1 de Agosto de 2017

EDITORIAL ¿Se acabó el país el 30J?

No, se acabaron varias cosas, pero no el país y tampoco la esperanza. Venezuela sigue siendo la patria que el pueblo debe defender. Esa fecha pasará a la historia como el día que una enorme mentira se construyó sobre la base de un fraude. De un fraude que ni el propio oficialismo la digiere. Es una alegría temporal en medio de la tempestad.

Ni el inmenso aparato de propaganda del régimen puede sostener tamaña patraña resumida en ocho millones de votos, en un proceso cuya abstención superó el 80%. Esa es una farsa que no podrá ser sostenida en tiempos de redes sociales y de participación de los ciudadanos en la difusión de la información.

No hay espacios para la frustración, ni mucho menos para la resignación. Y precisamente eso es lo que busca el régimen, que la población se sienta derrotada, que culpe a la MUD de sus penas y que piense que más de 100 días de protestas no sirvieron de nada.

Nada más alejado de la realidad. El 30J se comprobó que el Gobierno es una franca minoría, porque tuvieron que recurrir a inflar descaradamente los resultados, al voto múltiple, a la amenaza de los empleados públicos e incluso al prediseño de la integración de la ANC para no permitir posiciones incómodas. Fue un engaño integral.

El 30J terminó de abrir la fosa del aislamiento del Gobierno ante la mayor parte del mundo que no reconoce a la ANC y que eso les impedirá encontrar auxilio a sus dificultades financeras, entre otras secuelas. Pero además termina de justificar la necesidad de sanciones a individualidades del régimen, que más temprano que tarde tendrán que pagar por sus acciones.

El 15 de diciembre de 1957 Venezuela vivió un episodio similar, cuando el dictador Marcos Pérez Jiménez intentó robarse los resultados de un plebiscito. Su alegría por la victoria irreal duró poco. Más de un mes después debía irse del país huyendo, porque la alianza entre militares y pueblo lo había derrocado.

Si en aquel país que apenas entraba en la modernidad, sin tecnología y sin una conciencia pública sólida el fraude perezjimenista duró poco, mucho menos podrá hacerlo en la Venezuela en desobediencia civil de la actualidad. La lucha continúa porque nunca los venezolanos pueden permitir que acaben con la democracia.

La lucha por Venezuela entró en una nueva etapa. Tomará nuevos caminos, innovadoras formas de protestar y mutará ante la adversidad. Todo eso ocurrirá en el marco de una crisis económica y social que se profundizará por la terquedad de quienes ven el poder como un trofeo que les pertenece, pero no para solucionar los problemas del pueblo.

Si el Gobierno tiene el respaldo de ocho millones de venezolanos:

¿Por qué boicotearon el referendo revocatorio?

¿Por qué postergaron las elecciones regionales?

¿Por qué no convocan las elecciones municipales?

¿Por qué se han acumulado más de 100 días de protesta?

¿Por qué no consultaron al pueblo si quería una Constituyente?

La mentira es insostenible al igual que un modelo que fracasó.

Son tiempos para actuar con inteligencia, unidad y cabeza fría.

 

@VerdadesRumores

¡SUSCRÍBETE! La información de alto valor estratégico es una inversión para lectores inteligentes…

Tags: , , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis