21 de Abril de 2015

¡EDITORIAL! La cultura del “bachaqueo”

Este editorial fue publicado en exclusiva por Verdades y Rumores el pasado 22 de julio de 2013. Hoy más que nunca tiene vigencia ante los graves problemas que afectan a los venezolanos.

El “bachaqueo” no sólo es un problema que apuntala la escasez que tiene su origen en las políticas de “exterminio” de la producción nacional, sino que se ha convertido en el “oficio” de mayor crecimiento en la Venezuela en crisis.

Lo publicamos de nuevo, para que usted pueda profundizar su análisis sobre el “bachaqueo” como actividad de muchos venezolanos y no sólo de los zulianos. 

Definición de “bachaqueo”: acto de bachaquear, acción ilegal que busca aprovecharse de recursos o subsidios del Estado para beneficio personal. Actividad de un grupo de vivos que se benefician ilícitamente de la necesidad de otros. Y pronto habrá que agregar: rasgo distintivo de la cultura del venezolano.

Ya se ha hecho costumbre el imputar la acción de “bachaquear” sólo a quienes se aprovechan de los productos regulados o del subsidio a los combustibles, con el fin de obtener una ganancia exorbitante o sencillamente sobrevivir en medio de la crisis.

Si sólo vemos el fenómeno desde esa óptica, sólo estamos viendo una parte del tema. Ya el “bachaquear” dejó de ser un simple problema y hasta chiste popular, para convertirse en una enorme dificultad, la cual por cierto de no atenderse se convertirá en otra falla estructural de la cultura venezolana.

El “bachaqueo” ya es parte del oficio de muchas personas, no sólo indígenas, sin importar su clase social o poder adquisitivo. Ya no sólo bachaquea el pobre, sino que también bachaquea el profesional y el empresario.

¿Se ha detenido usted a pensar que la compra y venta de cupos Cadivi, por ejemplo, también es “bachaquear”?

Por supuesto que lo es. Cuando un indígena compra un paquete de harina precocida para venderlo más caro, se está aprovechando de un producto regulado y de pronto hasta de un subsidio que el Estado eroga, que es dinero de todos y que además fue concebido para beneficiar a los venezolanos.

Cuando un ciudadano vende su cupo viajero o electrónico, también está aprovechándose de un “producto regulado” y que implica usar alegremente los recursos del Estado o sea de todos los venezolanos. Quien vende su cupo Cadivi, está bachaqueando.

Asimismo, quien compra cupos Cadivi no es más o menos mafioso que aquel que compra productos regulados o subsidiados en Venezuela, alimentos o combustible, para venderlos a mayor precio en Colombia y obtener una ganancia abultada. Quien compra también está “bachaqueando”.

Ya se ha hecho célebre esa frase que busca captar vendedores de cupos: “No seas pendejo, le vas a dejar esos dólares al Gobierno”.

Ambos son mafiosos. Ambos son “bachaqueros”. Ambos son parte de una cultura de lo ilícito que gana terreno en Venezuela, que nos atropella y que permite a estos “bachaqueros”, hasta con cierta sorna, intentar burlarse del Gobierno.

¿Quién promueve el “bachaqueo” de dólares? Sin duda que el Gobierno por ese empeño en restringir el acceso a las divisas tan necesarias sobre todo para el sector productivo.

No se trata de hacer daño al Gobierno actual. No importa si fue Chávez y ahora es Maduro. El “bachaqueo” está atentando contra Venezuela. Los gobiernos pasan, pero el país con sus distorsiones sigue. Y esa distorsión es peligrosa, porque cada vez se deforma más el concepto y la práctica de ciudadanía.

No se trata de ser más vivo que el Gobierno, porque éste y todos los gobiernos son temporales, pero la cultura, la moral, la honestidad y el sentido de ciudadanía activa y proactiva deben preservarse. No podemos seguir en una loca carrera por entrar en una anomia colectiva y sin retorno.

¿Es culpa del Gobierno? Si ¿Es culpa de todos los ciudadanos? También ¿De quién es la culpa? De todos los que de alguna manera han tenido y tienen funciones de gobierno, legislativas, judiciales, educativas y ciudadanas.

En esta reflexión tomamos el ejemplo de quien compra y vende cupos de dólares preferenciales, pero lastimosamente son muchos los ejemplos que podemos conseguir en la sociedad del “como vaya viniendo, vamos viendo” como parafraseaba aquel personaje de telenovelas.

O todos nos ponemos de acuerdo y trabajamos para enfrentar las distorsiones sociales y culturales, o a la larga todos seremos “bachaqueros” en un momento determinado y será común conjugar: tu bachaqueas, yo bachaqueo, ellos bachaquean, nosotros bachaqueamos…Venezuela bachaquea.

@verdadesrumores

 

2DO ANIVERSARIO VERDADES Y RUMORES-03 350

…La libertad de expresión es un derecho, no una dádiva de quienes ostentan el poder.

Tags: , , , ,

advert
Peliculas Gratis Directorio web Gratis Musica online gratis