para ganar elecciones, hoy es un requisito indispensable para rescatar la libertad e instaurar el sistema republicano. Con el transcurrir del tiempo, resultará más cuesta arriba vencer a la tiranía con la oposición dividida, desarticulada y en defensa de sus verdades particulares. Por muy deslegitimado que se encuentre el régimen, sacará fuerzas a costa de los errores y debilidades de la oposición para mantenerse en el poder. Esto es un juego suma cero, lo que pierde la oposición lo gana el régimen y viceversa.

Algunos lectores podrán preguntarse, ¿sólo basta con la unidad opositora para salir victoriosos de esta larga y difícil lucha contra la tiranía? Desde luego que no, porque la fuerza y la legitimidad de la lucha democrática se nutre con la suma de voluntades de los diferentes factores de la nación y del sistema internacional. Esta es una lucha política en la que nuevos actores pretenden acceder al poder, a fin de restituir la institucionalidad republicana destruida por quienes nos gobiernan desde hace más de 18 años. Son los políticos, en consecuencia, los principales referentes de este proceso histórico y, por ende, deben asumir la mayor cuota de responsabilidad y proyectar tolerancia, respeto y entendimiento ante la ciudadanía. Es tiempo de la política escrita con letras mayúsculas y los políticos son actores fundamentales en el presente y en el futuro del país.

No pretendo de manera alguna endosarles a los políticos responsabilidades que nos pertenecen a todos, pero su rol como líderes y dirigentes de la oposición les exige un mayor compromiso con el país. Por eso es tan importante que, en estos momentos aciagos para la República, reafirmen el espíritu unitario desechando todo vestigio de mezquindad, irracionalidad y hasta de malacrianza.

Nadie puede entender que después de todo cuanto se ha avanzado para restituir el hilo democrático, la oposición pretenda abandonar el camino de la unidad para que cada partido o grupo diseñe su propia agenda de lucha, sometiendo a los venezolanos a un ambiente de frustración e impotencia frente al “avasallante poder” de la dictadura.

Es vital que los políticos de la oposición entiendan de una buena vez que hacer política en tiempos de revolución, demanda mucha más madurez, inteligencia y prudencia, porque nada de lo que pasa en el país es normal. Esta locura infernal en la que vive el régimen, y en la que pretende sumergirnos, requiere jugar política en diferentes tableros sin perder de vista el objetivo final. Hay que hacer esfuerzos heroicos para conocer sus perversas intenciones; todo cuanto hacen es para debilitar y dividir a la oposición y, lo peor del caso, es que algunos opositores pisan el peine y terminan peleándose entre ellos. Mientras tanto, el régimen se burla de sus adversarios y se jacta de su habilidad política resumida en la frase “divide y vencerás”.

La última jugada del régimen fue la convocatoria a elecciones regionales, en un momento de depresión colectiva posterior a la elección e instalación de la constituyente. Después de semejante fraude, el régimen pensó que la oposición no participaría en las elecciones, con lo cual volvería a repetir “un yo con yo” en las regionales obteniendo la totalidad de las gobernaciones. De esta manera, sellaría la destrucción total de la República. Al contrario de lo esperado por ellos, un sector de la oposición aceptó el reto, aduciendo que a través del voto regional podrán alcanzarse nuevos propósitos enrumbados hacia el objetivo superior, como es la salida de Maduro y la instauración de la democracia.

Tan cierto es que el régimen no quiere medirse que el CNE, a instancias de la ANC, adelantó dos meses las elecciones regionales, en su afán de colocar más impedimentos a la oposición e intensificar los desacuerdos internos. Inteligentemente, la mayoría de la oposición inscribió diferentes candidaturas, entre las que se escogerán los candidatos unitarios en cada una de las entidades federales. Lo imperativo es que la oposición como un todo, asuma estas elecciones como un paso más en la lucha por la libertad y no como un evento legitimatorio de la dictadura. El país no se acabó el 30J, ni tampoco es pertinente mantener un juego del todo o nada. La política no puede verse en blanco y negro, existen matices dignos de ser analizados.

Hoy más que nunca en la oposición debe prevalecer la sindéresis y el sentido común. Es necesario entender que la lucha debe realizarse en diferentes frentes; que todo aquello que nos acerque al rescate de la libertad es bueno y debe hacerse. Es un flaco servicio a la democracia que los aliados se insulten y denigren de sus actuaciones, cuando el país está exigiendo unidad para salir de este desastre, cuyo único culpable es Maduro y la minoría de desadaptados que quieren arrebatarnos definitivamente a Venezuela.

Ya está bueno de la pelea chiquita y mezquina; de los enfrentamientos estériles que le restan respeto y credibilidad a la política y a los políticos de la oposición. Aquellos políticos y opinadores que piensan que lo prioritario en este momento es materializar la agenda del 16J, porque lo contrario es una traición al pueblo venezolano, con todo respeto les digo que si la oposición persiste en las actitudes divisionistas, no lograremos ni aquello ni el advenimiento de la democracia por mucho tiempo. Urge  rectificar los errores, valorar los éxitos y hacer esfuerzos para lograr un entendimiento franco y sincero que construya una unidad blindada que se constituya en la punta de lanza para derrotar a la tiranía, tanto nacional como internacionalmente Sólo así, los políticos –de cualquier partido o sector de la oposición- volverán a contar con el acompañamiento popular, con la comprensión e interés del mundo para ayudarnos a superar nuestras desgracias y con la convicción del adversario que en Venezuela no tiene cabida la tiranía y el comunismo, porque este pueblo está firmemente decidido a ser libre por siempre. Por eso, Venezuela entera reclama unidad, unidad y más unidad.

 

@EfrainRincon17|Profesor titular de LUZ

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis